+
Todas las ofertas del
Ver
x

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)



  (@sergioalvarez88) el 31 de July de 2010

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Los pick-up son el vehículo estadounidense por excelencia. Nacieron con las versiones comerciales del Ford Model T, pero su verdadero auge no despegó hasta los años 40 en las zonas rurales de EEUU. Cuando pensamos en un pick-up pensamos en un inmenso todoterreno con su gran caja, la imagen mental es la de un enorme Ford F-150 o quizá la de un no menos pequeño Toyota Hilux. Hoy os voy a hablar de otro tipo de pick-up, los basados en turismos y comunmente denominados “Coupé Utility”, una extraña especie automovilística.

Su origen no es estadounidense, sino australiano. Todo comenzó con la carta de un granjero de Victoria a Ford, pidiendo un automóvil “en el que pudiese llevar a su mujer a la iglesia el domingo, y el lunes a los cerdos al mercado”. Nacía así el Ford Coupé Utility, basado en el Ford Model A. Hasta el pilar B era idéntico a su homólogo de pasajeros, pero en lugar de asientos traseros había una caja exterior idéntica a la de un pick-up. Este pick-up ligero de tamaño compacto y basado en un turismo tuvo un gran éxito comercial en Australia.

Al año siguiente Holden produjo un vehículo equivalente en vista del éxito de su competidor. En Australia, la contracción de la palabra “Utility” derivó en “Ute”, que es como actualmente se denomina en nuestras antípodas a cualquier tipo de pick-up. Pero el despegue de esta especie no sucedió hasta los años 50, a miles de kilómetros de distancia. Cómo no, en Estados Unidos. Fue en 1957, con el lanzamiento del – entonces rompedor – Ford Ranchero, que desató una auténtica fiebre por este tipo de vehículos en las comunidades rurales, pero también urbanas.

A continuación os recogemos los vehículos más significativos de este tipo.

Ford Ranchero (1957-1979)

Un “Coupé Utility” puede estar construido con un chasis monocasco, pero lo más normal es que se construyera sobre el bastidor de tipo “body on-frame” de alguna gran berlina o coupé convencional. Nada menos que siete generaciones – algunas con sólo dos Model Year – fueron producidas hasta el año 1979, cuando la crisis del petróleo y una recesión generalizada terminaron con su vida. En el caso del Ford Ranchero de primera generación, se empleó como base al sedán full-size Ford Courier, pero realmente hubo una base por generación.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Las generaciones más icónicas son la primera, tercera y quinta, quedando la séptima como casi una curiosidad histórica. La primera generación (1957-1959) era aún un vehículo clásico, con habituales códigos estilísticos de la época: grandes colas y faros con pestañas. Curiosamente, su capacidad de carga era 23 kg superior a la de las Ford F-Series de la época, pero no tenía su altura libre al suelo o cualidades todoterreno. Se llegó a ofrecer una versión Thunderbird con motor 5.6 V8, pero la mayor parte de modelos llevaban un modesto 4.8 V8 de baja potencia específica.

A partir de 1959 se empleó la plataforma del Ford Galaxie, que extendió su batalla hasta los 3.000 mm. La segunda generación, más pequeña y barata pasó sin pena ni gloria por una pequeña recesión nacional, resurgiendo con fuerza en la tercera generación (1966-1967), un vehículo poco común con un único Model Year. Todo un muscle car, con un diseño frontal muy similar al contemporáneo y musculoso Ford Falcon Sedán. Y era un muscle car por su selección de motores, que incluía un big block 6.4 V8 con nada menos que 315 CV (declarados muy a la baja).

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Sus prestaciones superaban a las de un Mustang, y apenas tuvo un uso comercial. La quinta generación coincidió con el canto de cisne de la época muscle car, sólo duró dos años (1970-1971) y tomaba como base al coupé full-size Ford Torino. El Ranchero más grande desde el modelo de 1959, estaba claramente enfocado a correr, no a su labor mixta original. Entre otras cosas porque llevaba motores big block Ram-Air 429 Cobra-Jet o incluso Super Cobra Jet de 7.0 litros de cilindrada, con potencias declaradas cercanas a los 400 CV. Un verdadero muscle ‘Ute.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Tras la primera crisis del petróleo los Ranchero estaban heridos de muerte, con normativas de emisiones muy restrictivas y motores que perdieron potencia a pasos agigantados, sin reducir consumos. Los pick-up como las F-150 no tenían que acatar las normativas de emisiones y eran mucho más baratos de producir. La séptima generación (1977-1979) fue una generación de transición hacía los pequeños sFord Ranger, basados en una plataforma ligera. Usaba la base del coupé Thunderbird, y su anguloso frontal es el más buscado por los coleccionistas. Aún montaba un motor small-block 6.6 V8.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Chevrolet El Camino (1959-1987)

