Actualizado 05:00

Cuando Godzilla conoció a Nissan Motorsport: Nissan GT-R Nismo

( @HerraizM ) el

A finales de 2013 Nissan nos deleitaba con la evolución más radical de su joya de la corona, de Godzilla. Nos presentaba en el Salón de Tokio a la visión más prestacional del Nissan GT-R, visión que por supuesto llegaba de la mano de Nissan Motorsport. Nacía así el Nissan GT-R Nismo como máximo exponente en las calles tanto del GT-R como de la propia división deportiva de Nissan.

Una considerable mejora en la parte ciclo afinando su chasis punto por punto, una mejora de la rigidez desde la propia carrocería, nuevas claves en su diseño exterior, en su habitáculo y por supuesto una mayor potencia, dejándonos con 600 caballos.

El circuito es su hábitat. No le faltan precisamente referentes en la marca metidos cada fin de semana en un circuito. No le falta tampoco pedigree si tenemos presente a los GT-R R32, R33 y R34.

No le faltan motivos para ser una de las propuestas deportivas más eficaces contra el crono. No le faltan motivos, en definitiva, para ser una auténtica bestia de 4 ruedas.

Este es el Nissan GT-R Nismo… y tiene unas 600 razones para verse las caras con el mismísimo Porsche 911 GT-3.

Frente a frente con el Nissan GT-R “normal”, ¿qué cambia en su exterior?

Imagen exterior del Nissan GT-R Nismo

Aunque lo importante en la propuesta de Nissan Motorsport está precisamente tras la “piel” del GT-R no podemos perder de vista que esta versión también se diferencia exteriormente de la normal en unos pocos matices que no sólo influyen en su estética, sino que además contribuyen con una mejora aerodinámica.

Sin alejarse demasiado de la línea del modelo normal nos encontramos con un paragolpes frontal que cambia a golpe de splitter y nuevas branquias laterales, siendo más notables los cambios de su zaga al aparecer un nuevo sistema de escape, un nuevo difusor y sobre todo el nuevo alerón que corona el portón del maletero, con un claro diseño inspirado en la competición.

Imagen exterior del Nissan GT-R Nismo

Estos cambios brindan al GT-R Nismo un apoyo aerodinámico de 100 Kg extra a 300 km/h, contando con un coeficiente aerodinámico de 0.26.

Sólo se encuentra disponible en 4 tonos: blanco perlado, negro perlado, plata y un tono gris oscuro exclusivo de esta versión. Además tampoco podemos perder de vista las nuevas llantas de 6 radios con un tamaño de 20 pulgadas inspiradas en el GT-R que compite en la categoría GT500.

¿Qué hay nuevo en su habitáculo?

Imagen interio del Nissan GT-R Nismo

Más allá de los nuevos matices de su exterior también encontramos cambios en su habitáculo donde destaca la incorporación de unos nuevos asientos tipo backet desarrollados en fibra de carbono y firmados por Recaro.

Además el volante está acabado en Alcantara, material sobre el que se asienta también la instrumentación auxiliar.

Imagen interio del Nissan GT-R Nismo

Hablando de instrumentación. Nos encontramos con un acabado imitando a la fibra de carbono mientras que el cuentarrevoluciones luce ahora sobre un fondo rojo a juego con los pespuntes de los asientos, volante y consola central.

Su mecánica, herencia del GT-R GT3

Imagen del motor del Nissan GT-R Nismo

Ficha técnica
  • Motor V6 3.8 Twin-Turbo
  • Potencia 600 cv
  • Par máximo 652 Nm
  • 0-100kmh No disponible
  • Velocidad máxima 315 km/h km/h
  • Peso No disponible, el normal 1.740 kg

Valoración: 4 estrella/s
Puntos positivos

  • – Prestaciones
  • – Relación prestaciones – potencia – precio

Puntos negativos

  • – El Porsche 911 GT3 es muy tentador

Pero adentrémonos en lo importante. En el corazón de este vitaminado Godzilla. En su nueva puesta a punto, en su refinada parte ciclo donde se ha puesto especial atención a la suspensión. Todo ello sumado al aumento de la potencia de su propulsor.

El V6 Twin-Turbo de 3.8 litros pasa de los 550 caballos originales a los 600 caballos al tiempo que su par aumenta desde los 632 a los 652 Nm. Estos 600 caballos, entregados a las 4 ruedas a través de una transmisión automática, llegan principalmente de la presencia de unos nuevos turbocompresores heredados directamente de los empleados por la marca en la categoría GT3. Además se ha renovado también la gestión del encendido empleada por la alternativa normal y la bomba de gasolina.

