Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz Irreverencia británica sobre 3 ruedas Morgan 3 Wheeler a prueba

Posiblemente este sea el coche más peculiar de cuantos he probado… y seguramente siga ostentando este título durante una buena temporada. Es primera hora de la tarde, las nubes amenazan lluvia al fondo, en el centro de Madrid, pero yo me encuentro a unos cuantos kilómetros más al norte, me encuentro cruzando el renovado túnel de acceso al circuito del Jarama, pisando el nuevo asfalto de esas ya comenzadas obras de renovación. Una semana antes había estado ya en el Jarama con un sorprendente Peugeot RCZ R… pero lo de hoy no tiene nada que ver.

En el paddock del Jarama espera el primer box con la puerta abierta. Bajo de mi coche con dos mochilas, la de las cámaras de fotos y la del casco, gafas y guantes y ahí esta… volvemos a cruzar miradas, un rápido escrutinio de un lado a otro de su carrocería, la bolsas al suelo, me acerco, vuelvo a mirar su interior como si nunca lo hubiera hecho, su motor al descubierto… su zaga con una sola rueda.

Hoy, hoy me espera en el pitlane del Jarama el Morgan 3 Wheeler. Se trata de la edición especial de Superdry que durante las últimas semanas ha ido desfilando por varias tiendas madrileñas de la marca de ropa y con la que ya tuve un primer contacto, estático eso sí. Hoy toca poner en marcha su motor, toca ponernos tras su volante y enfilar los casi 4 kilómetros del circuito madrileño.

¿Tendrá una conducción radical?¿Qué tacto tendrá su dirección?¿su cambio? ¿Cómo será eso de trazar el Super 7 con sólo una rueda a las espaldas? Creo que este es el coche con más incógnitas por resolver, de partida, con el que me he encontrado nunca. También he de reconocerle que por enfoque se trata de uno de mis coches favoritos, por lo que además de esas otras tantas preguntas me ronda otra por la cabeza mientras me enfundo los guantes:

¿Será capaz de cumplir con mis expectativas?

2 cilindros y 2 litros de cubicaje al frente y sólo una rueda a las espaldas

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

El Morgan 3 Wheeler espera en marcha a las puertas del primer box del circuito. Ha arrancado tras un ligero carraspeo para dejarnos con un lento y grave ronroneo que bien parece el de una Harley Davison, pero con los “latidos” mucho más espaciados, más suaves y lentos, no tan broncos ni amenazadores. Gron… gron… gron… gron… gron. El Morgan parece tararear una plácida canción a la espera de que pisemos su acelerador.

Este propulsor de 2 cilindros y 2 litros (1.976 cc), con una disposición en V y atmosférico, queda al descubierto al frente de un Morgan 3 Wheeler al que fácilmente podríamos describir como un avión de combate de la Segunda Guerra Mundial que se ha quedado sin alas. Una suerte de “Spitfire” con ruedas. Con sólo 3 ruedas.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

El motor de 2 cilindros del Morgan 3 Wheeler está firmado por S&S Cycle, desarrollando una potencia de 115 caballos y un par de cerca de 140 Nm. La potencia se entrega a la rueda trasera mientras que el eje delantero se encarga de asumir el peso del motor en compañía de dos ruedas firmadas por Avon con llantas de 19 pulgadas, siendo de 16 pulgadas la llanta posterior.

Prestacionalmente registra un 0 a 100 km/h en 4.5 segundos, siendo su velocidad máxima de unos 185-190 km/h.

Un cúmulo de sensaciones en movimiento

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Me siento a la derecha, este 3 Wheeler tiene la configuración británica. Abrochamos el cinturón y aunque cuenta con regulación del pedalier para adaptarse a diferentes tamaños (nada de regulación del asiento en altura o longitud, si acaso añadiendo almohadillas a la espalda) no es necesario, volante, cambio, pedales y línea de visión me queda justo donde me tiene que quedar en una suerte de cuento de la Cenicienta en versión “petrolhead”.

