+
Todas las ofertas del
Ver
x

1967 Ford C-Cab Fire Truck, a subasta el ganador del Ridler Award de 1968

  (@jose_garcia) el 21 de julio de 2011

1968 Ford C-Cab Fire Truck

Ganar el Ridler Award en el Detroit Autorama no es una tarea sencilla. Se podría decir que ese premio es equivalente a ser el mejor Hot Rod del año o en una lejana distancia, ganar el premio al Coche del Año pero con un Hot Rod. Desde 1953, el Detroit Autorama es el salón del Hot-Rodding más importante del mundo, donde cada año los hot-rodders presentan sus mejores trabajos y se pueden ver auténticas obras de arte sobre ruedas.

Para conseguir ese premio no sólo hace falta un coche bonito (a su estilo), hace falta mucho más. Todo el trabajo de restauración, decoración y personalización se mira al milímetro. Hace ya algún tiempo vi en Discovery Channel un programa dedicado a la construcción del Impression, el ganador en el año 2005 construido por Chip Foose, entre otros. Un dato, el trabajo de pulido de la pintura de la carrocería duró tres meses y se hizo completamente a mano. Así que os podéis imaginar la cantidad de horas que lleva echadas encima este 1967 Ford C-Cab Fire Truck.

1968 Ford C-Cab Fire Truck

El 1967 Ford C-Cab Fire Truck es una de esas obras maestras del mundo del Hot-Rodding. Su constructor fue Chuck Miller, un hot-rodder que no ganó muchos premios en su larga carrera pero que pese a eso es uno de los nombre reconocibles dentro del mundillo. Y un hot-rodder respetado dentro del gremio. Su taller era conocido como Styline Customs y no podía estar localizado en otra ciudad que en Detroit.

Para construir el 1967 Ford C-Cab Fire Truck se inspiró en la cultura popular de la época, donde el equipamiento de los bomberos molaba (¿?) y equipó su Hot-Rod con algunos de los elementos habituales en un camión de bomberos de la época, como un par de escaleras de ¡madera!, la sirena colocada sobre el blower y como no, el característico color rojo, con un tono precioso, todo hay que decirlo.

Está equipado con un small-block V8 de cilindrada y potencia desconocidas y las ruedas traseras son las que se usaban en las carreras de drag en la época, al igual que las llantas. La base para la construcción es un Ford, pero… ¿de qué año? Imposible saberlo, pero debe andar por los años ‘20, puesto que la carrocería C-Cab es de un Ford Model T. Un tipo de carrocería reconocible por su nombre y que recuerda a los carruajes de caballos de la época.

1968 Ford C-Cab Fire Truck

Para el que esté interesado en un aparato con este linaje de alta alcurnia (como sería tratado de ser una persona), RM Auctions va a subastarlo a principios de septiembre dentro del evento Auburn Fall, donde también se pueden encontrar un sinfín de bellezas del mundo del automóvil clásico en Estados Unidos.

Las estimaciones sobre la subasta cifra su precio en una cifra que va desde los 75.000 hasta los 125.000 dólares, así que barato, lo que se dice barato no va a ser. Pero tampoco lo veo excesivamente caro. Volviendo al Impression, si la memoria no me falla, para su construcción se invirtieron algo más de 300.000 dólares, pagado material, coche y trabajos. Estamos hablando de casi 40 años de diferencia entre uno y otro, pero para hacernos una idea nos vale la comparativa.

Imagen: eXtravangazi
Fuente: Hemmings
Más información: RM Auctions
En Diariomotor: 1934 Ford Roadster “Sweet Sixteen”, el Veyron de los hot rods | Ford presentará en el SEMA un Hot Rod de 1934 con motor EcoBoost








  • XXXXXXXX

    ¡ MENUDA HORTERADA !

    • http://www.diariomotor.com SandMan

      Para mi gusto, más hortera es el Veyron de porcelana o cualquier preparación del ASMA y similares. Para gustos lo colores, ¿no crees?

  • HUMMER

    Que me gustan losHodRot. Que envidia me dan los Americanos. Esto es imposible e inconcebible en una sociedad como la española. Imaginate la de impuestos que tendrías que pagar para homologar todo eso, pero lo peor es cuando fueras a la ITV y el Ingeniero (ignorante) de turno te diga que eso no es de serie, que las ruedas son más anchas de lo permitido, que no tienes luna delantera, los escapes… y luego Rubalcaba nos compara…

    • Anonymous

      Así es…

      Definitivamente a la sociedad europea y norteamericana nos separa mucho más que un océano. 

  • Max0294

    A mi esto me parece que debería ser delito, destrozar así un clásico… Si al menos fuera una réplica…

  • Pingback: Chrysler Ghia D’Elegance Coupe, elegancia pura a subasta en Monterey

  • Pingback: Dotz Knudzilla, o como transformar un clásico en un coche de malote

publicidad

El Mercedes SLS cede el testigo. Como en su día lo hizo el Mercedes SLR. En unos días nacerá el Mercedes AMG GT.

Redes Sociales

Más de 20.000 personas nos siguen en Twitter. ¿Te lo vas a perder?




publicidad