Honda CR-Z, el híbrido más juvenil del Salón de Ginebra

( @sergioalvarez88 ) el

Aunque el Honda CR-Z haya hecho su debút público en el Salón de Detroit hace un par de meses, es la primera vez que el deportivo híbrido de Honda visita el viejo continente. Hemos tenido la oportunidad de subirnos a un ejemplar en el Salón de Ginebra, pintado de un color rojo intenso muy atractivo. Las primeras impresiones nos dejan un muy buen regusto en las plazas delanteras, suficientemente amplias para un adulto de 1.83 metros, tanto en espacio para la cabeza, como para las piernas.

Es un habitáculo diáfano, capaz de ofrecernos una sensación de espacio muy correcta. El panel de instrumentos hace que nos sintamos a los mandos de una nave espacial, todo está retroiluminado en azul y el cuentavueltas destaca sobre todos los demás diales, recargados de chivatos de colores y pequeñas pantallas LED de estado. En la consola central destaca la pantalla del navegador y a la izquierda del volante unos pequeños controles que entre otras cosas activan el modo de conducción ECON.

Impresiones del Honda CR-Z en el Salón de Ginebra

Impresiones del Honda CR-Z en el Salón de Ginebra

Resulta diferente sentarse en un híbrido y tener una palanca de cambios manual, esto es posible debido a su naturaleza de semi-híbrido, en la que el motor eléctrico es una mera asistencia del térmico. En el caso del CR-Z la potencia combinada de ambos motores alcanza los 128 CV, permitiendo a este coupé de tamaño escaso alcanzar los 100 km/h en menos de 10 segundos. El tacto de la palanca de cambios es típicamente Honda, recorridos cortos y movimientos precisos.

Los ajustes son correctos, pero los plásticos son duros y se echa de menos un poco de calidez en el puesto de conducción. Aún así, lo peor son las plazas traseras, similares en tamaño a las de un Porsche 911 o un Peugeot 206 CC, es decir, minúsculas. Con el asiento delantero en una posición cómoda para una persona de estatura media ya se va demasiado justo, si somos altos los pasajeros de la segunda fila será mejor que no tengan piernas o irán muy aplastados.

Impresiones del Honda CR-Z en el Salón de Ginebra

Lo mejor es abatir la segunda fila, gozar de un maletero aún más grande que el de serie e ir cómodos delante. Por lo demás, podemos afirmar que es un coche que se ve mejor en vivo que en las imágenes y que Honda ha acertado bastante con el diseño. Se pondrá a la venta en España en la primera mitad de este año. Para la información completa de este coche podéis consultar el artículo a fondo que publicamos en su día.

Impresiones del Honda CR-Z en el Salón de Ginebra

En Diariomotor: Honda CR-Z | El Honda CR-Z recibe el repaso de MUGEN