Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz La nueva visión de AMGMercedes-AMG GT

Del Mercedes SLR McLaren al Mercedes SLS AMG y ahora el Mercedes-AMG GT. Los de Stuttgart han ido paso a paso, generación en generación de deportivos biplaza, buscando su hueco, un camino, una experiencia, que les lleva ahora hasta un nuevo segmento de la mano del AMG GT, que les lleva hasta tierras del mismísimo Porsche 911, un territorio bastante poco amigable en los últimos tiempos: el BMW i8 y el Jaguar F-Type también buscan aquí su sitio.

Hemos tenido la oportunidad de sentarnos ya tras el volante del Mercedes-AMG GT, aunque no, todavía no hemos podido conducirlo. La experiencia, durante la premiere mundial del modelo, nos sirve para ir haciéndonos una idea bastante clara de lo que nos ofrece la nueva alternativa deportiva de Mercedes-AMG, aunque por supuesto seguimos con la incógnita de cómo será su dinámica frente a la del 911, convertido en referencia, la del F-Type y su enfoque canalla y de un BMW i8 que a pesar de su porte tiene más de GT que de superdeportivo.

Un V8 bajo el capó, 462 o 510 caballos entregados al tren trasero, todo un abanico de sofisticadas soluciones técnicas para su parte ciclo, delicadas curvas en su carrocería… teníamos unas ganas enormes de conocer al nuevo Mercedes-AMG GT. Ahora lo tenemos ante nosotros, es la hora del primer cara a cara.

Desde Affalterbach

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

El Mercedes-AMG nace en las instalaciones de Affalterbach, la sede, la casa, de la división deportiva de Mercedes, de AMG. Allí donde nacen los V12, los V8 6.3 atmosféricos que tristemente pronto nos dejarán y donde ya se está dando vida a los nuevos V8 4.0 sobrealimentados que poco a poco irán desde el AMG GT al resto de la gama de AMG.

Allí, en Affalterbach, a escasa media hora de Stuttgart, tuvo lugar el debut del AMG GT. Un lugar inmejorable para ello. Lo hizo en compañía de los trabajadores que durante los próximos años lo construirán, orgullosos, se les notaba en la cara; en compañía de Tobias Moers, al frente de AMG; de Dieter Zetsche, presidente de Daimler; de los padres fundadores de AMG Hans Wener Aufrecht y Eberhard Melcher; de pilotos de la marca, con Nico Rosberg encargado de subir al AMG GT al escenario y sin perder de vista a Bernd Schneider, que ejerce de speaker de la ceremonia.

Ante nosotros, en un escenario situado donde habitualmente se realizan las entregas a los clientes, un Mercedes-AMG GT S amarillo, precioso. Posiblemente con el color que mejor le sienta. Imposible no recordar al Mercedes SLS AMG Black Series, que fue presentado las fotos oficiales, tiempo atrás, en el mismo tono amarillo, pero no, hoy entramos en una nueva era.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Su planta, su porte, comparado con el del Mercedes SLS, ya nos advierte de esa nueva era, de ese nuevo enfoque. Luce más contenido, menos masivo que el alas de gaviota. Queda claro que aquí estamos ante un peldaño inferior, ante un modelo de mayor volumen. También queda claro que estamos ante una silueta de bellos matices, de atractivas, aunque sutiles, curvas.

“Un posicionamiento más agresivo”, “un desafío”. Cada palabra pronunciada por los miembros de la marca suena a enfrentamiento con el 911.

Acompañan a esta unidad otro GT S en un tono plateado algo satinado que también le sienta bastante bien y un GT rojo que no termina de convencer bajo los focos del recinto, pero ahondemos más en profundidad sobre lo que nos ofrece su diseño, sobre la experiencia de su habitáculo y lo que hemos podido ver durante la intensa jornada que hemos pasado en Affalterbach con motivo de su presentación.

Su diseño exterior: dando vida a un clásico de elegante silueta

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Un diseño puro. Sencillo y conservador. Sí, el SLS también lucía un diseño clásico, pero aquí estamos hablando de líneas orgánicas, de trazos naturales, superficies sin más complicación que la de una sencilla, suave, curva. El SLS lucía un porte de mayor carácter sí, aquí estamos ante una elegancia, una sutileza, más armoniosa.

El concepto de su silueta sigue el esquema clásico de la marca. Lo vimos en el SLS y viene de tiempo atrás, del 300 SL y ese concepto de morro largo y habitáculo retrasado. Esquema ahora reinterpretado bajo un nuevo lenguaje.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

El toque clásico lo tenemos por tanto en su silueta, la elegancia queda implícita en sus curvas y sus ópticas traseras y las formas de su paragolpes delantero aportan una perspectiva moderna.

