Volvo PowerPulse: lo hemos probado y esta ha sido nuestra experiencia

 |  @ClaveroD  | 

Acabamos de conocer los nuevos Volvo S90 y Volvo V90, las nuevas carrocerías desarrolladas por Volvo para competir en el mercado premium. Aunque más adelante os detallaré todas nuestras impresiones sobre esta generación, hoy nos centramos en una de las primicias presentadas por Volvo en los nuevos S90 y V90, el motor turbodiésel D5 de 235 CV. Su principal innovación es la tecnología PowerPulse, la idea de Volvo para revolucionar los motores turbodiésel. Tras realizar un buen puñado de kilómetros, qué os parece descubrir cómo funciona el nuevo motor diésel de Volvo con tecnología PowerPulse.

El sistema PowerPulse se hace notar, el objetivo de Volvo es codearse con los 6 cilindros diésel de la competencia

Antes de nada ¿Qué es la tecnología PowerPulse? Volvo ha diseñado un sistema para reducir el lag de su motor diésel más potente basándose en la inyección de aire comprimido dentro del colector de escape para acelerar los gases que han de mover las turbinas de los turbocompresores. Se trata de un sistema anti-lag, y su funcionamiento en el motor 2.0 Drive-E turbodiésel de 235 CV consiste en acelerar los gases de escape a su paso por los dos turbocompresores que están conectados en serie.

En teoría, si tenemos en cuenta que estamos ante un motor de cuatro cilindros y dos turbocompresores en serie, el lag que debería existir sería poco, pero no siempre es así. Por este motivo, y teniendo en cuenta que Volvo ya no construirá más motores de 5 o 6 cilindros, se ha decidido buscar una solución tecnológica para que la respuesta de su 4 cilindros sea igual, cuando no mejor, que los motores de seis cilindros de la competencia.

El motor diésel D5 de los Volvo S90 y V90 ofrece una potencia máxima de 235 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 480 Nm entre 1.750 y 2.250 rpm. Pero la curva de par demuestra que el trabajo de los turbocompresores se realiza de una forma mucho más suave que el motor D4 de 190 CV. La oferta de par es constante, y desde su zona máxima, la caída es muy progresiva hasta los 350 Nm a 4.500 rpm. Es decir, la reserva de par es el fuerte de este motor, y ahí es donde el sistema PowerPulse se hace notar trabajando.

La tecnología PowerPulse tendrá mucho que decir en el futuro de los motores diésel en Volvo, aunque los compresores eléctricos están al caer

Teniendo en cuenta que el Volvo S90 ronda los 1.800 kilogramos, lo primero que destaca del funcionamiento del motor D5 de 235 CV es su salida desde parado. Se comporta como un motor muy enérgico, y en el modo de conducción Dynamic se acentúa aún más. Esto es ya un punto a tener en cuenta. En marcha encontramos como el motor diésel ofrece un rango de uso amplio, aunque cómodo se siente a partir de las 2.000 rpm, ofreciendo siempre esa reserva de empuje para acelerar de forma rápida. Por decirlo de alguna manera, ni circulando muy bajo de vueltas el motor te deja vendido, pues gracias a la rápida respuesta de los turbocompresores y a la gestión del cambio automático, el motor D5 se ubica en su mejor zona de trabajo.

¿Supone una revolución el sistema PowerPulse? según se mire, me explico. Por un lado el motor D5 de 235 CV ofrece un funcionamiento bastante suave, poco sonoro y enérgico. Su respuesta es buena siempre, sobre todo en salidas desde parado, pero quizás se eche en falta algo más de nervio para que este motor venda su supremacía tecnológica frente a los rivales nada más acariciar por primera vez el acelerador. Hablando con los técnicos encargados del desarrollo del sistema, nos comunicaron que efectivamente buscaron un equilibrio entre una mejor respuesta y un margen de uso amplio sin esa violencia en la entrega de fuerza. Aquí hemos de recordar que estamos ante una berlina o familiar de corte premium, pero no hay que descartar que esta tecnología PowerPulse evolucione para ofrecer mucho más en vísperas de la llegada de los compresores eléctricos con los que Volvo ya coquetea en su 2.0 Turbo de 450 CV.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Volvo S90 y V90 R-Design 2016: lujo sueco con un plus de deportividad (42 imágenes)

Solicita tu oferta desde 44.911 €
  • Miguel

    A estas alturas, añadir mas mecanismos a costa de la fiabilidad a medio y lago plazo… Yo creo que ya es tarde para preocuparse por estas menudeces.
    Lo importante hoy en día en materia de motores es consumo, emisiones y fiabilidad.

  • tomas

    S90 station perfecto para las funerarias

  • Fèlix Badosa

    Dejándo de lado este sistema, este volvo (y su versión break) es una autentica pasada. :D