Enfundado casco, guantes y gafas engrano primera con la mano izquierda y empiezo la danza hacía el final del pitlane acompañado ahora por un gorgoteo grave más rápido que no cesará en los próximos kilómetros, en marcha el sonido me sigue recordando al de una Harley Davison, menos agudo y más suave, que no poco sonoro, con la perfectamente reconocible acústica de un motor V-Twin.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Primera sucesión de curvas, aún a un ritmo contenido y primer contacto con la dirección para unas primeras pinceladas reveladoras que dejan claro el enfoque de este Mogan. La dirección no es áspera, no es excesivamente dura, tiene un buen nivel de asistencia, un buen peso, un buen tacto, está próxima a lo que nos podemos encontrar en un coche deportivo o GTI con concesiones diarias, un MX-5, un BRZ, un Mégane RS… tacto deportivo pero con poco de radical.

Algo similar ocurre con la caja de cambios que precisamente llega directamente heredada del Mazda MX-5, por lo que una de las principales virtudes del Miata queda también aplicada al 3 Wheeler. Rápida, con recorridos cortos y directos pero de nuevo, al igual que la dirección, ofreciéndonos un tacto con poco de radical y mucho de “deportividad accesible”, algo que podemos aplicar también al conjunto de pedales, a pesar de que el pedalier en apariencia a la vista nos pueda parecer decir lo contrario.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Curva rápida a derecha y sorprendentemente encuentro una primera respuesta de esa peculiar zaga con una sola rueda neutra, la entrega de potencia al tren trasero se nota, pero no parece ofrecernos una sensación demasiado extraña en lo que a estabilidad se refiere. Las cosas cambian cuando unos metros más adelante afrontamos el Super 7 con un ritmo menor y la falta de apoyo del tren trasero, la falta de tracción de esa segunda rueda no presente, se hace notar… para nuestro deleite.

Por conjunto nos encontramos por un lado con un tacto de la dirección asistido pero bueno, con peso y tacto deportivo; nos encontramos con un tacto de la caja de cambios rápido y directo pero sin asperezas y finalmente una trasera que demanda, con una sola rueda, de nuestra atención, por lo que disfrutamos de un conjunto que a los mandos resulta divertido pero no excesivamente exigente al tiempo que la zaga hace notar la ausencia de la rueda cuando buscamos pasar lo más rápido posible por una curva lenta, pasando con relativa normalidad entre curvas rápidas.

Me quedo con las ganas de saber la respuesta de su suspensión en carretera y ciudad. En circuito nos ofrece un muy buen compromiso de estabilidad.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Ficha técnica
  • Motor gasolina, 2 cilindros 2 litros, atmosférico
  • Potencia 115 cv
  • Par máximo 140 Nm
  • 0-100kmh 4.5 seg
  • Velocidad máxima 185 km/h km/h km/h
  • Peso 500 kg

[ap_michelin centrado=no]

La respuesta del motor es enérgica en la aceleración inicial para tornarse en una respuesta algo menos agresiva a medida que aumenta el régimen y el ritmo, responde bastante bien sobre todo gracias a su peso, de 500 kg. Rodamos sobre las 5.000 vueltas y el cúmulo de sensaciones no puede ser mayor. No es excesivamente exigente, al menos yo esperaba que lo fuera más y su conducción se aleja enormemente de la de un Caterham Seven muchísimo más radical, más juguetón de la zaga, más rudo en el tacto de la caja de cambios, de los pedales y por supuesto de una dirección sin asistencia alguna. Hay un mundo de distancia entre un Seven y el 3 Wheeler, precisamente el que separa a un Caterham listo para disfrutar de un track day y a un 3 Wheeler como perfecto compañero de una ruta a ritmo más tranquilo cualquier domingo.

En cuanto a la posición de conducción quedamos bastante bajos, con la mira bien puesta en el horizonte y sin apenas ver nada por debajo del pequeño cristal delantero, sin embargo, a nuestro lado tenemos una perfecta visión de la rueda derecha y el sistema de escape, que recorre por el exterior ambos laterales. De hecho, la altura y acolchado de los laterales invita a que circulemos con parte de nuestro brazo fuera de la carrocería.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Las vibraciones en su interior no son nada exageradas, aunque lo pueda parecer en una primera instancia al encender el motor desde el interruptor del salpicadero, momento en el cual tiembla ligeramente todo el armazón del 3 Wheeler. Sientes algo de moto si tenemos en cuenta el sonido del propulsor, reforzado todo ello además por el casco, mientras que la anchura disponible es limitada, pero tampoco sofocante. Podemos pensar también en cierta filosofía de moto a la hora de enfrentarnos a la inclemencias. No hay calefacción, no hay capota y si nos sorprende la lluvia no tenemos porque preocuparnos de que algo, más allá del cuero y nosotros mismos, se vaya a mojar. Eso sí, cuenta con una lona para cuando lo aparquemos, abotonada alrededor de la cabina.