Es posiblemente el Coupé Utility más famoso del mundo con la excepción del Ford Ranchero. Sus cinco generaciones abarcan casi 40 años de historia, y fue el último Coupé Utility tradicional en morir, en el no tan lejano 1987. La primera generación (1959-1960) tuvo un lanzamiento con una agresiva campaña de publicidad, en respuesta clara al Ford Ranchero. Basado en la plataforma de sedán full-size de General Motors para 1959, era muy parecido al sedán comercial Brookwood, aunque el El Camino era muy parecido al precioso Impala en cuanto a diseño.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)
Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

La orientación del Chevrolet El Camino era en un principio comercial, pero con toques deportivos, pues llegaba a montar motores small-block 348 Turbo Thrust. Aunque eran atmosféricos declaraban hasta 340 CV - ¡en 1959! – y lograban una aceleración de 0 a 100 km/h inferior a los siete segundos, con un peso que superaba el vacío las dos toneladas. Al mismo tiempo, tenía mayores capacidades de carga que el Ford Ranchero, hasta 500 kg en su gran caja. Para el MY 1960 se intentó dar un giro al modelo, dándole una mayor orientación profesional. Craso error.

Se perdieron los motores más potentes de inyección y el motor 3.9 V8 de acceso perdió potencia, quedándose en 170 CV declarados. También se cayeron la mayor parte de opciones de personalización, buscando un precio de compra más barato (por aquél entonces 2.300$). Las ventas cayeron en un 66% y GM entregó el pastel de las ventas a Ford, dejando de vender los El Camino en el periodo 1960-1964. La segunda generación de los El Camino (1964-1967) nacía con la lección aprendida, sobre la plataforma full-size de los Chevrolet Chevelle.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Estéticamente era idéntico al sobrio coupé (con excepción de la caja), y ofrecía una amplísima gama de motores (seis motores) y cajas de cambio. Las motorizaciones partían de un anémica 3.2 L6 de 120 CV - recordemos, más de dos toneladas – e iban hasta un enorme big-block 6.5 V8 con 375 CV declarados, que en la práctica superaban las cuatro centenas. Una caja de cambios automática Powerglide de dos (!) velocidades se ofrecía en todas las versiones, aunque las más potentes llevaban una TH400 de tres relaciones, necesaria para soportar el torrente de par motor.

Se ofrecía con muchos acabados, desde básicos orientados a un uso profesional hasta lujosos y deportivos prestados de lo mejor de la gama Chevelle. La tercera generación (1967-1972) coincidió con la brutal quinta generación del Ford Ranchero. Seguía basada en la plataforma del Chevelle, pero convenientemente actualizada en aspecto y corazón, con aún más motores y acabados, entre los que destacaba el acabado SS, que siempre designa a los Chevrolet más deportivos. De serie ya venía dotada con cajas manuales de tres velocidades y podía equipar automáticas de cuatro marchas.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Para los MY 1970 y 1971 se podía especificar un El Camino SS con un motor big block 454, un tragón 7.4 V8 con 450 CV de potencia y 680 Nm de par motor, uno de los mejores motores General Motors de la época y una auténtica bomba en cuanto a prestaciones. Este increíble motor declaraba 450 CV, pero las malas lenguas hablaban de que superaba los 500 CV. Con este propulsor los El Camino estaban al nivel de los mejores Camaro o Corvette. Para 1972, controles de emisiones restrictivos redujeron la potencia declarada en casi un 50% para todos los motores.

La cuarta generación (1973-1977) seguía basada en los Chevelle, y era la más grande de todas las producidas. Los controles de emisiones cada vez más restrictivos limitaron la potencia del SS 454 aún más, hasta sólo 215 CV declarados. En general la oferta de motores y acabados variaba poco con respecto a la tercera generación. Como curiosidad, un El Camino SS de 1975 es la montura de Earl Hickey en la serie “Me Llamo Earl”. La quinta generación (1977-1987) fue la más longeva de toda la zaga, y apenas recibió cambios de estilo durante los 10 años que estuvo en producción.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Al contrario que los El Camino de cuarta generación, estaba basado en los Chevrolet Malibu de la época. Era más pequeño que su predecesor, adaptado a una época de incertidumbre económica, y equipado por primera vez con motores V6 de origen Buick y bajo consumo (en términos relativos). Fueron sustituidos por un Chevrolet V6 de 4.3 litros en 1985, uno de los bloques más fiables que GM ha producido. Una de las curiosidades de esta generación es que por primera vez podían equipar un V8 diésel de origen Oldsmobile y aspiración atmosférica.

