Actualizado 05:00

Alpine Celebration Concept. ¡El renacer deportivo de Alpine se quiere comer al Alfa Romeo 4C!

( @sergioalvarez88 ) el

Alpine celebra su sesenta aniversario este año, y es por ello que la división de Renault ha presentado en Le Mans el fantástico Alpine Celebration Concept. Además de ser una excelente manera de celebrar un aniversario señalado, es un claro anticipo del futuro deportivo compacto de Alpine. Cuando sea lanzado el año que viene, será bastante similar al coche que aparece en vuestras pantallas. Este futuro deportivo empleará un esquema de motor central-trasero y basará su dinámica en una potencia moderada acompañada de un peso muy ligero. Parece que al Alfa Romeo 4C le ha salido una competencia más que directa.

Un Alpine A110 del Siglo XXI desarrollado con la ayuda de Caterham

El Alpine Celebration es un coupé deportivo biplaza, un claro homenaje al A110 original de los sesenta.

Una participación en Caterham fue adquirida por Renault en 2012, cuando se comenzó a desarrollar el relanzamiento de Alpine por parte del fabricante francés. Aunque el proyecto conjunto se disolvió en 2014 y Renault vendió su participación en Caterham, el renacimiento de Alpine siguió avanzando con el know-how tecnológico logrado. Los resultados saltan a la vista. El Alpine Celebration Concept será lanzado el año que viene, devolviendo el lustro y el esplendor al nombre de Alpine, hasta ahora en claro desuso.

El Alpine Celebration Concept poco tiene que ver con el Alpine A110-50 Concept presentado hace unos pocos años, es realmente una interpretación moderna y bastante cercana a producción del clásico Alpine A110. Laurens van den Acker – jefe de diseño de Renault – quiere que el nuevo deportivo sea el 911 de la nueva Alpine, el coche que cubra los más de 20 años de ausencia de la marca y los rellene con expectativas cumplidas. El coche que han diseñado podría perfectamente conseguirlo si se parece al concept.

Se rumorea que empleará el motor 2.0 turbo del Renault Mégane RS y una caja de cambios de doble embrague.

Su frontal hace gala de las características cuatro ópticas de Alpine, con una forma moderna pero todo el sabor clásico. Un emblema muy sencillo en el que se lee Alpine atraviesa el frontal, donde por fortuna no vemos ni rastro de la a veces excesiva calandra de Renault. Un nervio central divide el capó, en claro homenaje al A110 de los sesenta. En la toma de aire inferior toma protagonismo una “A” de color naranja, el otro color fetiche de la nueva Alpine, además del característico azul, propio de la marca francesa.

Las llantas de gran tamaño son más propias de un concept, al igual que el esquema bitono del perfil lateral. Pero nos deja ver un vehículo casi de producción, de aspecto sencillo y elegante. La zaga nos revela un cristal trasero con aberturas de ventilación y un sencillo spoiler. El difusor donde se integran los tubos de escape no será un adorno. Lo mejor de todo es que si a este vehículo le cambiamos las llantas y quitamos parte de los vinilos naranjas, nos podemos hacer una clara idea del coche que surcará las calles el año que viene.

Según su diseñador, si el “911” de Alpine es exitoso, podrán desarrollar y vender el “Panamera”. El futuro plantea interesantes incógnitas.

No hay detalles acerca de su interior, pero sí se rumoren detalles acerca de su propulsor. Se habla de un motor de 2 litros y algo menos de 300 CV, posiblemente derivado del mismo tetracilíndrico que emplea el Renault Mégane RS. Los rumores de un 1.6 TCe son menos fuertes, pero sí se ha prácticamente confirmado que empleará una caja de cambios de doble embrague. Su arquitectura de motor central y propulsión se aproxima mucho a la filosofía del Alfa Romeo 4C, con el que chocará directamente.

El mundo de las altas prestaciones se calienta, y no podríamos estar más contentos del resurgir de esta nueva Alpine.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor: El prototipo de 2012 que os gustaría ver en la calle es el Alpine A110-50