Prueba del Lexus LS 600h L (III): ¿Por qué este Lexus y no otra alternativa?

 |  @ClaveroD  | 

Llegamos a la tercera parte de esta prueba del Lexus LS 600h L con la difícil tarea de descubrir fallos o aspectos que no nos convenzan. Y no es una tarea difícil porque estemos ante un Lexus, sino porque llegados a este segmento del mercado, ninguna firma deja puntada sin hilo en sus respectivos representantes. Estamos ante el escaparte donde cada fabricante reúne lo mejor que tiene, y por ello siempre es recomendable echar un ojo a esta exclusiva parcela del mercado para conocer hasta dónde es capaz de llegar cada constructor.

Con identidad propia

De este modo es momento de abandonar el papel de broker de la gran manzana que confiere el acomodarte en sus butacas posteriores y ordenar todas las ideas. El Lexus LS 600h L comparte filosofía con sus rivales: construir un automóvil con lo mejor de lo mejor que ha salido del departamento de I+D. Aún así, en Lexus se hace patente que han puesto un mayor énfasis en que su buque insignia destaque en confort y tecnología de propulsión. Esas son sus verdaderas cartas frente a la competencia, y tras esta prueba, no tengo ninguna duda de que estos japoneses han sabido jugar muy bien dichas cartas; demostrando estar un peldaño por encima.

Puestos a valorar otros aspectos como diseño, donde se ha apostado por la sobriedad en los trazos a no ser que acudas al paquete F Sport, o el infoentretenimiento, donde el Lexus LS 600h L no desentona pero desde luego no destaca; la gran berlina de Lexus se sitúa en una posición intermedia entre sus rivales defendiendo un estudiado enfoque neutral.

Por otro lado cabe destacar que gran parte del atractivo de este Lexus LS 600h L lo encontramos en su carácter exótico y distinguido. Mientras el grueso del mercado confía en el trío alemán por pura inercia, la berlina de Lexus ofrece distinción y elegancia sin por ello renunciar a los argumentos que ofrecen sus rivales. Si no quieres cruzarte con otro coche igual que el tuyo, el Lexus LS 600h L es tu opción.

El apartado mecánico que luce el Lexus LS 600h L, y que hemos analizado al detalle en la segunda parte de esta prueba, pone sobre la mesa un planteamiento único donde el consumo de carburante consigue dejar en ridículo incluso a las motorizaciones diésel más modernas. Sus 445 CV híbridos ponen en jaque a los V8 y V12 mejor valorados, mientras que sus consumos son propios de una berlina de menor tamaño y alimentada por gasóleo.

Para ser justos, he de admitir que el aspecto del consumo es aquí un punto poco determinante, siendo un factor de compra más decisivo el buen rendimiento y agrado de conducción que ofrece el esquema híbrido basado en un motor V8 gasolina. Pocos preguntarán por el gasto de carburante, pero ciertamente el uso de un sistema híbrido como el empleado tiene mucho sentido por el confort que transmite en todo su rango de uso, un confort que adquiere un importante valor cuando se trata de dejarse llevar.

Este híbrido de altas prestaciones está dirigido a todos aquellos que reniegan de los propulsores diésel por sus ampliamente conocidas características. En Lexus no quieren ni oír hablar del traqueteo en frío o de las vibraciones habituales. El uso de un sistema híbrido es la forma de encontrar elevado par a bajas vueltas, permitiendo además que el exquisito trabajo del V8 no se vea ensombrencido por un alto consumo.

Frente a sus rivales

Mercedes Clase S, BMW Serie 7 y Audi A8 son, sin lugar a dudas, las principales alternativas al Lexus LS 600h L. El Jaguar Xj en su especificación V8 también puede militar en esta batalla, pero el Jaguar destaca por ser una versión mucho más deportiva de la berlina de representación y no ofrece alternativa híbrida alguna hasta el momento.

Con la misión de encontrar un híbrido de altas prestaciones, solo el Mercedes Clase S se atreve con un interesante Mercedes S 500 Plug-In Hybrid que conoceremos a finales de año, y que compartirá idéntico planteamiento al Lexus, sólo que añadiendo la posibilidad de recargar sus baterías de forma externa para reducir aún más los consumos de gasolina. El gran rival del Lexus LS 600h L es la actual referencia en tecnología.

El BMW Serie 7 cuenta con la excelencia de sus mecánicas V8 y V12, pero el tiempo no ha pasado en balde para la berlina de Munich, y su buen hacer se ajustan a un diseño de corte más clásico, aunque en equipamiento destaque con la última hornada de gadgets disponibles en el mercado. La opción híbrida en la serie 7 alcanza los 345 CV.

En el Audi A8 encontramos otra apuesta decidida por la tecnología en tanto a seguridad y ayudas a la conducción. La firma de Ingolstadt acaba de actualizar el A8 poniendo en el mercado un sinfín de funciones que no sólo igualan al Lexus, sino que van un paso más allá coqueteando con la conducción semiautónoma. Su apuesta híbrida es 200 CV menos potente, teniendo que recurrir al 4.0 TFSI para igualar especificaciones.

Dicho ésto, no podemos obviar que el Lexus LS 600h L goza de su propia y exclusiva parcela del mercado. Rivales directos no conoce hasta la fecha, y a igualdad de equipamiento y potencia, la berlina de Lexus siempre cuenta con un precio más ajustado. Sus bazas están claras: tecnología híbrida, elevado confort, exclusividad e inmejorable relación calidad-equipamiento-precio final.

En Diariomotor: Lexus LS 600h 2013, ahora más económico desde 118.800€

Lee a continuación: Prueba del Lexus LS 600h L (II): tecnología, seguridad y 445 CV híbridos

Solicita tu oferta desde 112.000 €
  • Gerardo A Palma

    Si bien no considero que sea un mal auto, es una maravilla, no lo situo a nivel del actual clase s, tanto por diseño, terminacion y despliegue tecnologico!!