Con 5.7 litros de cilindrada, generaba 105 CV y 278 Nm de par motor, en una época en la que los 3.0 diésel de Mercedes ya daban 90 CV sin sobrealimentación. Tenía un buen consumo de gasóleo, pero a la larga era propenso a las averías. Lo más prestacional que Chevrolet pudo ofrecer fueron unos 5.7 V8 de gasolina, con 190 CV de potencia. 425 El Camino fueron vendidos en 1988, una vez el modelo fue descontinuado debido a su veteranía y escasas ventas. General Motors no ha vuelto a producir desde entonces un vehículo similar a los El Camino.

Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)
Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I)

Los El Camino también se vendieron como GMC Caballero. Hasta aquí llega la primera parte de este especial, aunque nos hemos centrado en los dos turismos pick-up más relevantes de la historia, aún hay mucho más así que no os alejéis de Diariomotor.

Vía: Wikipedia (1 y 2)
En Diariomotor: General Motors responde a Ford con sus nuevas pick-up Heavy Duty | Los pick-up norteamericanos y sus precios | El pick-up más grande del mundo está en el SEMA: Dunkel Industries Luxury 4×4











  • Crespo

    El SS de chevy esta muy guapo

  • http://mateschitz.wordpress.com Othön

    Eso son mis autos favoritos y los amo mas el camino, me imagino algo así pa vacacionar o llevar cerdos

  • Juancho

    Muy bonitos y extremos ambos dos en las generaciones anteriores a la crisis petrolera.

  • Juancho

    A proposito,el Pontiac G8 ST de haber salido hubiera marcado la vuelta de estos espectaculares pck-up,que al igual que el famosisimo Woodie pasaron de ser vehiculos economicos para uso practico a coches que simbolizaban estatus social o solo para mostrarse.
    Pregunta: ¿La SSR cuenta como turismo pick-up?

  • jC

    y el pontiac g8? pick up se cancelo su produccion pero el modelo sigue en el aire para una posible produccion ya que acaba de salir el chevrolet para policia que es exactamente la misma base que el pontiac G8

  • usuario

    Eso es una horterada de paleto americano.
    Un saludo

  • .Motorhome.

    ¡Excelente post!

    La verdad que aquí en Europa el unico turismo pick-up que tenemos es el FIAT Strada,aunque sea una especie de 4×4 pero tiene apariencia turismo.

    Las marcas deberian apostar mas hoy en dia por este tipo de vehiculos.

  • Nonino

    me gustaria ver un nuevo “El Camino” 2010

    sigo encontrando muy lindo el modelo de los años ´70

  • Facundo

    En Argentina, la Ford Ranchero fue un vehiculo bastante útil para mucha gente, así como la pick-up 504 y la Volkswagen Saveiro…por estos lados se suelen utilizar ese tipo de camionetas.

    Por cierto que espero ver en alguna otra entrega, aunque sea más tuning que otra cosa, la M5 pick-up.

  • Cristobal

    Ojala vuelvan los traccion trasea pick up, porque los actuales dejan mucho que desear.

  • MakokiGTX

    Estupendo artículo, Sergio.

    Seguid así, con temas “curiosos”.

    Un saludo.

  • ivanmex

    Se olvidan del chevrolet ssr

  • Jonathan

    Muy bueno. Espero ver el holden maloo en la segunda o tercera parte del post.

  • uno mas

    Interesante! Gracias por el reportaje! saludos

  • http://www.pablocomics.com pablocomics

    De hecho los v-8 UTE tienen su propio campeonato paralelo al V8 australiano y es una competición realmente disputada. Sería el equivalente al campeonto de las “Camping series” de la Nascar, pero a la australiana. Os recomiendo echarle un vistazo en youtube

  • Jorge24

    Interesante, muy buen informe.

    Aquí en España se vendió hace años el Ford Sierra Pick-Up, y ahora hay un extraño invento sobre lo que parece la base de un Fiat Palio, llamado Fiat Strada. Está disponible con cabina simple y una extendida para llevar objetos tras los asientos.

    Además, y si mal no recuerdo, el primer Mitsubishi L-200 no era más que un Colt con la caja de carga trasera.

    He de confesarlo, esa bestia de la 5ª fotografía me ha impresionado. También el ElCamino de las 1ª y 6ª imágenes me ha dejado bastante impresionado, eso es un clásico de verdad, y encima práctico. ¡Qué más se puede pedir!

    Gracias por este estupendo reportaje.

  • Arenalo

    Hombre, porque no hacerlo, si el cacharro se vende bien…

  • Juancho

    Pero al final termino siendo un mero turismo para mostrar,la utilidad que tenia como objetivo se quedo por el camino al igual que el caso de los Woodies como dije en mi segundo comentario.Ahora solo en USA le encuentro un mercado seguro,aunque no se ya que son tan cambiantes…Ahora quiza les gusten los cupes basados en compactos.Seria buen momento para revivir a los Toyota Celica o posiblemente con el nuevo FT-86,los Chevrolet Monza,Ford Capri,etc…Que coches mas bonitos esos la verdad.

