Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Alcohol de alta graduación: así es el Saleen S302 Mustang Black Label

( @sergioalvarez88 ) el

Como si de un buen whisky se tratase, el Saleen S302 Mustang Black Label tiene una alta graduación alcohólica y es capaz de darnos una buena patada si no tenemos moderación. Porque se trata de la preparación más potente sobre la base del Ford Mustang jamás creada por Saleen en sus 30 años de existencia. Ha sido presentada con motivo del Salón de Nueva York. Saleen llevaba tiempo sin presentar novedades de calado, y el S302 Mustang Black Label marca su vuelta al ruedo, ¡y de qué manera! Sobre la base de un Ford Mustang GT, el preparador americano es capaz de romper la barrera de los 700 CV de potencia, poniéndose a la altura de Hennessey.

La guerra va a comenzar…

730 CV de potencia y prestaciones de infarto a un coste razonable

El Mustang de Saleen huye de lo retro y se resguarda en una modernidad agresiva y muy potente.

El Saleen S302 Mustang Black Label nos impresiona con una estética muy marcada. Pintado en color amarillo canario, el deportivo americano – que pronto surcará nuestras carreteras – hace gala de un kit de carrocería muy deportivo con muchos cambios con respecto al Mustang original. Una gran parte de dichos cambios se aglutinan en un frontal que estrena una nueva calandra y un paragolpes, cuya toma de aire forma un dúo simétrico con la primera, con gran efectismo. Su capó también estrena tomas de aire agresivas. En su perfil lateral hayamos unos discretos faldones de fibra de carbono, pero el protagonismo es de las llantas de 20 pulgadas, diseño propio de Saleen.

En la zaga de nuevo el difusor se construye en fibra de carbono, mientras que la zona situada entre las ópticas se oscurece. Un pequeño spoiler se monta sobre el portón del maletero. La guinda estética la pone un vinilo lateral en el que se lee “302”, un claro homenaje a los Mustang Boss 302, una de las más gloriosas estirpes de deportivos estadounidenses. En el interior del coche es donde hay menos cambios, manteniéndose casi al completo de serie, a excepción de un nuevo tapizado en Alcantara para los asientos deportivos y el logotipo de Saleen ubicado en lugares estratégicos, como el pomo de la palanca de cambios, el volante o una instrumentación revisada.

Bajo el capó es donde nos encontramos la verdadera fiesta. El 5.0 V8 de 435 CV de serie es masajeado por un compresor volumétrico doble con 2,8 litros de capacidad. Unido a una electrónica reprogramada e inyectores de alto flujo, el motor ahora desarrolla la friolera de 730 CV, casi 300 CV por encima de su cifra de serie. El par máximo también se ve muy incrementado, con una cifra máxima de 812 Nm, muy lejos de los apenas 500 Nm generados de serie. No hay muchos más detalles prestacionales, pero tanto el equipo de frenado como las suspensiones han sido mejoradas para soportar el incremento de potencia sin problemas y frenar mejor a este rapidísimo caballo salvaje.

¿Su precio? 73.214 dólares, al cambio algo menos de 67.000 euros. Me sigue pareciendo un precio razonable a pagar por una máquina que es tan potente como un Lamborghini Aventador SV. Es bastante más extremo el hecho de estrujar 700 CV en el chasis de un Mustang que hacerlo en el de un Aventador.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor: Ford Mustang GT350R Shelby | Hennessey Ford Mustang HPE700