Sin duda el punto más digno de admiración llega desde la caída de su zaga y sus aletas posteriores
, del último pilar descendiendo en compañía de un cristal posterior en forma de flecha y como este pilar reposa sobre una escueta zaga de anchura resaltada por sus ópticas finas de diseño horizontal.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Le han llovido críticas al AMG GT porque para muchos no ha superado al SLS, pero vuelvo a recordar que debemos entender al AMG GT no como un sucesor directo del alas de gaviota, sino como un nueva ofensiva de Mercedes hacia un nuevo segmento, el de los deportivos medios.

Su interior: calidad, espacio y deportividad

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

De fácil acceso, en la línea del 911 y F-Type, siendo el i8 infinitamente más radical en ese aspecto, nos encontramos ante un interior donde también se ha suavizado la vertical del salpicadero que nos encontrábamos en el Mercedes SLS para ofrecerse un perfil más curvado, siguiendo con lo visto en su exterior.

Nos encontramos elementos comunes al resto de la marca sí, no falta el mando de superficie táctil para controlar sus menús, tampoco esa pantalla flotante que tantas críticas le valió en su momento al Mercedes Clase A e incluso los aireadores se dan un aire a los del Mercedes Clase S, aunque aquí no nos encontramos entre ellos con un reloj analógico.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

El habitáculo es amplio y los asientos deportivos cómodos. Se respira un claro aroma a GT, como su propio nombre indica, más incluso que en el Posche 911 frente al cual nos muestra un diseño interior más sencillo, menos recargado que el 911.

Al frente, el volante, acabado en alcántara y con la base ligeramente achatada, acompañado por una instrumentación de diseño sencillo, clásico y de fácil lectura, contando con una configuración sin sorpresa en la que el velocímetro se muestra a la izquierda, el cuentarevoluciones a la derecha y entre ambos una pantalla digital ejerciendo de ordenador de a bordo. A nuestro alrededor un surtido de ejemplos de buen acabado que van desde los botones en aluminio al tratamiento del cuero y los ajustes.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Amplio, cómodo, bien acabado y además surtido de un sistema multimedia con una bonita interfaz. Trasteando entre los diferentes menús, modos y opciones me voy encontrando con diferentes grafías en las que aparece perfectamente representado el Mercedes AMG GT, con transiciones en las que se abren sus puertas, se encienden sus luces, nos revela su mecánica… muy cuidado el aspecto del sistema multimedia.

Destaca sobre el puente central el grupo de botones que se extiende a ambos lados, de diseño redondo y con una bonita integración. Desde estos botones controlaremos aspectos como el sistema de escape, la suspensión, el control de tracción, los modos de conducción, el volumen del sistema multimedia…

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

siguiendo con su habitabilidad nos encontramos al abrir el portón del maletero con una excelente capacidad de carga teniendo presente el segmento en el que nos encontramos. De amplio acceso, comunicado con el habitáculo, aunque con la posibilidad de correr una cortinilla, nos encontramos con una capacidad de 350 litros, más que suficiente para las maletas de los dos ocupantes.

Su motor: adiós al motor atmosférico, hola a un nuevo V8 4.0 biturbo

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Ficha técnica
  • Motor V8 4.0 Biturbo
  • Potencia 462 – 510 cv cv
  • Par máximo 600 – 650 Nm
  • 0-100kmh 4 – 3.8 segundos
  • Velocidad máxima 304-310 km/h
  • Peso 1.570-1.540 kg (en vacío)

[ap_michelin centrado=no]

Bajo el largo morro, de sutiles nervaduras, nos encontramos con una nueva mecánica AMG. Con el código interno M178 se presenta un propulsor V8 4.0 biturbo con dos niveles de potencia. Por un lado 462 caballos para el AMG GT, por otro, 510 caballos para el AMG GT S, desarrollando un par de 600 Nm entre las 1.600 y las 5.000 rpm en el primero y 650 Nm entre las 1.750 y 4.750 rpm en el caso del GTS.

La potencia queda entregada al eje posterior y aunque en Mercedes últimamente se están incorporando varias versiones de tracción total no se espera que así sea en el AMG GT.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Prestacionalmente el AMG GT registra un 0 a 100 km/h de 4 segundos, mientras que el GT S para el crono en los 3.8 segundos. Su velocidad máxima es de 304 y 310 km/h respectivamente homologando un consumo de 9.3 l/100 km en el GT y de 9.4 l/100 km en el GT S.

