Lexus RX 450h Luxury, a prueba (I)

 |  @sergioalvarez88  | 

El último vehículo en pasar por mis garras ha sido el Lexus RX 450h. Es la oferta de Lexus en el segmento de los SUV premium. Lexus aboga por la hibridación de su gama, y el éxito de dicha política es patente en sus ventas: en Europa la versión más vendida del Lexus RX es la híbrida. De hecho, en España el Lexus RX sólo se ofrece en configuración híbrida, mientras que en países como Alemania se puede comprar con un motor 3.5 V6 de 280 CV. En Francia se puede encargar una versión híbrida sólo con tracción delantera.

En el mercado de SUVs grandes, es la opción híbrida más barata, menos potente, menos prestacional… pero más ahorradora con mucha diferencia. El Lexus RX como modelo nace en el año 1998, respondiendo a una tendencia de mercado que demanda vehículos 4×4 con aptitudes de turismo. Pronto se convirtió en una de las referencias del segmento. Su segunda generación fue lanzada en 2003, y además de crecer, estrenaba motorización híbrida en el RX 400h, con 272 CV de potencia combinada.

Su tercera generación fue lanzada en 2010, y ya está al nivel de rivales como el BMW X5 en cuanto a tamaño. Además de saltar de categoría, ha saltado de precio y de calidad, codeándose con la élite del segmento mediante una propuesta de clara diferenciación tecnológica. Los Lexus RX 450h tienen una potencia combinada de 299 CV, siendo la versión más potente dentro de su gama. Lexus no ofrece motorización diésel en la gama RX. Ni falta que hace, os lo aseguro.

Curiosamente, las prestaciones han empeorado ligeramente con respecto al Lexus RX 400h, pero el consumo y las emisiones han caído en picado. El Lexus RX 450h homologa una media de 6,3 l/100 km. La versión que hemos probado fue recogida en la sede de Lexus en España con algo más de 8.000 km en el odómetro, a pesar de ser de matriculación relativamente reciente. Es un acabado Luxury, intermedio en la gama, equipando extras muy interesantes como una suspensión neumática regulable en altura.

Formas afiladas, imponente presencia japonesa

Reluciente bajo el sol, y pintado en el característico color blanco perlado de los híbridos del Grupo Toyota, el Lexus RX 450h me espera, invitándome a subirme. Ya a primera vista es un coche que nos impresiona. Imponen sus dimensiones, impone su altura e impone un diseño que ha dejado de ser una opción elegante y discreta para pelear por nuestra atención de manera activa. A algunos les gustará y a otros no, pero lo que es claro es que se trata de un coche que impresiona en vivo y en directo.

Su frontal tiene claros toques de diseño oriental, aunque haya querido en parte “americanizarse” o parecer menos sutíl. Es un frontal abultado, con la presencia estelar de una calandra afilada y dos faros angulosos en los que habitan dos proyectores de xenón por unidad. De perfil destacan las llantas de 19 pulgadas – nada desproporcionadas en un coche de 4,77 metros de largo – y una superficie acristalada de tamaño contenido. La caída del techo trata de evocar a un coupé tradicional.

La zaga es grande, sencilla y cuadriculada, con enormes ópticas transparentes y una total ausencia de elementos como una salida de escape. Una curiosidad, el limpiaparabrisas trasero se esconde bajo el spoiler, siendo totalmente invisible cuando no se está empleando. El emblema “RX 450h” del portón y una chapita que reza “Hybrid” bajo la puerta trasera nos recuerda la vocación eficiente y tecnológica del SUV. A pesar de las dimensiones del coche, su coeficiente aerodinámico es de sólo 0,33.

Habitáculo: sobresaliente en calidad, amplitud e innovación

Abro la puerta del conductor y me aúpo al asiento del conductor, desde cuyas alturas se domina al tráfico la plebe sin problema alguno. Los asientos son muy grandes, tienen un mullido relativamente blando y son muy, pero que muy cómodos. El cuero blanco parece de buena calidad. La regulación es eléctrica (con tres memorias para el conductor) para los asientos delanteros. En ambos tenemos regulación lumbar. Al accionar el contacto el asiento nos acerca automáticamente al volante.

A nivel de calidades, no tiene nada que envidiar al triunvirato de premium alemanas.

El volante es regulable eléctricamente en altura y profundidad, y también se acercará a nosotros al accionar el contacto, en la última posición memorizada. Una vez el coche nos ha puesto “a tono”, comienzo a comprobar aspectos como las cotas de espacio. La nota del Lexus RX 450h es excelente en este aspecto, el espacio a la altura de la cabeza, codos o rodillas es abundante. En cuanto a ergonomía y calidades, comencemos por este último aspecto.

El salpicadero está recubierto de plástico blando en su parte superior, mientras que la parte inferior es plástico duro de color blanco. Las materiales empleados son buenos y el ajuste es perfecto en ambos casos, pero al plástico duro le falta empaque visual, lo que le hace parecer más barato. La consola central tiene una calidad envidiable en la botonería y la palanca de cambios se siente sólida. Uno de los mejores detalles, el forro de cuero para el volante: suave, liso y muy agradable.

A nivel de calidad visual puede que un Audi Q7 sea superior, pero es muy posible que el Lexus soporte mejor el paso del tiempo. Además, creo que la verdadera calidad del Lexus RX 450h se deja notar en detalles prácticos como el cierre eléctrico de las ventanillas: su velocidad es constante hasta que se ralentiza al llegar al punto superior, sin el clásico golpe sordo de otros coches. El tacto de los mandos del equipo de sonido es envidiable y disfrutamos un “ratón” desde el que manejar los sistemas del coche.

