+
Elige tu coche favorito:
Ver
x
PruebaFord Focus

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba (II)



  (@sergioalvarez88) el 5 de mayo de 2011

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

Continuamos nuestro repaso a fondo al nuevo Ford Focus, en nuestro caso equipado con el motor 1.6 TDCi de 115 CV y un acabado Titanium. En la primera parte de esta prueba os hemos hablado de un diseño al que hay que acostumbrarse y un habitáculo muy moderno, que además de hacernos sentir pilotar una nave espacial tiene unos acabados muy buenos y una ergonomía cuidada. Aunque no destaqua por ofrecer un espacio superlativo tiene una buena habitabilidad para sus ocupantes.

El Ford Focus mide 4,36 metros de longitud, 1,82 metros de ancho y 1,48 metros de altura. Son cotas ligeramente superiores a la generación precedente, especialmente en lo tocante a la longitud, ya que crece cuatro centímetros con respecto a su padre. Su peso en vacío es de 1.344 kg, en la línea de su competencia. El motor que habita bajo su capó es un 1.6 TDCi de 115 CV, un turbodiésel que se ha desarrollado junto al Grupo PSA sobre la anterior generación de motores 1.6 TDCi.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

Los principales cambios son que ahora monta culata de dos válvulas por cilindros y algunos elementos como los inyectores, mejorados. Su potencia máxima es de 115 CV a 3.600 rpm y su par máximo de 285 Nm (con Overboost) constante entre las 1.750 y las 2.500 rpm. Este motor de 1.560 cc tiene un turbocompresor de geometría variable, intercooler y filtro de partículas. Es interesante conocer que tanto el bloque como la culata son de aluminio, y la relación de compresión es de 16:1.

Las prestaciones son correctas para su peso, aunque algunos rivales las igualan con 5 o 10 CV menos. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y tiene una punta de 193 km/h. Los consumos de este Focus son contenidos, entre otros motivos porque incorpora tecnologías de recuperación de energía y Stop&Start (que es opcional). La media homologada es de sólamente 4,2 l/100 km, en ciudad de 5,1 l/100 km y en carretera de 3,7 l/100 km. Sus emisiones de CO2 son de 109 g/km.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

El Ford Focus tiene suspensión independiente en ambos ejes, uno de los motivos por el que siempre ha sido un compacto reputado por su comportamiento. Es un tracción delantera, con una caja de cambios manual de seis relaciones. Los discos de freno tienen menor tamaño que en 2.0 TDCi de 163 CV, son discos ventilados delanteros de 278 mm y discos macizos traseros de 271 mm. La dirección asistida es eléctrica, pero con una excelente respuesta. La capacidad del depósito de combustible es de 53 litros.

Comportamiento en ciudad

Por su tamaño, se mueve tan bien como otros compactos en la ciudad. Un detalle muy positivo es el gran aislamiento del habitáculo y la ausencia de vibraciones del motor una vez ha alcanzado una cierta temperatura de funcionamiento. Contribuyen a una agradable sensación de tranquilidad en el tráfico urbano, que suele ser estresante y ruidoso. La suspensión hace un gran trabajo con los típicos baches, es firme pero no deja que los baches se transmitan con mucha intensidad a los ocupantes.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

El motor 1.6 TDCi de 115 CV es más que suficiente para el ámbito urbano, aunque hay que tener en cuenta que el motor tiene muy poca respuesta por debajo de las 1.600 rpm. A ritmos tranquilos no echaremos de menos dicho empuje. Es un motor poco ruidoso en caliente, fruto del excelente aislamiento, que va acoplado a una caja de cambios con desarrollos largos. Esto significa que no pasaremos de tercera en ciudad; aunque el coche nos recomiende circular en cuarta sería ir muy bajo de vueltas.

