Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz Jaguar F-Type Coupé La última joya de la corona

Se suele decir que la belleza es subjetiva, que para gustos los colores. Y no. Bello a fin de cuentas es aquello que a la vista agrada y hay cosas que se alejan de toda duda. De hecho Jaguar se ha encargado de demostrárnoslo en el último Salón de Los Angeles. Nos ha dejado con uno de los coupés más bonitos de los que actualmente se comercializan. Nos ha dejado con el perfecto ejemplo de lo que un coupé británico debe ser. Con músculo, con agresividad, pero al mismo tiempo con unas perfectas y delicadas curvas. El Jaguar F-Type Coupé es una obra maestra del diseño… pero además, está perfectamente maridado con un gran corazón de 550 caballos.

El Jaguar F-Type con su carrocería descapotable nos dejó ya meses atrás con una zaga en la que la caída del portón unido a las alargadas ópticas traseras, ahondaban en un perfecto conjunto que para colmo llega acompañado por un espectacular sonido. En el coupé esa zaga ha quedado totalmente superada, ha quedado acompañada por una perfecta caída del techo, por unas atractivas proporciones que no hacen más que cuestionarnos si decantarnos por el placer de conducir a cielo descubierto o por esta espectacular silueta estrenada por el coupé. No nos lo has puesto nada fácil Jaguar.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Bajo su capó late un V8 llevado ahora hasta los 550 caballos. A sus espaldas, el inevitable peso del pasado, de un abuelo, el Jaguar E-Type, que ha sido nombrado en no pocas ocasiones como el coche de producción más bello, se dice pronto (aunque seguramente el Alfa Romeo 33 Stradale pueda decir algo al respecto).

¿Digno sucesor el F-Type Coupé de aquel E-Type coupé que en los sesenta conquistó a medio mundo a golpe de diseño británico? No me cabe la menor duda.

Curvas y garra combinando la elegancia con la más agresiva deportividad

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Ficha técnica
  • Motor V8, 5.0 compresor
  • Potencia 550 CV
  • Par máximo680 Nm
  • 0-100kmh 4.2 seg
  • Velocidad máxima 300 km/h km/h
  • Peso 1.577-1.594 kg kg

[ap_michelin centrado=no]

La deportividad del Jaguar F-Type está más que sobradamente demostrada si, antes de pisar su acelerador, miramos cara a cara, a los ojos, a este felino. Esa misma mirada, ese mismo nervado capó, esas branquias flanqueando a la parrilla… que nos encontrábamos en el modelo descapotable sí, pero ahora matizadas por una zaga en la que el toque clásico, el toque de elegante rebeldía está más que presente en ese pilar posterior. Refinadamente asalvajado.

Por supuesto esa deportividad queda totalmente ratificada si levantamos su capó. Sí, hay un V6 de 3 litros al que quizá le queda algo holgada esta carrocería, disponible compresor mediante, en 340 y 380 caballos, pero este traje se hizo a medida, por Ian Callum, para acompañar al corazón de 8 cilindros en V y 550 caballos del Jaguar F-Type R Coupé . De hecho, frente al descapotable, frente al Jaguar F-Type R Cabrio, el coupé luce un techo de potencia de 550 caballos, siendo de 495 caballos en el descapotable.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Su par es de 680 Nm, por supuesto tracción trasera y prestacionalmente alcanza los 100 km7h desde parado en sólo 4.2 segundos. Su velocidad máxima está limitada a 300 km/h y es capaz de pasar de 80 a 120 km/h en sólo 2.4 segundos. Para su transmisión se recurre a una caja de cambios Quickshift automática de 8 relaciones y por supuesto los 550 caballos pasan del V8 al asfalto a través del eje posterior.

Esta potencia lleva al F-Type hasta el terreno del Jaguar XKR-S GT, el Jaguar que hasta la fecha, era el máximo referente actual de la deportividad de la marca, pero lo hace, convirtiéndose, con un chasis de aluminio, en el Jaguar con la mayor rigidez torsional producido hasta la fecha.

Junto a este V8 y al chasis de aluminio nos encontramos con el Electronic Active Differential (un diferencial autoblocante electrónico) mientras que para sus frenos podemos recurrir opcionalmente a una dotación de frenos carbocerámicos con unos discos delanteros de 398 mm, acompañados por pinzas de 6 pistones y unos discos traseros de 380 mm. En tal caso, en el caso de elegir la dotación de frenos carbocerámicos, estaremos obligados a contar con llantas de 20 pulgadas.

En su habitáculo, de dos plazas, la deportividad queda más que demostrada por unos asientos de tipo backet de grandes espaldas, además el puesto de conducción queda totalmente separado del del copiloto, ni siquiera invitándole a manipular el climatizador o el equipo de música. Ante nosotros, un volante achatado por la base, buscando transmitir incesantemente esa deportividad. La personalización de este habitáculo está totalmente presente en las opciones de Jaguar, encontrándonos con materiales como la alcántara, el aluminio y por supuesto el cuero e incluso dada su nueva naturaleza como coupé podemos hablar de una mayor practicidad gracias ahora a un maletero que llega hasta los 407 litros, pero estamos hablando de un Jaguar F-Type… ¿a quién demonios le interesa la practicidad?

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Un compromiso con el pasado

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Jaguar tiene un enorme compromiso con la historia. Un compromiso de elegancia y deportividad con el que generación tras generación deben cumplir sin renunciar al carácter británico de su diseño. Ahora le toca cumplir al Jaguar F-Type, al coupé con la herencia del Jaguar E-Type y con el aún presente Jaguar XK, ejerciendo ahora más si cabe de GT que de modelo deportivo, aunque el XKR, el XKR-S y sobre todo el XKR-S GT se empeñen en afirmar lo contrario; al cabrio con la británica tradición, casi a la altura del té, de los roadsters, con un pasado en el que nos encontramos con ilustres siluetas como la del XK120 y por supuesto de nuevo con el E-Type, eso sí, con carrocería converitble.

