RAM 1500 Big Horn 4×4 5.7 V8 HEMI, a prueba. Tan americana como la tarta de manzana

Nada hay más americano que una buena pick-up truck con motor V8. Y la más americana es sin duda la RAM 1500. Desde Warren, Michigan, con todos ustedes, una 2014 RAM 1500 Big Horn 4x4 5.7 V8 HEMI.
 |  @sergioalvarez88  | 

La prueba que hoy os brindamos es un tanto especial. Desde el otro lado del charco, os traemos la prueba de la RAM 1500 Big Horn, equipada con el motor 5.7 V8 HEMI tope de gama y tracción integral, en su modelo 2014. Durante un par de días fue mi compañera de viajes, con la que pude descubrir el porqué de la fascinación estadounidense por las pick-up de primera mano. Tan americana como la tarta de manzana o el béisbol, así es la RAM 1500. Se tiene que dar de tortas en el mercado con la Chevrolet Silverado 1500, luchando por el segundo puesto en uno de los segmentos más importantes del país, dominado con puño de hierro por la Ford F-150 desde hace décadas.

Aprendamos nomenclaturas y carrocerías para entender la RAM 1500

En algunos meses de 2014, y por primera vez en la historia, las RAM del Grupo FIAT-Chrysler se vendieron más que las Silverado de Chevrolet.

Si hay un país fan acérrimo – aunque lo nieguen – de las abreviaturas y las numeraciones, es Estados Unidos. A veces son tan complicadas y extensas que hace falta un manual para saber de qué versión estamos hablando. El uso del sistema de medidas imperial no nos facilita la tarea, pero en Diariomotor os lo vamos a desgranar todo, para que no haya secreto alguno. Antes de nada, la marca. RAM ha sustituido a Dodge como nombre comercial para la gama de pick-ups y vehículos comerciales de FIAT-Chrysler Automobiles en Estados Unidos. Hace un año todos se encontraban bajo el paraguas Dodge, siendo RAM únicamente el nombre de la pick-up. Por si os lo preguntáis, RAM significa carnero en inglés, de ahí el peculiar logo de la marca.

Las pick-up se distinguen por el número que sigue al nombre. La actual gama de RAM consta de las pick-up ligeras – para los estándares Estados Unidos – 1500, las 2500/3500 – consideradas heavy-duty, con gran capacidad de arrastre y doble eje trasero en el caso de las 3500 “dually” – y las 4500/5500: chasis puramente comerciales, camiones en miniatura a los que es posible acoplar cajas de gran tamaño, grúas y todo tipo de accesorios de gran volumen y peso. Por tanto, estamos probando la pick-up más pequeña de la gama, pero curiosamente es más grande en todas sus cotas que cualquier pick-up que se venda en el Viejo Continente. Y no por un margen estrecho: la versión que hemos probado mide 5,82 metros de longitud. Dejad que la cifra vaya calando…

La complicación no termina aquí. Dejando a un lado acabados, la gama RAM 1500 se compone de cinco estilos diferentes, según tamaño de la caja y la cabina. Hay disponibles versiones con cabina sencilla – dos puertas y un banco con tres asientos – y cabina doble. Las Crew Cab y las Quad Cab son de cabina doble, con cuatro puertas, y la primera ofrece más espacio para los pasajeros. Hay tres largos disponibles para la caja, y os recomiendo un vistazo a la web de RAM para entenderlo, porque una imagen vale más que mil palabras. Nosotros hemos probado una RAM 1500 Quad Cab con caja mediana, la 1500 más grande de entre las versiones con cuatro puertas. De su motorización, caja de cambios y tipo de propulsión hablaremos a continuación…

Masculina, arrogante, excesiva y muy cromada: así es como nos gusta

Lo único que nos faltaba era estar en Texas, pero cambiamos los ranchos y las escopetas por la costa de New Jersey y el estado de New York.