Es un gran detalle la adición del sistema Stop&Start, que apaga muy silenciosamente el propulsor y lo enciende antes de que acabemos de hundir el pedal del embrague. Es un sistema que realmente contribuye al ahorro de combustible en ciudad. Hemos medido un consumo medio de 6,2 l/100 km en un ciclo urbano por el centro de Gijón. En un ciclo relativamente similar medimos un consumo de menos de 6 l/100 km en el Volkswagen Golf BlueMotion, versión de deliberado bajo consumo.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

La visibilidad del Ford Focus es como en la mayor parte de compactos, buena hacia delante y lateralmente, aunque los tres cuartos traseros siempre se pierden debido a la forma y grosor del pilar D. Con 4,36 metros de longitud no es un coche que cueste aparcar, y menos si está dotado del sistema de aparcamiento automático de nuestra unidad. En la tercera parte os hablaremos en profundidad del mismo: funciona tan bien que te olvidarás de cómo se aparca un coche moviendo el volante.

Muy rutero

Los compactos son coches polivalentes que en general se caracterizan por ir muy bien en autopista y en vías rápidas. El Ford Focus no es una excepción, pero tiene una batalla de 2.648 mm que es más larga que la de algunos rivales. Una de las cosas que más me han sorprendido del nuevo Focus y que evidencian el excelente desarrollo es la sensación de aplomo, verdaderamente digna de un vehículo de un segmento superior. Si no lo sabemos, podríamos pensar que vamos en todo un Mondeo.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

De nuevo, tiene un aislamiento bueno, que no sobresaliente pues los ruidos aumentan a partir de los 100 km/h. El ruido del motor es imperceptible, aunque el rozamiento del viento y los neumáticos son perceptibles. En comparación con rivales del segmento, es mejor que la mayoría, por ejemplo muy superior a los de Seat León o Toyota Auris. Nuestra unidad contaba con control de crucero y sistemas de alerta al conductor y cambio involuntario de carril, de los que os hablaremos en el próximo artículo.

El motor rueda muy desahogado, a 120 km/h de marcador supera por muy poco las 2.000 rpm y se encuentra en su zona de par máximo. A menor velocidad la recomendación de marcha nos ordena meter la sexta y circular a unas 1.500 rpm. Sólo lo creo recomendable si vamos en llano porque nuestros consumos van a ser muy bajos, en cuesta arriba el motor sufriría. La quinta la usaremos en aceleraciones o algún adelantamiento, y realmente muy poco más en este tipo de ciclo de conducción.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba
Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

Los consumos del Ford Focus 1.6 TDCi me han parecido muy aquilatados, y eso que nuestra unidad llevaba neumáticos de 215 mm de sección, unos Michelin Primacy HP que no están orientados a una baja resistencia a la rodadura. En nuestra ruta habitual Getafe-Gijón por los puertos de montaña de Guadarrama y Pajares a 120 km/h de marcador hemos registrado un consumo medio de 5,2 l/100 km. En vías extraurbanas como la M-30 o M-40 con límites bajos hemos llegado a medias de 4,2 l/100 km.

Parte de culpa la tiene una aerodinámica buena y el sistema Active Grille Shutter. El paragolpes cuenta con una rejilla que se puede ocluir para mejorar la aerodinámica en ciclos extraurbanos, siempre que el motor no necesite refrigeración. Este sistema de aerodinámica activa es muy novedoso en un automóvil asequible como el Ford Focus.

Dinámico si lo deseamos

Hasta ahora hemos descubierto que el Focus es un coche muy rutero, silencioso en ciudad, y con unos consumos bajos. Sin embargo, le pedimos algo más, le pedimos que haga honor a la saga familiar de reputación dinámica y comportamiento ejemplar. Dicho sea esto, no es un coche que te incite a correr o irte “de curvas”, es un coche que invita a una conducción relajada y tranquila, pero nuestras ganas han podido con su carácter, y el Focus nos ha mostrado su otra cara.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

A falta de probar un motor EcoBoost, el 1.6 TDCi no está hecho para las prestaciones puras. Responde bien a cualquier régimen superior a las 1.600 rpm, pero a partir de las 4.200 rpm el abandono de la culata multiválvula se deja notar y es recomendable meter una marcha superior. El guiado de la palanca de cambios tiene un tacto preciso, aunque no podemos decir que duro engranar las marchas es una actividad satisfactoria que se complementa con el tacto de la dirección.

Tenía mis dudas acerca de la dirección por ser eléctrica, pero he de decir que es la mejor eléctrica que he probado hasta la fecha. Nos da un feeling ligeramente pesado y una buena retroalimentación, que al mismo tiempo aporta confianza al conductor. En cuanto al comportamiento en sí, tiene mucho que ver en el mismo el Ford Torque Vectoring, un diferencial autoblocante electrónico que frenará la rueda del eje delantero con pérdidas de tracción, antes incluso de que entre en acción el ESP.