Por lo tanto el legado más directo del nuevo Jaguar F-Type coupé queda en manos del Jaguar E-Type… y eso, sin dudar segundo alguno, es un compromiso desmedido, el diseño del Jaguar E-Type bien merece que lo amemos sin concesión alguna a la cordura… y ahora el Jaguar F-Type coupé tiene que ser capaz también de ello.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Ese largo morro y una contenida zaga donde la curvatura de la caída del techo se gana el grueso del protagonismo, tal y como sucede ahora con el Jaguar F-Type Coupé, se presentaba, con el nombre de Jaguar E-Type, XK-E en Estados Unidos, a comienzos de los 60, en 1961, durando en el mercado hasta mediados de los 70.

A su paso nos dejaba una importante marca en la cronología de la historia del automovilismo como uno de los coches más bonitos, algo que el mismísimo Enzo Ferrari se encargó de afirmar, una belleza incluso reconocida por parte del MoMA (Museo de arte moderno) de Nueva York. Además de este hito, podemos considerar al Jaguar E-Type como uno de los primeros deportivos europeos de producción masiva, ya que durante los 14 años que estuvo a la venta se llegaron a comercializar más 70.000 unidades. Entre sus propietarios nos encontramos con Steve McQueen y Brigitte Bardot.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Bajo su capó el Jaguar E-Type primigenio contaba con un bloque de 6 cilindros y 3.8 litros que llegaba a los 265 caballos con un par de 350 Nm y que bien le valía ya en los sesenta para alcanzar una velocidad de 240 km/h. Su precio era de 2.256 libras, al cambio unos 2.700 euros.

Tras la mecánica de 6 cilindros en línea llego una alternativa de 4.2 litros que entregaba la misma potencia que el 3.8 mientras que en los 70 se introdujo ya una mecánica V12 de 5.3 litros que entregaba 270 caballos.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Por aquel entonces, desde Reino Unido nos llegaba también un espectacular Aston Martin DB5, Lamborghini estaba inmersa en el Miura, el Islero y el Espada, Ferrari con el 365, Porsche con el 911 y los proyectos del 912 y 914.

Al Jaguar E-Type le sucedía el Jaguar XJ-S, más tarde denominado XJS, disponible tanto con carrocería coupé como con carrocería cabrio e incluso contando en su gama con una alternativa Targa. Su producción también fue longeva, durando desde mediados de los 70 hasta 1996, consiguiendo superar las 115.000 unidades producidas.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

Más allá del concepto deportivo que presentaba en los sesenta el Jaguar E-Type, el Jaguar XJ-S se adentraba más en la línea del Gran Turismo, línea que más tarde seguiría su sucesor, el Jaguar XK, quien actualmente, aún con rumores ya de un nuevo modelo en los próximos años, comparte gama con el Jaguar F-Type, al que sí podemos considerar un sucesor más directo del Jaguar E-Type, aún teniendo en cuenta que el Jaguar E-Type coupé era un 2+2 y no un biplaza como hoy se presenta el F-Type coupé.

Bajo el capó del XJ-S seguía presente una mecánica V12 de 5.3 litros, tal y como lucía el último de los E-Type, consiguiendo una potencia de 284 caballos. Además, tras su debut, ya en los 80, se introdujo una alternativa de 6 cilindros en línea y 3.6 litros que entregaba una potencia de 224 caballos. En la última etapa, en los 90, nos encontramos con otro 6 cilindros de 4 litros, rondando los 230 caballos, así como un V12 de 6 litros que entregaba 300 caballos.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

A finales de los 80 se presentaba demás el Jaguar XJR-S, una versión deportiva, producida por Jaguar Sport, que limitada a 350 unidades y manteniendo la mecánica V12 de 5.3 litros, así como posteriormente el bloque de 6 litros, introducía nuevos detalles en su carrocería, nuevas llantas y sobre todo una puesta a punto de la parte ciclo específica.

Por tanto del E-Type al XJ-S nos encontramos un paso de un deportivo a un GT, que más tarde daría paso a un Jaguar XK del que actualmente se comercializa su segunda generación, conservando el espíritu GT, para encontrarnos finalmente con el Jaguar F-Type, quien parece dispuesto a heredar el encanto del E-Type.

No nos lo has puesto nada fácil Jaguar

Jaguar F-Type, la última joya de la corona

cuando el proyecto del Jaguar F-Type daba los primeros pasos muchos vieron en este nuevo biplaza de Jaguar un rival directo del Porsche 911. A su llegada la sensación ha sido de que el F-Type quedaba un escalón por debajo del eterno deportivo de Stuttgart… pero antes de decidirnos entre la compra del alemán o del F-Type hay una pregunta que tenemos que responder… ¿cabrio o coupé?

Jaguar no nos lo ha puesto nada fácil el decantarnos por uno o por otro. El Jaguar F-Type roadster no se queda corto en belleza y además ofrece el plus de poder descapotar cuando queramos para pasar a disfrutar del V6, o por supuesto mejor del V8, sin techo que medie entre nuestras orejas y el sistema de escape. Pero claro, ahí está el coupé, con una espectacular caída traserea, con una elegante zaga, con ese cristal posterior y para colmo en la versión V8 con un extra de potencia de 50 caballos.

¿Coupé o Roadster?… difícil elección.

Jaguar F-Type, la última joya de la corona