Con mucho de la tecnología ya vista en el A 45 AMG, CLA 45 AMG y GLA 45 AMG, de hecho comparte relación de diámetro/carrera, nos encontramos con el sistema de sobrealimentación integrado dentro de la V del motor en lugar de en el exterior siendo el primer motor de cárter seco con esta configuración.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Por supuesto su mecánica V8 se construye bajo la filosofía “one man one engine” que lleva a un solo operario a ensamblar el motor de principio a fin, dándole así la responsabilidad absoluta sobre esa mecánica, que posteriormente quedará firmada con una placa en su parte superior. En nuestras visita a Affalterbach pudimos ver como actualmente convivían en la línea de montaje los M156, el V8 6.3 atmosférico, con el nuevo M178, algo a lo que se pondrá fin en las próximas semanas.

Esta mecánica queda acompañada por una caja de cambios de doble embrague y siete velocidades que queda ubicada junto al eje posterior para mejorar así el reparto de pesos, consiguiendo un reparto del 47% al frente y un 53% a la parte posterior. El bloque aporta al conjunto un total de 209 kg, mientras que el chasis supone 231 kg de un conjunto de 1.540 kg en el caso del GT y de 1.570 kg en la versión GT S.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Nos encontramos además con un sistema de selección de modo de conducción, el AMG Dynamic Select, que permite configurar el comportamiento del coche entre C (modo eficiente), S (deportivo), S+ (más deportivo) o I (modo individual configurado al gusto). Además el GT S cuenta con el modo RACE.

Su parte ciclo: suspensiones y soportes del motor adaptativos, un diferencial de gestión electrónica…

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

La gran incógnita aún del Mercedes AMG GT es su dinámica, ¿será superior a la del Porsche 911?¿se aproximará más al concepto gran turismo deportivo del BMW i8?

Desde luego argumentos para confiar en su dinámica llegados desde la parte ciclo no nos faltan. Tampoco, sea dicho de paso, tiene mala pinta su V8 4.0 biturbo, aunque por supuesto no quita que vayamos a echar de menos al atmosférico V8 de 6.3 litros.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Bajo una estructura de aluminio nos encontramos con un conjunto de motor delantero, tracción trasera y caja de cambios ubicada en la parte trasera (transaxle) acompañada por una parte ciclo conformada por una suspensión independiente en ambos ejes de paralelogramo deformable desarrollada en aluminio acompañada por un conjunto de frenos con discos delanteros de 360 o 390 mm en función de si estamos ante el GT o el GT S, con posibilidad de recurrir además a los frenos carbocerámicos, siendo en tal caso de 402 mm.

La suspensión es adaptativa electrónicamente en el caso del GT S, pudiendo recurrir al mismo conjunto en el GT de manera opcional. También existen diferencias entre el GT y el GT S en lo que a su diferencial respecta, siendo mecánico en el GT y de gestión electrónica en el GT S.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Además nos encontramos con la interesante novedad de un sistema de soportes activos para la mecánica, denominado como AMG Chassis Controller. Este sistema se encarga de gestionar la rigidez del conjunto para mejorar el paso por curva según la situación, lo que nos deja con un conjunto de lo más evolucionado si unimos este sistema a la suspensión adaptativa y al diferencial electrónico.

Este sistema queda reservado al paquete AMG Dynamic Plus que añade además de estos soportes una dirección recalibrada y unos muelles más firmes, dandole además una mayor caída a los neumáticos del eje delantero.

Completa la parte ciclo unas llantas de 19 pulgadas de aleación con neumáticos 255/35 en el eje delantero y 295/35 en el eje posterior, siendo en el caso del AMG GT S de 19 pulgadas en el eje delantero con unas medidas de 265/35 y de 20 pulgadas en el tren posterior, con medidas de 295/30. Además, de manera opcional, se ofrece la posibilidad de contar con unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 desarrollados de manera específica para el modelo.

Por ahora más allá de la teoría sólo nos queda tener fe en el trabajo de Mercedes y atenernos a las palabras de Bernd Schneider, 5 veces campeón del DTM, que tras encontrarnos con él al termino de la ceremonia nos habló de una mayor facilidad de uso del AMG GT frente al Mercedes SLS AMG, con un, textualmente, “es más fácil rodar rápido con el AMG GT, el SLS tiene más carácter y es más radical cuando se rueda rápido”.

Mercedes-AMG GT: la nueva visión de AMG

Tengamos también presente la máxima bajo la que ha sido desarrollado, el “Handcrafted By Racers”. Además de algunas de las claves dadas por la marca en las que se habla de unos bajos contundentes, una entrega lineal y un comportamiento ágil.

Esperamos no tardar demasiado en comprobar en primera persona su comportamiento y ver a que altura queda frente al Porsche 911. Estará a la venta en primavera de 2015 y llegará con un precio de unos 150.000 euros, aunque todavía no hay una cifra exacta.