Actualizado 11:33

Renault Wind, así vimos a este mini-roadster en Ginebra

( @davidvillarreal ) el

Hace un mes nos presentaban las primeras imágenes y datos del nuevo Renault Wind, pero hasta ayer en el Salón de Ginebra no se exponía por primera vez al público este nuevo biplaza descapotable que hemos tenido la oportunidad de toquetear y fotografiar para ofreceros nuestras impresiones.

En casi todos los sentidos el Renault Wind es un juguete. Es pequeño, entrañable y a falta de probarlo y conducirlo apostaría que será muy divertido. Sobra decir que por fuera su diseño nos encantó, pero veamos que es lo que nos encontramos cuando nos subimos a bordo de este mini-roadster.

Renault Wind en el Salón de Ginebra

Definitivamente el Renault Wind no me parece un vehículo cómodo, pero sí bastante deportivo (desgraciadamente hay pocos vehículos que conjuguen ambas virtudes). El puesto de conducción es bastante bajo y aunque su plataforma esté basada en la de un utilitario el acceso al habitáculo sigue siendo bastante complicado.

El salpicadero y el interior es sencillo a más no poder. La palanca de cambios, los controles del equipo de radio-cd y el climatizador son los mismos que en el Renault Twingo, reutilización de piezas que debería verse reflejada en el precio.

Renault Wind en el Salón de Ginebra

Renault Wind en el Salón de Ginebra

Los asientos de piel opcionales sin ser la panacéa en deportividad, son cómodos y agradables al tacto, además sujetan bastante bien. En él también podemos encontrar detalles curiosos, deportivos y a la vez útiles como unos cordeles que hacen la vez de tiradores para cerrar las puertas al más puro estilo Porsche 911 GT3 R.

Me parece que el sistema de los tiradores para la apertura de las puertas podría haberse resuelto mejor, y es que estos son un tanto incómodos al haberse situado en el perfil de la puerta para evitar romper la estética deportiva con un tirador de plástico en medio de la carrocería.

Renault Wind en el Salón de Ginebra

Renault Wind en el Salón de Ginebra

El sistema de apertura y cierre de la capota me ha parecido sencillamente sensacional. Es rápido, extremadamente cómodo y lo mejor de todo es que ha sido ideado de forma que no penalice el espacio del maletero y es que tanto con la capota abierta como con la capota cerrada su capacidad sigue siendo de 270 litros.

La gran desventaja del diseño de la forma de la tapa del maletero y de la capota es la falta de visibilidad trasera por el retrovisor interior que hará que las maniobras de aparcamiento sean algo más complicadas que en un cabrio de techo de lona de los de toda la vida.

Tengo que reconocer que este pequeñín me ha gustado y si se pone a la venta con un precio apropiado (y acorde con el aceptable nivel de acabados y calidad de materiales que ofrece Renault) se convertirá en una de las alternativas más interesantes para aquel que busque un segundo coche para ocio y fines de semana y/o pueda salvar la gran desventaja de disponer tan solo de dos plazas.

Renault Wind

En Diariomotor: Renault Wind