El sello de Superdry en una edición limitada a 200 unidades

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Superdry es una joven firma de ropa británica que nacida en 2003 cuenta con una edición especial del Morgan 3 Wheeler como perfecto embajador. Los lazos con la firma de ropa quedan más que patentes en las grafías de su lateral, en el 23 que adorna los flancos frontales, en el “Superdry” de su zaga, las banderas británica y japonesa, la insignia de la marca en uno de los laterales y en el volante, que recibe además unas costuras en el naranja de la compañía, presente también en las letras japonesas de la parte inferior de su zaga. El tapón de la gasolina también es propio de esta versión y en la parrilla frontal de nuevo queda claro su origen ligado a la firma de ropa con un “S-DRY-JPN” en blanco sobre el fondo negro.

El cuero guateado de su habitáculo, curtido, de aires envejecidos, también lleva el sello de la marca y es que esta edición especial cuenta además con una cazadora de piel a juego con el cuero empleado en el escueto habitáculo del 3 Wheeler.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Junto a esta combinación de cuero y grafías específicas en su exterior nos encontramos con unos neumáticos también de diseño exclusivo, con una franja naranja; unos faros delanteros cubiertos por una rejilla; cinchas de cuero con un acabado sublime, de interior lanoso para no dañar la carrocería con el roce y un tono de pintura plateado con acabado mate también específico.

¿Un capricho caro? No lo creo

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas

Por y para disfrutar. No hay planteamiento lógico alguno en la compra de un 3 Wheeler pero ¿y quién demonios quiere la lógica ante un coche así?

Domingos al sol, carreteras secundarias, vermut, queso y vuelta a casa al anochecer con el Kind of blue de Miles Davis en la cabeza, porque no, no hay radio ¿de verdad que hay alguien que busque una radio en un Morgan 3 Wheeler?

El Morgan 3 Wheeler no tiene rival en el mercado. Podemos pensar en el Caterham Seven, pero son dos formas totalmente diferentes de entender la ociosidad con los únicos denominadores en común del peso contenido y su procedencia británica. Cualquier otro deportivo, descapotable o coche “con alma” que busquemos por unos 40.000 euros no se acercará en nada al 3 Wheeler. Podemos encontrar coches divertidos, como el Subaru BRZ, podemos encontrar descapotables, como el Mazda MX-5 o el BMZ Z4, podemos pensar en compactos deportivos, pero no tienen nada que ver con lo que nos puede ofrecer un Morgan 3 Wheeler, no será tan cómodo, ni sobre todo tan práctico, tampoco tan rápido ni efectivo en circuito… pero posiblemente no tengamos con ninguno de ellos una experiencia tan completa y satisfactoria como con el Morgan.

Morgan 3 Wheeler a prueba: irreverencia británica sobre 3 ruedas


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Con un precio de 37.200 euros de partida, sin entrar en ediciones especiales ni añadidos, pienso que el Morgan 3 Wheeler tiene un precio contenido. Sí, son 37.000 euros, pero a cambio nos encontramos con un coche construido a mano con el mimo de Morgan, nos encontramos con un coche donde la experiencia de conducción y la experiencia visual de verlo están al margen de cualquier baremo habitual. Puedes tener un Ferrari 458 Italia al lado en el semáforo… y difícilmente conseguirá llamar más la atención que el Morgan 3 Wheeler. Para bien o para mal, no es un coche apto para tímidos.

Me quedo desde luego con ganas de pasar más tiempo con el Morgan 3 Wheeler, de salir a disfrutar más allá del circuito por alguna carretera de la sierra madrileña e incluso de salir esa misma noche a cenar a algún restaurante del centro con él. Me ha parecido, a pesar de la ausencia de una rueda en su zaga, mucho más dócil que un Caterham Seven, también he de elogiar su precio teniendo en cuenta que se trata de un coche producido a mano, totalmente de capricho y el cúmulo de sensaciones que es capaz de ofrecernos y… ¿qué decir de su estética? A mí personalmente esa combinación de elegancia clásica e irreveerencia me ha enamorado.