Mercedes GLA, presentación y prueba en Granada. Mejor tarde que nunca.

 |  @pgimenezvilchez  | 

Mejor tarde que nunca, dicen. Mercedes Benz no ha querido perder la oportunidad de subirse al carro de los pequeños crossover. Un segmento que ha crecido espectacularmente durante el último lustro en detrimento de los compactos y berlinas tradicionales. Para ello, la firma de la estrella nos ha presentado sus cartas con las que hincar el diente a este apetitoso pastel: el Mercedes GLA.

Son las siglas de la última criatura de Mercedes-Benz que hemos podido probar durante esta semana. El GLA es el decimosexto retoño de la gama, sin contar al flamante Clase S Coupé presentado en sociedad hace, tan sólo, unos días. Un nuevo todocamino, concebido a imagen y semejanza del Mercedes Clase A, pero reconvertido ahora en un “SUV-Compacto-Premium” dispuesto a plantar cara a los Audi Q3, BMW X1 o Range Rover Evoque

Mercedes GLA

Para ello el Mercedes GLA sustenta su estrategia principalmente sobre un diseño atractivo y cautivador que, utilizando la pócima secreta del Clase A y CLA, sea capaz de atraer a nuevos clientes a la marca. Clientes que busquen un vehículo rebelde, atrevido y que reduzcan, sustancialmente, la edad media de compradores de la marca. En definitiva, la búsqueda de nuevo targets… como ellos mismo lo definen.

El Mercedes GLA cuenta, a priori, con una buena combinación de particularidades para asentarse bien en el mercado. Diseño atrevido, mayor habitabilidad que el CLA, motores diésel y gasolina con potencias comprendidas entre 130 y 211 CV, y un precio que parte desde 28.200 euros —con Plan PIVE y financiación—. Estará a la venta a partir del 13 de marzo.

Exteriormente, comparte plataforma y facciones con los Mercedes Clase A y CLA. Echando un vistazo a su diseño quedan patentes las similitudes entre ambos modelos, como los faros con luces diurnas LED o la gran parrilla delantera. Es algo más corto que el Mercedes CLA y ligeramente más largo que el Mercedes Clase A, por lo que se posiciona en un punto medio entre ambos. El aspecto al contemplar en vivo el tres cuartos delantero parece el de un Clase A, al que han reconvertido en todocamino. De hecho, el frontal es idéntico al de su hermano pequeño, manteniendo un aspecto urbanita, sin haber reorientado su filosofía al campo.

Mercedes GLA

La zaga cambia por completo, con un diseño achatado, nuevos pilotos y diferente semblante con el portón del maletero. Cuenta con protección estética de los bajos delante y detrás, con revestimiento en color gris oscuro, que acentúan el carácter Premium. Existen tres líneas posibles de diseño: Style –de serie-, la de nuestra unidad de pruebas denominada Urban —con escapes cromados o asientos deportivos con tapizado en símil de cuero— y el “AMG Line”… el más apetitoso, por sus detalles deportivos de la carrocería.

Desde el habitáculo, no hay duda alguna de dónde procede el Mercedes GLA: es calcado al del Clase A. Mantiene las cinco salidas de aire acondicionado con diseño en aspa, el mismo volante multifunción de tres radios y la gran prominente e incomprendida pantalla de 7 pulgadas sobre el salpicadero. El sistema de información y entretenimiento Comand Online es opcional, con un sobrecoste de 3500 euros. A cambio, permite multitud de funcionalidades, como navegación con cartografía en 3D, indicador de velocidad máxima mediante cámaras, o multitud de Apps: previsión meteorológica, búsqueda en Google, Street View o Facebook. Se maneja gracias a un mando giratorio entre ambos asientos, pero no resulta tan intuitivo como el iDrive de BMW.

Pepe Giménez Vílchez

La posición de conducción no cede en confort, pero no resulta excesivamente elevada. De serie cuentan con un cambio manual de seis velocidades, excepto las versiones más potentes (GLA 250 y GLA 220 CDI) que traen uno automático de doble embrague y siete relaciones. Aquí hay un detalle relativo al cambio automático de doble embrague que no termina de convencerme: éste cuenta con una palanca tras el volante –a la americana- en lugar de optar por un pequeño pomo o un selector de marchas con botones en el salpicadero, una solución de diseño que quizás hubiese sido más efectiva.