Si hay un adjetivo idóneo para definir la estética de la RAM 1500 Big Horn es masculina. Masculina de pelo en pecho, de leñador de Montana o de vaquero de Texas. Es la imagen que se nos quiere vender y opino que RAM triunfa en ello, produciendo la que es la pick-up más bonita y diferenciada del segmento. Nada más ponernos a su lado su personalidad nos inunda. El capó y su gigantesca calandra cromada nos queda a la altura del pecho. Todo es grande en la RAM: grandes ópticas, un capó abultado y un paragolpes delantero cromado al completo con dos antinieblas. Si hay otro adjetivo para definir a la RAM 1500 es musculosa. A su lado una Silverado o una F-150 se asemejan a un electrodoméstico. Un gran carnero preside el centro de la parrilla delantera.

Nuestra unidad estaba equipada con llantas cromadas de buen tamaño. A pesar del perfil 70, tienen 20 pulgadas de diámetro, envueltas en neumáticos de 265 mm de ancho. Es necesaria artillería pesada para que con una carrocería de 5,82 metros de largo y 1,93 metros de altura no se caiga en la desproporción. Una cabina muy cuadrada – con el objetivo de aprovechar al máximo el espacio interior – da pie a una caja también sin nada a destacar, mas allá del toque dinámico que ofrece su borde, imitando un pequeño spoiler. El paragolpes trasero cierra el conjunto, de nuevo cromado al completo y con dos tubos de escape de dimensiones generosas, uno a cada lado.

Otro detalle que no puedo pasar por alto es que los vehículos americanos en general no esconden la versión de la que se trata. En diferentes emblemas repartidos por la carrocería puede leerse desde “Big Horn” a “5.7 V8 HEMI”, pasando por “4×4” o “RAM 1500”, todos ellos en letras no precisamente discretas. En el fondo, esta pick-up es una herramienta de trabajo y es un vehículo de orientación práctica, pero en zonas como Texas una pick-up es un símbolo de estátus y un coche que se usa en el día a día. Me parecía una locura, pero tras conducir una durante un par de días puedo entender perfectamente por qué y declararme fan de este delicioso derroche.

Un interior eminentemente práctico y robusto

Las RAM 1500 han estado buscando el equilibrio entre lo práctico y lo lúdico desde su lanzamiento. En su interior esto se deja ver. El aspecto es robusto, y su tacto también lo es. Una gran sensación de solidez conseguida a través de plásticos duros de buen ajuste. Esperaba acabados flojos, pero RAM ha mejorado mucho en este aspecto desde la entrada de FIAT en su capital. Me gusta el hecho de que la consola central tenga pocos botones, y todos los controles se agrupen de manera muy lógica, sin complicaciones innecesarias. De gran tamaño, están ideados para que puedan ser accionados con guantes y sean bien legibles. El volante es de dimensiones considerables, y me ha sorprendido el buen tacto del cuero en que está forrado.

En los tres posavasos centrales puedo dejar mi café king size y un donut de chocolate. Me siento como en una película.

La consola central es de dimensiones muy grandes, y en ella se encuentra un equipo de infoentretenimiento con pantalla táctil y los mandos de la climatización. Una de las novedades de la actual generación de las RAM es que abandonan las palancas de cambio montadas sobre la columna de la dirección y recurren a una ruleta en la parte inferior de la consola central. Una solución discreta y elegante, aunque yo prefiriese una gran palanca al estilo clásico. Cuestión de gustos, supongo. La guantera se divide en dos compartimentos de buen tamaño, aunque el espacio inferior se destina exclusivamente a la documentación. El componente práctico del interior es mayor al que jamás había experimentado en un turismo, a la altura de un comercial puro.

Sobre la consola central hay espacio con piso de goma, al igual que un hueco a la derecha de la consola. La bandeja central es el respaldo de la plaza central, pero sin pasajero tiene un gigantesco hueco en el que cabe incluso un portátil. Un cajón extraíble bajo la consola central me parece la pieza central de este práctico rompecabezas. Un detalle que muy pocos coches tienen es un enchufe convencional – con voltaje americano, 110 V – en el que podremos enchufar directamente a la corriente lo que deseemos. Pensado con equipamiento laboral en mente, también puede sacar de muchos apuros a los pasajeros. Las puertas también tienen pequeños huecos en los que podemos dejar objetos, y espacio para botellas en su parte inferior.

