BMW Gesture Control, a prueba: “jugamos” con la pantalla del BMW Serie 7, haciendo aspavientos con las manos

 |  @davidvillarreal  | 

Ponerte a los mandos de un sedán de lujo como el BMW Serie 7 es, en cierta medida, probar muchas tecnologías del futuro. Principalmente por el hecho de que el BMW Serie 7 sea el buque insignia de la marca, y eso hace que todo el despliegue tecnológico que se ha presentado, para este acontecimiento tan especial, esté predestinado a expandirse por el resto de la gama. Y entre esas tecnologías teníamos cierto interés en probar sus controles gestuales, una tecnología no necesariamente sofisticada, heredada de las videoconsolas, de los controladores Kinect y similares, pero sorprendente en un coche. ¿De verdad tiene sentido que controlemos el sistema de entretenimiento de nuestro coche con movimientos de manos en el aire? ¿Es el futuro de las interfaces de usuario en el automóvil? Lo veremos a continuación.

En BMW no eran fans de las pantallas táctiles, hasta ahora, creyendo que las interfaces iDrive son más seguras y cómodas para navegar por el sistema de entretenimiento. BMW ha aprovechado este lanzamiento para estrenar una interfaz gestual, que permite ejecutar comandos sin contacto físico con la pantalla, con movimientos de manos en el aire.

BMW ha creado un sistema de entretenimiento y navegación que goza de pantalla táctil, algo que lo creas o no resulta innovador en un BMW. Hasta ahora la marca alemana había centrado el manejo de sus interfaces en un sistema giratorio, y botones en la consola central, el sistema iDrive. El estreno de esta pantalla táctil, que aún así nos sigue resultando más cómoda y segura de manejar con el controlador iDrive, ha supuesto la llegada de comandos gestuales, en los que el conductor solo tiene que alzar la mano frente a la pantalla, y sin contacto físico, dibujar movimientos en el aire. Estos movimientos se detectan mediante una cámara, y aunque resulta necesario que dibujemos los movimientos correctamente y justo frente a la pantalla, es precisa para reconocer nuestras intenciones, y funciona correctamente en todo tipo de condiciones, incluidas las de baja luminosidad.

A priori, este sistema está llamado a hacer más confortable, y seguro, el uso de ciertos comandos. Y ciertamente resulta muy cómodo soltar la mano derecha un instante del volante, efectuar el movimiento, y volver a colocarla sobre el aro del volante.

Y si te llama el cobrador del frac, nada mejor que rechazar la llamada agitando la mano con desdén.

Un vídeo publicado por David Villarreal (@davidvillarreal) el

Mientras conduces, si recibes una llamada, los controles gestuales te permiten aceptarla, o rechazarla, con movimientos antagónicos, para evitar confusiones. Si mueves el dedo índice hacia delante, y hacia atrás, descolgarás el teléfono. Si agitas la mano hacia la derecha la llamada será rechazada. Los movimientos se reconocen de inmediato y el sistema es preciso a la hora de interpretar nuestros movimientos.

Así que ya sabes, si estás escuchando Scorpions a todo volumen disfrutando de unos Bowers & Wilkins de 10 canales, fabricados con Kevlar y diamante, y – agárrate a tu silla – 1.400 vatios y 6.686€ de tarifa, y te llama el cobrador del frac, basta con agitar tu mano hacia la derecha con desdén para rechazar la llamada.

¿Es cómodo y divertido colgar y descolgar el teléfono así? Lo es. Pero ciertamente son acciones prescindibles, dado que sin soltar la mano del volante, con un par de botones, ya podemos resolver esta problemática.

Buscar la emisora que te gusta y subir el volumen en el BMW Serie 7

Un vídeo publicado por David Villarreal (@davidvillarreal) el

Muy interesantes resultan también las opciones para manejar el equipo de sonido. Independientemente del menú que estés visualizando en la pantalla, pones tu mano frente a ella y si giras el dedo índice en sentido horario, el volumen del equipo de sonido aumenta. Si giras el dedo índice en sentido anti-horario, el volumen disminuye. El reconocimiento del comando requiere más tiempo que en otros casos, y lo recomendable es alzar la mano, de manera que la cámara la detecte, y posteriormente, y con calma, girar el dedo para que reconozca nuestra intención de aumentar o disminuir el volumen. En cualquier caso, es una acción sencilla y cómoda. Pero, una vez más, es una función de la que podríamos prescindir, en tanto el volante ya cuenta con dos botones, para subir y bajar el volumen del equipo de sonido, sin soltar las manos del volante.

En nuestro caso, configuramos una tercera opción para el equipo de sonido, la de reconocer un movimiento de dedos índice y corazón estirados hacia la pantalla como nuestra intención de pasar a la siguiente canción, un buscar la siguiente emisora de la radio. Un movimiento que, una vez más, también puede realizarse desde el volante.

Y de pronto, cambiando de emisora con dos dedos en el aire, acabas escuchando Extremoduro en un coche de más de 100.000€

Un vídeo publicado por David Villarreal (@davidvillarreal) el

En cualquier caso, BMW nos da la posibilidad de personalizar la función de este movimiento con el dedo índice y corazón, para que asignemos otras funciones más avanzadas relacionadas con el uso del teléfono, o el equipo de sonido. Funciones que en algunos casos, ahora sí, no son accesibles desde el volante.

Cuando aparcamos el coche, el sistema Surround View, que muestra una vista tridimensional del coche y todos los obstáculos que nos rodean, nos permite que juntando el pulgar y el índice hacia la pantalla y arrastrando la mano, giremos el coche, para contemplar mejor el ángulo que nos interesa controlar.

Sinceramente creo que, al menos en estos momentos, el sistema de control gestual de BMW no va a mejorar nuestra interacción con el equipo de entretenimiento. Habrá que esperar a que se incorporen nuevas funciones, para que quizás encontremos una utilidad mejor a esta tecnología, que suponga un salto cualitativo con respecto a las interfaces que ya conocemos. Lo más interesante, sin duda, que vaya incluido de serie, junto con el sistema de navegación Professional con pantalla táctil de 10,25″. Y que en definitiva sea una utilidad muy vistosa (que asombrará a nuestros colegas y familiares, aunque conduzcan un Audi A8 o un Mercedes Clase S) que estoy convencido que al final el conductor utilizará a menudo.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El BMW Serie 7 de 4 cilindros podría ser una realidad, pero sólo para China

Solicita tu oferta desde 95.743 €