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

Afronto mi carretera de curvas favorita en Asturias y descubro que el Focus es un coche mucho más sólido que en su anterior generación, mucho más neutral, aunque pierde parte del toque gamberro y sobrevirador de su segunda generación. Aún así, es un coche que entra en las curvas muy bien, sin cabeceos marcados gracias a una suspensión firme y si queremos también es posible colocar ligeramente la zaga del coche en frenada antes de entrar a una curva relativamente cerrada.

Las inercias se notan en las curvas rápidas, pero aún así es un coche que cambia de dirección sin problema. No tiene una dinámica que emocione pero os puedo asegurar que es muy seguro incluso al límite, que es cuando el ESP cortará todo desmán con contundencia. En un uso exigente los consumos han rondado los 10-11 l/100 km, nada mal dado el tipo de conducción practicada. En la tercera parte repasamos precio, rivales y el magnífico equipamiento de seguridad activa del nuevo Ford Focus.

Galería Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba

  • ford-focus-tdci-titanium-prueba-dm-112
  • ford-focus-tdci-titanium-prueba-dm-19
  • ford-focus-tdci-titanium-prueba-dm-30
  • ford-focus-tdci-titanium-prueba-dm-111
  • ford-focus-tdci-titanium-prueba-dm-90

En Diariomotor: Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba (I) | Nuevo Ford Focus, presentación y prueba en Segovia | Ford Focus 2011: equipamientos y precios de arranque para España | Diariomotor en las 24 Horas de Ford, una gran experiencia





Fichas
Coche Ford Focus

Ford Focus

Desde 15.450 euros







  • Cocochas

    “Parte de culpa la tiene una aerodinámica buena” yo pondría mejor: parte del mérito lo tiene la buena aerodinámica.

    por cierto echo de menos que no pongais un video probando el coche, tanto en esta prueba como en otras, sería muy interesante.

    PD. espero impaciente la tercera parte y en un futuro una comparativa entre el Ecoboost de 150CV y el 125 Ti-VCT

  • Dieloriko

    Me ha sorprendido mucho que reconozca el limite de velocidad de 110 :O!
    ¿Alguien sabe como funciona en realidad este sistema?

    • zamu

      “Lee” las señales de la carretera a través de una cámara. ;)

      • Dieloriko

        Lo decía porque imagino que tras leerlo con una cámara o algo lo cotejará con una base de datos no?
        y la señal de 110 era mas bien extraña hasta hace poco mas de un mes!
        ...no creo que se capaz de interpretar por si mismo “cualquier” señal.

        • zamu

          Me imagino que tendrá almacenado en alguna memoria del coche las señales existentes o incluso, si lleva navegador, a través del GPS.

          • http://www.diariomotor.com Sergio Álvarez

            Las versiones sin cámara lo cotejan con la base de datos del GPS, pero en las versiones con cámara lee directamente las señales ;)

  • Merovingio_1984

    Por qué usan culata de dos válvulas?

  • Jordi

    Yo llevo ese motor en un Volvo C30 y tengo que decir que para un uso a velocidades normales es un motor 100% recomendable, no sé si llegaré a necesitar más potencia. Acelera bien en todas las circumstancias y consume bastante poco, luego lanzado gana velocidad con bastante facilidad y además es muy silencioso.
    Un saludo.

  • Pingback: Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba (III)

publicidad

Hace tres años estuve probando durante siete días un M3. Recuerdo a aquel BMW como un icono de la deportividad, un vehículo con unas capacidades altamente soberbias. Con unas sensaciones al volante sobresalientes, gracias a la elevada exigencia de conducción. Era necesario llevarlo más allá de 7000 vueltas para extraer la quinta esencia de ese V8 atmosférico. Por eso, era tan entusiasmante como agotador. Y no podías perder un solo segundo la concentración… Si estabas despistado, llegaba un chaval con un GTI y te arrancaba las pegatinas.

Redes Sociales

Más de 20.000 personas nos siguen en Twitter. ¿Te lo vas a perder?




publicidad