Imagen de las llantas del Nissan GT-R Nismo

Junto a los nuevos turbos nos encontramos con una nueva suspensión donde tanto muelles como amortiguadores quedan firmados por Bilstein contando además con unos nuevos brazos para esta nueva suspensión al tiempo que aparece también una nueva barra estabilizadora de 17.3 mm que además es más ligera.

Además Nissan ha conseguido una mayor rigidez estructural al contar durante el proceso de montaje con un nuevo adhesivo adicional que se une a las soldaduras originales.

Imagen del Nissan GT-R Nismo en movimiento

Completan el conjunto unos neumáticos desarrollados específicamente por Dunlop en unas medidas de 255/40 R20 para el eje delantero y de 285/35 R20 para el eje posterior.

¿Su precio? 150.000 euros, ¿su rival? El Porsche 911 GT3

Imagen del Nissan GT-R Nismo en movimiento

Pero vayamos al precio del GT-R Nismo y donde queda posicionado en el mercado. Frente a los 106.650 euros que cuesta la alternativa normal del GT-R la versión Nismo asciende hasta los 150.000 euros.

Por precio, por enfoque y por una rivalidad original que forma ya parte incluso del ADN del modelo tenemos que acudir al catálogo de Porsche, donde nos encontramos con una alternativa a la medida del Nissan GT-R Nismo: el Porsche 911 GT3.

Imagen del Porsche 911 GT3

La alternativa más enfocada a los circuitos de la gama de Porsche parte desde los 157.857 euros, aunque la diferencia de potencia y de concepción mecánica es notable, teniendo presente que tras el habitáculo del GT3 hay un bloque atmosférico de 6 cilindros bóxer de 3.8 litros con una potencia de 475 caballos a 8.250 rpm y un par máxima de 440 Nm, quedando esta potencia entregada al tren posterior y contando con una transmisión PDK. Prestacionalmente registra un 0 a 100 km/h en 3.5 segundos.

Más leña al fuego: jugando en casa, jugando en Nürburgring

Imagen del Nissan GT-R Nismo en Nürburgring


En los últimos años, aunque por suerte ahora se ha apaciguado, hemos asistido a un constante enfrentamiento entre Porsche y Nissan a costa de Nürburgring y los tiempos del GT-R. De las cifras anunciadas por Nissan superando a las de los deportivos de la firma alemana a Porsche reclamando la veracidad de estas en un tira y afloja que se sucedía en cada actualización del GT-R.

El último episodio de la polémica lo tenemos con un Nissan GT-R Nismo anunciando un tiempo en Nürburgring de 7 minutos y 8 segundos con el piloto Michael Krumm al volante, tiempo que además llegaba poco después de que Porsche anunciara con el Porsche 918 Spyder una vuelta rápida de 6 minutos y 57 segundos, aunque claro esta no podemos comparar la compleja maquinaría híbrida del Porsche, ni por potencia ni por tecnología, con la del GT-R.

De hecho en la lista de tiempos de Nürburgring sólo están por encima del GT-R Nismo el mencionado Porsche 918 Spyder, el Radical SR8 y el Radical SR8 LM, encontrándonos varios peldaños por debajo el duelo entre el Nissan GT-R 2011 (actualmente se vende un mejorado GT-R MY 2014) con un tiempo de 07:24:22 y un Porsche 911 GT2 RS en los 07:24.

¿El canto de cisne antes de la nueva generación?

Imagen exterior del Nissan GT-R Nismo

Nissan ha llegado a alcanzar un nivel espectacular con el GT-R Nismo. Un nivel de eficacia en circuito abrumador con esta alternativa Nismo. Tanto que nos hace plantearnos cómo podrían mejorar los japoneses esta alternativa, cómo podrían afinar aún más. Tanto, que podemos considerar ya al Nismo como el canto de cisne antes de la llegada de un hipotético GT-R R36 y no sólo eso, podemos pensar ya en esta generación como la última en emplear un motor tradicional.

El propio Andy Palmer, responsable de planificación de la marca, ha señalado ya que la próxima generación del Nissan GT-R contará con una mecánica híbrida en la que Williams podría tener mucho que ver. Aún es una incógnita cuando llegara, también como será más allá de esta condición de híbrido.

Sea como sea el actual Nissan GT-R Nismo ha dejado el listón muy alto.