La altura a la que nos sentamos es comparable a la de una furgoneta o un pequeño camión, mucho más alto que la media de los SUV.

Las plazas delanteras son enormes a nivel de espacio, y la sensación de libertad es muy grande. Hablaremos de ello más adelante, pero contra todo pronóstico, encontrar una postura de conducción agradable es coser y cantar. Las plazas traseras son de acceso algo incómodo y justas a nivel de espacio para las rodillas, ideadas para trayectos cortos en esta versión de la RAM 1500. La ventanilla trasera central se abre lateralmente de manera eléctrica, un detalle interesante. La cama permite cargar objetos de hasta 195 cm de largo, con un ancho máximo de casi dos metros, por lo que no nos quedan muchas dudas en lo tocante a la practicidad.

Mañana arrancamos su 5.7 V8 de 395 CV y nos lanzamos a la carretera. ¿Te lo vas a perder? Yo no lo haría forastero…

En Diariomotor: Ram 1500 EcoDiesel, la primera pick-up de su segmento en pasarse al “petróleo” | La nueva Ram 3500 Heavy Duty es capaz de arrastrar casi 14 toneladas

Lee a continuación: ¿Qué tienen en común una RAM 1500 y el nuevo Porsche 911 GT3?

  • Rafel_de_Lluny

    Menudo trasto con ruedas. Póngame un par para llevar ahora mismo. :D

  • miguel2013

    Buenas noches, he de decir que ufffff, que cuando leo estos reportajes me encantaría vivir en USA, entre la RAM y el Challenger Hellcat uffff, claro esta también tener dinero para ello, aunque a lo que estamos acostumbrrados aquí como que no es dinero, claro esta no son los mismo materiales que un Premium europeo, también he de decir que si entráis en la pagina de RAM ahí unas versiones con cuero y toda la pesta, y en YouTube ahí algún video que vienen muy equipadas, regulación electrónica de suspensión con mando a distancia,etc, claro esta no es un BMW o asi….pero para mi es perfecta….
    que pena de lotería…..jejejeje, también he de decir que estas pesadas pick son para allí por que comen…..

  • BIRLOT

    La RAM es la pick up que mas me gusta, se ve más imponente que todas sus demás competidoras. Aparte, la RAM es la pick up mas lujosa, por decirlo de alguna manera.
    La version que mas me gusta es la Longhorn.

    • Bob

      Si, la prensa califica la Loghorn como la “limousin” de las pick up.

  • Ginkler

    No he sido consciente de su tamaño hasta que he visto la primera foto de la galería y he podido ver como la altura de la zona de carga está a la par del techo de un BMW aparcado al lado. ¡Ese bicho es inmenso!

  • Andrés Pacheco

    A mi gusto el mejor pick up del segmento, estéticamente muy atractivo y sobre todo la versión sport, sin cromo en las defensas y las carcasas de retrovisores en el color de la carrocería. Tuve la oportunidad de probar uno con la transmisión de 8 velocidades, tapizado en cuero y ventilación de asientos entre mucho más equipo. Verdaderamente sobresaliente el desempeño del motor, transmisión y suspensión, además de por supuesto el confort.

  • ADN

    Impresionante, pero en diseño me gusta mas la actual GMC Sierra. En cuanto a tecnología RAM se colocó muy bien con la introducción del motor diesel de tres litros, pero en este 2015 Ford con sus F-Series hechas de aluminio y peso reducido en 400 kg han dado un giro total al mundo de las pick-up en América, además de contar con un exitoso y probado motor 3.5 biturbo ecobost, y siguen siendo las numero 1 en ventas.

    Aun así la RAM es imponente, en un mercado en que los productos locales siguen siendo la referencia del segmento y donde los productos japoneses (Nissan Titan y Toyota Tundra) no les han arrebatado la corona como en otros.

  • jose luis

    Aparte del ‘cochecito’, este tipo de artículos me encanta.