Hablando de ergonomía, a pesar de la extraña forma de la consola central, todos sus botones están muy a mano y no es necesario estirar la mano más de la cuenta. La pantalla multifunción de 8 pulgadas es clara y en ningún momento le incide directamente la luz del sol, alterando su visibilidad. Lo mismo ocurre con la instrumentación, que es muy similar a la de otros híbridos: un potenciómetro a la izquierda y un velocímetro, con dos pequeñas pantallas LCD para los odómetros y el ordenador de a bordo.

El freno de estacionamiento se activa mediante un pedal situado sobre el reposapiés y es mecánico, no eléctrico.

Hay que reconocer que hay algunos detalles de usabilidad mejorables: los botones de los odómetros o la regulación en altura de la suspensión están muy bajos, requieren apartar completamente la vista de la carretera. Algunos menús del ordenador de a bordo están ocultos, y su manejo requiere cierta adaptación. Por ejemplo, si queremos activar el modo ECO o desactivar la iluminación dinámica en curva tendremos que acceder a un menú un poco más oculto de lo normal.

Dejando a un lado estos detalles, el Lexus RX 450h destaca también en practicidad. Bajo la consola central hay un enorme espacio en el que he almacenado una botella de agua grande pero que es por ejemplo ideal para un bolso de mujer, y no precisamente pequeño. El hueco portaobjetos de las puertas delanteras es pequeño, pero tiene una puerta abatible que permite un acceso excelente a los objetos que hayamos depositado, como un libro, revista o documentos varios.

La guantera está refrigerada, tapizada e iluminada y es también grande. Entre ambos asientos hay dos portabebidas – bajo una elegante tapa satinada – y un enorme cajón bajo el reposabrazos. Este cajón es desmontable, sólo al sacarlo podemos acceder a las conexiones auxiliares del equipo de audio, desvelando un espacio aún mayor en el que literalmente cabrían dos o tres botellas de agua grandes: es ingente. No obstante, es un proceso engorroso para “pinchar” un simple USB con música.

Plazas traseras: más espacio

Las plazas traseras siguen siendo enormes, hay muchísimo espacio para las rodillas, incluso si el conductor es alto. Es el coche de su segmento con mayor espacio para los pasajeros traseros. Los pasajeros gozan de asientos con regulación longitudinal e inclinación del respaldo. El reposabrazos central oculta un set de auriculares inalámbricos para el sistema de entretenimiento audiovisual (reproduce contenido multimedia a través de USB o DVD). El piso es plano, no hay un túnel central.

Es suficientemente ancho para acoger a tres adultos sin angosturas innecesarias. Aún así, la plaza central tiene un respaldo algo más duro. No hay posibilidad de ajuste individual de la temperatura para las plazas traseras, aunque sí tenemos aireadores individuales. Los cristales traseros son de privacidad – una manera fina de decir cristales tintados – con lo que se suprime la necesidad de las clásicas cortinillas de privacidad. La banqueta tiene dos anclajes ISOFIX para sillitas.

Maletero generoso sin interferencia híbrida

El maletero tiene 496 litros de capacidad. No es un maletero grande para su segmento, pero objetivamente es grande. La boca de carga es algo elevada pero desde el propio maletero un botón permite rebajar la suspensión para facilitar la carga y descarga. Tiene formas regulares y la presencia de un pack de baterías no altera sus formas o capacidades en absoluto. Abatiendo los asientos se logra una superficie de carga casi plana, de más de dos metros de profundidad.

El portón del maletero es de actuación eléctrica, se puede activar desde el habitáculo tanto para abrir como para cerrar. Como es obvio, también es posible abrirlo y cerrarlo desde el propio exterior del coche, eléctricamente. El portón emite un pitido sonoro para avisar a posibles despistados. Si choca contra un obstáculo, en teoría se pararía y volvería a cerrarse/abrirse. Esto no lo hemos comprobado con obstáculos sólidos, puede que en Lexus España nos riñesen – y con razón – así que tenemos que creerlo.

En Diariomotor: Lexus RX 450h 2011: misma cara y una nueva suspensión neumática | Lexus RX 450h

Lee a continuación: ¿Qué coche híbrido me puedo comprar este año? (III)

Solicita tu oferta desde 58.700 €
  • .Motorhome.

    No me gusta. Me parece que tiene un diseño anticuado, con poco empaque al igual que su interior.

  • jorge

    A mi si me gusta está bastante bien, y me hace mucha gracia cuando le oigo arrancar con ese zumbido electrico tan típico, a ver si es verdad los 6,3 l/100km que homologa, me daría un canto en los dientes si la media total se queda en 7,3 l/100km.
     Por cierto… como os gusta Gijón para las pruebas eh…. gran ciudad, junto con Oviedo, yo que voy muchas veces por Asturias me conozco el viaje muy bien

  • Pingback: Lexus RX 450h Luxury, a prueba (II)()

  • No es rival del Q7, sino del Q5…en fotos parece raro, pero al verlo en vivo y todo el tiempo es un modelo q te convence y te llega a gustar mucho

  • ¿Porqué no les llega la grande, la LX como sucede aquí? Tiene un lujo brutal y una insonorizacion increíble, además de ser un todoterreno muy bueno :)

  • Pingback: Lexus podría estar valorando la llegada de un SUV compacto con tecnología híbrida()

  • Pingback: El nuevo Toyota Harrier anticipa el futuro Lexus RX, que se lanzará en 2014()