  • Anonymous

    el mejor para mi era el elcamino.

    ahora hay holden en australia con esta carrocería.

  • JOSEP

    Qué pasó con el Dacia logan Pick-up, no lo he visto por ESPAÑA, es precioso y se parece un “el camino” , de por si los pick-ups son preciosos yo tuve una en América y es de lo mejor, pero aqui por desgracia te lo matriculan camión..cuando es camioneta..y si eres un particular porque no te lo dejan matricular turismo…esto es un nicho con una legalidad en el aire…si yo lo quiero para mi uso privado porque tengo que matricularlo como camión ?..cosa que no es. y con la consabida ITV cada 6 meses a los 10 años..

  • rafis

    Aqui en México no tuvieron tanta demanda,la verdad las pick ups eran mas prácticas, aunque no dejaron de ser mas bien una curiosidad de nuestras carreteras, ya lo dije, mas que bonitas, curiosas. Era esa extra mezcla entre coche o camioneta, sobre todo la Chevrolet El Camino, aunque también vi algunas que decian Montecarlo,teníamos que voltear a verlas, pero ninguno nos hubieramos comprado una… para que? habiendo Ford F-150, Dodge Ram, o una Chevrolet Hunter. Megacamionetones los que construyeron este país.

  • zamu

    Excelente reportaje!

  • Santi Arg / Bs. As. / Banfield

    muy buena la nota!

  • alejo

    Como me encantan estos tipos de chatas ( idioma argentina) mi sueño siempre fue una ranchera de ford.

  • Anonymous

    Ojo! que subaru tiene una berlina de 4 plazas con parte trasera ranchera, al menos mi vecino en Seattle lo tenía. Un poco raro pero divertido. Era un outback o algo así.
    Un saludo, Manuel.

  • Pingback: Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (I) | TengoMotor.com

  • Pingback: Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (II) — Diariomotor

  • Pingback: Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (II) | TengoMotor.com

  • http://clubdeloxido apyblock_Patagonia

    Bueno ,muy lindo el articulo ,para los que nos gustan los botes americanos ,y las pick ups ,esta mezcla de ambos es muy atayente ,una Ranchero ‘68 con motor 428 cargado con mis herramientas ,y hasta el perro , y le hago en cualquier semaforo a cualquier “sport” moderno .
    Hermosos fierros, saludos

  • LBC

    Quisiera saber algo sobre una pick-up que vi en Barna, creo que su nombre era THUNDER, solo la pude ver por atras y me parecio muy grande. No se que marca era. Alguien que me pueda ayudar a buscar información.

  • Pingback: El misterioso Subaru Toyota Prius Pick-Up del Doctor Frankenstein — Diariomotor

  • Pingback: El misterioso Subaru Toyota Prius Pick-Up del Doctor Frankenstein | Noticias de motor y coches

  • Pingback: Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística (III) — Diariomotor

  • Pingback: Háztelo tú mismo: BMW Serie 3 E46 pick-up — Diariomotor

  • Pingback: LupiniPower Chevrolet SuperUte, una pick-up con motor de Corvette ZR1 — Diariomotor

  • Pingback: Chrysler JX Concept Coupé, un exótico y único pick-up de 1999 — Diariomotor

  • Pingback: 1953 Studebaker “Kart Hauler”, un carrozado exclusivo para el transporte de karts

  • Pingback: 1954 Cadillac El Camino Sports Coupé Concept, un biplaza que nunca llegó

  • Comtitita

    Hola. mi papa tuvo una ranchera del 57 y un ford mercury del 58 pero los vendio, ni modo, en esos 2 aprendi a  conducir cuando los llevava al trabajo los admiraban bastante, ahora estoy ahorrando para poder comprar una ford ranchera para restaurar

  • cristian ducca

    hermoso articulo, de estos vehiculos por argentina no se ven, oero la verdad es que son hermosos,
    felicidades por el articulo un saludo desde argentina.

  • Pingback: Un Volkswagen Amarok con espíritu de GTI en el Wörthersee

  • Pingback: Requiem por el Ford Falcon: Australia dejará de producir Ford

publicidad

Hace tres años estuve probando durante siete días un M3. Recuerdo a aquel BMW como un icono de la deportividad, un vehículo con unas capacidades altamente soberbias. Con unas sensaciones al volante sobresalientes, gracias a la elevada exigencia de conducción. Era necesario llevarlo más allá de 7000 vueltas para extraer la quinta esencia de ese V8 atmosférico. Por eso, era tan entusiasmante como agotador. Y no podías perder un solo segundo la concentración… Si estabas despistado, llegaba un chaval con un GTI y te arrancaba las pegatinas.

Redes Sociales

Más de 20.000 personas nos siguen en Twitter. ¿Te lo vas a perder?




publicidad