Eso sí, la calidad de acabados y materiales es sobresaliente… Por no hablar del diseño, un escalón por encima de la competencia. Además, pueden combinarse varios elementos de seguridad que, ni siquiera, están disponibles como opción en modelos de la competencia. Es el caso del asistente de prevención de colisiones, el detector de cambio involuntario de carril, el asistente de ángulo muerto, Parktronic –un sistema de ayuda activa de estacionamiento-, o luces de carretera automáticas.

El maletero, con 421 litros, también crece respecto al Clase A en 80 litros y se coloca en un a mitad de camino entre sus principales rivales, el Audi Q3 y el BMW X1.

Motores y dinámica

Actualmente existen dos alternativas gasolina y otras dos diésel, todas ellas con motores de cuatro cilindros. A partir de verano también se comercializará el GLA 45 AMG —la versión más extrema con 340 CV— y de la que os hablaremos a fondo en los próximos días. Los modelos diésel, GLA 200 CDI y 220 CDI, respectivamente con 136 y 170 CV, representarán la mayor parte de las ventas. Ambos cuentan con el mismo propulsor de 2,2 litros turboalimentado con tecnología common-rail, que resulta bastante contundente en uso diario y contenido en consumos.

El GLA 200 CDI acelera de 0-100 km/h en 10 segundos y obtiene un consumo medio de sólo 4.3 litros/100 km, gracias a un coeficiente aerodinámico de 0.29 –el mejor del segmento- o sistemas como el Start&Stop. Los motores diésel equipados con cambio manual además cuentan con unas emisiones de CO2 por debajo de los 120 g/km, por lo que están exentos de pagar el Impuesto de Matriculación en España.

Mercedes GLA

Durante la presentación, que tuvo lugar en Granada, pudimos probar con detenimiento el GLA 220 CDI 4MATIC que, por prestaciones y consumo, quizás sea la opción más recomendable de la gama. Gracias a sus 30 CV adicionales respecto al 200 CDI, se mueve con más soltura y eficacia que su hermano pequeño, y sin comprometer el consumo… que se mantiene a ralla en torno a los 5 litros.

Ficha técnica Mercedes GLA 220 CDI 4MATIC

  • Motor: diésel common-rail, 4 cilindros, y 2.2 litros.
  • Cilindrada real: 2.143 cc
  • Caja de cambios: automático de doble embrague y 7 velocidades.
  • Potencia: 170 CV entre 3400-4000 rpm rpm
  • Par máximo: 350 Nm entre 1400 y 3400 rpm

  • Aceleración (0 a 100 km/h): 8,3 segundos
  • Velocidad máxima: 215 km/h
  • Tracción: total
  • Peso: 1,595 kg
  • Consumos oficiales: Mixto: 4.5 l/100 km, Urbano: 5.3 l/100 km, Extraurbano: 4.1 l/100 km
  • Emisiones de CO2: 215 g/km
  • Precio (sin extras): desde 39.400 euros.

.
Su conducción es bastante tranquila, pero no resulta especialmente divertida cuando la carretera se torna en retorcida… Sus 170 CV son la potencia idónea para que un vehículo de esta talla se desenvuelva con destreza. Y el confort está bien puesto a punto para hacer largos viajes gracias a la cómoda suspensión. La nueva servodirección electromecánica tiene un tacto suave y asistido, que resultará realmente cómoda para la mayoría de sus propietarios, especialmente en uso urbano, al igual que el cambio automático 7G DCT. El doble embrague es cómodo y efectivo, y pasa de una marcha a otra con mucha suavidad.

Las vibraciones del motor diésel están algo peor aisladas a baja velocidad pero, una vez iniciada la marcha consiguen pasar totalmente desapercibidas. En ese sentido, la alternativa gasolina goza de mayor suavidad y discreción al ralentí, aunque el consumo del GLA 200 —con 156 CV— es un 40% mayor, a pesar de ser menos potente.

