+
Elige tu coche favorito:
Ver
x

¿Cómo podemos mejorar el traslado de heridos en ambulancia?

  (@davidvillarreal) el 11 de May de 2012

Corredores de emergencia

Nuestra supervivencia a un traslado de emergencia en ambulancia después de un accidente grave depende de varios factores que aún podrían mejorarse: el civismo del resto de conductores y unos mínimos conocimientos de la actuación correcta para facilitar el paso de los servicios de emergencia y también de la propia ingeniería de las infraestructuras con el diseño de carreteras suficientemente anchas o incluso habilitando los denominados “corredores de emergencia“.

El RACE propone este tipo de carriles de emergencia especiales para facilitar el trabajo de ambulancias, bomberos y policía, en un espacio reservado para vehículos prioritarios que puede resultar especialmente práctico en horas punta, retenciones y atascos. El “corredor de emergencia” ya es obligatorio en las autopistas de algunos países de la Unión Europea como Austria, Alemania, República Checa, Suiza y Eslovenia.

Con la crisis que acecha parece que no es un buen momento para “pedir”, pero el RACE advierte de que es un pilar básico de la seguridad vial a la hora de trasladar a los heridos en accidentes de tráfico. Reducir el traslado en 4 minutos podría aumentar hasta en un 40% las posibilidades de supervivencia.

¿Cómo debemos facilitar el paso de los vehículos prioritarios y de emergencia?

En vías de dos o más carriles por sentido: el carril izquierdo se desplaza hacia el arcén izquierdo, el resto hacia la derecha.
El otro factor dependía de nosotros, los conductores. RACE aprovecha la ocasión para explicarnos que facilitar el paso de una ambulancia o un vehículo de emergencia prioritario es una maniobra sencilla, que tan sólo requiere un mínimo de coordinación y seguir una pauta general. Por otro lado, según el código de circulación en España, es de obligado cumplimiento ceder el paso a los vehículos prioritarios.

Por convenio general en vías de dos o más carriles por sentido, los conductores que ocupen el carril izquierdo siempre tendrán que orillarse al arcén izquierdo. Mientras tanto los ocupantes del carril derecho, y el resto de carriles, se desplazarán hacia el arcén derecho o ligeramente hacia la derecha. En el resto de vías lo habitual será escorarnos hacia el arcén derecho facilitando un carril central o al margen izquierdo suficientemente ancho para el paso de ambulancias y camiones de bomberos.

El RACE advierte por último de la importancia de la atención de los heridos en la denominada Hora de oro, los críticos 60 minutos posteriores al siniestro en los que se produce el 75% de las víctimas mortales.

Fuente: RACE
En Diariomotor: Los peligros y el mal uso del carril izquierdo de las autopistas | Conductor de ambulancia pierde el carné en servicio por exceso de velocidad








  • uchal

    La verdad es que sobre el papel la idea tiene una pinta estupenda, y si se quiere importar de otros países será porque allí funciona, y bien. Sin embargo, creo que para poder llevarla bien en la práctica en España haría falta una magnífica campaña de publicidad y educación, para que a la hora de la verdad quienes estemos al volante no nos hagamos “la picha un lio”, o para evitar esa “picaresca” típica de nuestras carreteras. No lo neguemos, la educación vial sigue siendo uno de nuestros mayores asuntos pendientes en lo que a este mundo se refiere.
    De todas formas, por mucha picaresca que haya, todos somos humanos, y cuando escuchamos a una sirena que se dirige en nuestra dirección se busca hueco de donde sea para dejarle pasar. Así que, si se añade algún tipo de regulación para estos casos tengo fe en que se podrán salvar más vidas. Eso sí, me mantengo en que necesitaría mucha publicidad, no vaya a ser que por ignorancia en su uso, sea peor el remedio que la enferemedad .  

  • Ed

    primero hay que aprender que se debe circular por el carril derecho… y despues ya veriamos si necesitamos dichos carriles.

  • Pingback: El eCall podría ser obligatorio en unos años, por que ahorrar tiempo también salva vidas

publicidad

Hace tres años estuve probando durante siete días un M3. Recuerdo a aquel BMW como un icono de la deportividad, un vehículo con unas capacidades altamente soberbias. Con unas sensaciones al volante sobresalientes, gracias a la elevada exigencia de conducción. Era necesario llevarlo más allá de 7000 vueltas para extraer la quinta esencia de ese V8 atmosférico. Por eso, era tan entusiasmante como agotador. Y no podías perder un solo segundo la concentración… Si estabas despistado, llegaba un chaval con un GTI y te arrancaba las pegatinas.

Redes Sociales

Más de 20.000 personas nos siguen en Twitter. ¿Te lo vas a perder?




publicidad