Ferrari California en París 2008, un éxito de Maranello

( @omiguel ) el

No hay duda. A pesar de las grandes presentaciones de otras marcas en el Salón de París, incluyendo firmas deportivas como Lamborghini, la visión del Ferrari California eclipsó a parte de los stands circundantes. Ferrari llevó a la capital francófona su nueva estrella de la gama en forma de dos ejemplares, uno azul con el que disfrutar de su interior, y uno rojo, para apreciar perfectamente todas sus líneas externas.

La sensación delante del California es significativamente diferente a la de estar ante otros Ferrari (exceptuando el 612 Scaglietti claro), aunque sólo sea por el hecho de que la calidad y la deportividad se comparten con las plazas traseras. Además hablamos de un descapotable de techo rígido, una señal que suele indicar poco o ningún fundamento para las plazas traseras. Pero en el California no es así, el espacio para 3º y 4º pasajero es pequeño pero existente. Como comentaba mi compañero Sergio, al menos se puede usar como portaobjetos.

Ferrari California en París 2008

El modelo descapotado que se apreciaba mostraba un interior en color crema con la combinación del gris en el salpicadero. Los detalles cromados se extienden desde el navegador central hasta las toberas del aire, al igual que la tipografía California como signo de distinción. Tan a la altura de un Ferrari como su cockpit, sencillo en el tacómetro pero alegre en su velocímetro: 340 km/h de marca tope y más o menos 200 km/h en la vertical. Me llamó la atención lo bien que le queda la ocultación de todas las lunas cuando la capota se encuentra abierta.

Un V8 en posición delantera de 4.3 litros, con cilindros en ángulo de 90º grados, dispara al Ferrari hasta los 310 km/h gracias a sus 460 CV y 485 Nm de par máximo. Ferrari prefiere indicar su tiempo de aceleración con un “menor de 4 segundos”. ¿Es necesario especificar más?

Ferrari California en París 2008 y oficiales.

En Diariomotor: Más imágenes del Ferrari California, completamente al descubierto | Nuevas fotos del Ferrari California, ahora con el techo visible