Mercedes GLA

Al viajar por autovía, es raro ver cruzar las 2000 vueltas del tacómetro y el motor pasa totalmente desapercibido. Es casi más fácil percibir el sonido filtrado a través de las ventanillas que el producido por el propio motor. El GLA 220 CDI cuenta con un par motor de 300 Nm entre 1400 y 3000 vueltas, más que suficiente para encontrar patada a cualquier régimen de giro.

Nuestra unidad de pruebas estaba combinada con el sistema de tracción total 4Matic con distribución variable del par y el cambio automático de doble embrague 7G DCT –éste último de serie para los modelos con tracción integral-. El 4Matic puede solicitarse opcionalmente, para las versiones diésel y gasolina más potentes. Su precio es de 2.500 euros e incluye un “paquete offroad” compuesto por un control de descensos y un programa electrónico específico para circular campo a través, que modula el cambio de marchas, la unidad de gestión del motor, el ABS y el control de tracción.

Las unidades que probamos en la pista forestal incluían también un tren de rodaje offroad, con tres centímetros adicionales de distancia al suelo para evitar roces, y que se podrá solicitar desde verano con un sobrecoste aproximado de 300 euros. Existe un segundo tren de rodaje opcional denominado “paquete dinámico”, que ofrece una altura rebajada en 15 mm y una dirección deportiva más directa, con menor desmultiplicación pensada para quien busque un comportamiento más deportivo.

Mercedes GLA

El paquete 4Matic está pensado para quien busque un plus de seguridad con malas condiciones meteorológicas o quien salga del asfalto con frecuencia. No obstante, en condiciones normales, se comporta como un tracción delantera, y sólo cuando detecta pérdida de motricidad envía potencia al eje trasero. Su funcionamiento es bastante neutro ya que, en el mejor de los casos, reparte hasta un 50% de la tracción en cada eje.

También pudimos probarlo en una ruta por pistas forestales en mal estado y el GLA no perdió la compostura. En el salpicadero se encuentran los pulsadores para activar el sistema offroad y el control de descensos. Al seleccionar el primer modo, aparece en la pantalla la imagen de un GLA en una pista forestal, con diferentes gráficos que muestran los ángulos de balanceo, el ángulo de orientación de las ruedas delanteras, la inclinación de una cuesta o una brújula.

Bien es cierto que no será el lugar más habitual de uso, pero la gestión electrónica permite una buena tracción para ascender pendientes complicadas, incluso con baja adherencia. Además, el control de descensos funciona a las mil maravillas cuando se utiliza, actuando de una forma tan suave y progresiva que llama la atención.

Pudimos conducir brevemente las otras tres motorizaciones, que también son interesantes a considerar. El GLA 200 CDI diésel es la versión de acceso con un motor de 2.2 litros que rinde 136 CV. Acelera de 0-100 km/h en 10 segundos y ofrece el mismo consumo que el 220 CDI diésel de 170 CV. Va algo más justo al no ofrecer tanta potencia (30 CV menos) pero, por 31.150 euros, es 5.750 euros más barato y resulta suficientemente interesante para ser valorado en una posible compra.

En las motorizaciones gasolina existen otras dos alternativas. En primer lugar el GLA 200 gasolina, con un motor de inyección directa y 1.6 litros turboalimentado de 156 CV y un par motor de 250 Nm entre 1250 y 4000 rpm. Es más silencioso y refinado, acelerando de 0-100 km/h en 8.9 segundos y tiene un consumo medio de 5.9 litros/100 km. Su precio parte desde 35.600 euros, una cifra muy parecida al 220 CDI, por lo que es difícil entender que alguien se haga con él. Las prestaciones son peores y los consumos más elevados.

Mercedes GLA

Al GLA 250 gasolina de 211 CV le ocurre algo parecido. Cuenta con un motor gasolina de 2 litros, con inyección directa y turbo alimentación. Se siente muy vivo: acelera de 0-100 km/h en 7.2 segundos y ofrece un par motor de 350 Nm entre 1200 y 4000 vueltas. Su precio es de 43.000 euros. La parte buena es que el consumo no se dispara tanto, de hecho se mantiene en 6 litros/100 kilómetros. Esta alternativa es la opción para alguien que busque más deportividad, sin excederse en la excentricidad del GLA 45 AMG.

En definitiva, el Mercedes GLA es el último de la clase en llegar… Un todocamino polivalente que ofrece un diseño atractivo, manteniendo la esencial del Clase A y preocupándose por ofrecer una habitabilidad mayor. Es un Mercedes, pero no por ello es caro. Si comparamos el 200 CDI de 136 CV con la competencia, resulta unos 600 euros más económico que el Audi Q3 2.0 TDI de 140 CV y el BMW X1 sDrive18d de 143 CV… ¡La batalla está servida!

En Diariomotor: Mercedes GLA | Mercedes GLA en España desde 31.150 euros | Mercedes GLA, todos los detalles: la apuesta de Mercedes por los SUV compactos

Mercedes GLA

Lee a continuación: car2go aumenta su flota con nuevos coches Mercedes CLA y GLA: ¿pero tiene sentido ir más allá del smart?

Solicita tu oferta desde 28.550 €
  • Alberto Piqueras Ramos

    Estimado Pepe:

    Si eres el que está atrás del volante en la foto, te veo muy bajo con relación a la altura del volante, quizás sea tu gusto manejar así, o ¿ acaso es la altura que se puede alcanzar estando al máximo de altura ?.

    Aparte de la pregunta e intromisión en la forma de manejar el conductor que vemos en la foto; entiendo que esta SUV premium, como se le ha llamado a esta y sus competidoras, la veo más achatada y baja que sus compatriotas alemanas.

    Me parece bien que MB participe en este segmento donde estaba hasta ahora.

    En el caso de tener que volcarme por una de las versiones, me inclinaría por la GLA 250 gasolina de 211 CV, pues entiendo que es la que más se adaptaría a un uso generalizado sin renunciar a la potencia que este segmento necesita.

    Saludos.

    • Hola Alberto,

      Yo también me he sorprendido de lo bajo que parezco ir sentado en las fotos… Obviamente no estaba en la posición más alta ;)

      La posición de conducción del GLA no es la habitual de los SUV: no es tan alta, y se asemeja más a un compacto. El GLA, aunque lo categoricemos como SUV, es más parecido a un Clase A ligeramente elevado.

      Saludos!

    • Anonimo

      Buenas noches. ¿En que parte de Granada fue la prueba? Enhorabuena por las pruebas que haceis. Todos los dias visito vuestra página. Saludos.

      • Hola!

        Me alegró que te guste nuestro trabajo :)

        Hicimos las pruebas desde Málaga a Granada, vía Motril, y después en los alrededores del Hotel Señorío de Nevada. El segundo día, hicimos la vuelta de Granada a Málaga por la A92 y después la C345 por Colmenar, una carretera espectacular ;)

        Saludos!

  • .Motorhome.

    No me gusta nada, estéticamente tiene demasiado nervio, y el kit AMG lo hace parecer mas desproporcionado todavía.

    Prefiero un Q3, mas equilibrado esteticamente.

    • Alejandro

      Pienso igual que tú. En mi caso creo que es por el morro tan alargado y demasiado pendiente el capot, y una zaga muy corta y con poco voladizo. Aunque no me disgusta del todo.

    • BWSTER

      Igual yo, se podria decir que me gustan casi todos los Mercedes pero las SUV ninguna y mucho menos este tipo de “SUV” que parecen mas carros que camionetas

    • NakTono

      Totalmente de acuerdo. De hecho, creo que soy de las pocas personas que echan de menos el clasicismo de Mercedes…

      Audi está sabiendo adaptarse al paso del tiempo sin necesidad de convertirse en la extravagancia de turno, como está haciendo Mercedes… Y sinceramente, es una pena que una marca tan clásica esté renunciando a su estilo con tal de llamar la atención de los jóvenes de turno, que saben que se los tienen que ganar de aquí a un futuro medio, cuando sus clientes actuales pasen a la historia. Yo personalmente fui de los que aplaudieron la nueva estética de Mercedes, y me di cuenta de que como toda moda, pasa rápido, y lo que dices, tanto nervio satura.

      Como he dicho en otras ocasiones… Hay que entender que muchas veces, menos es más.