Actualizado 05:04

Porsche 911 2016, todo lo que tienes que saber en 7 claves: ¡llegan los motores biturbo!

( @HerraizM ) el

Porsche renueva al mito, renueva al Porsche 911. La generación 991, presentada a finales de agosto de 2011, deja paso a un lavado de cara que introduce una importante evolución mecánica. Sí, los modelos de entrada a la familia 911 tienen ahora una motorización biturbo que llega proponiéndonos cifras de potencia mayores al tiempo que el consumo se reduce, pero no, como ya te imaginarás no es este el único cambio.

Nuevos motores biturbo más potentes

Adiós a los propulsores atmosféricos de 6 cilindros y 3.6 litros. Los nuevos motores tienen 3 litros, son biturbo y entregan 20 caballos y 60 Nm más que los anteriores.

Sin duda el principal cambio de este lavado de cara llega de la mano de unas nuevas mecánicas biturbo. A espaldas del habitáculo, sobrepasando, claro, el eje posterior, nos topamos con una nueva mecánica bóxer de tres litros de cubicaje y 6 cilindros que sobrealimentación mediante pasa a desarrollar una potencia de 370 caballos en el caso de los Porsche 911 Carrera y de 420 caballos en el caso de los Porsche 911 Carrera S.

Estas nuevas cifras de potencia suponen un salto de 20 caballos en ambos casos respecto a la versión previa, pero la llegada del turbo también implica nuevas cifras de par, encontrándonos con 60 Nm más de par en cada caso, dejándonos con un total de 450 Nm en el Porsche 911 Carrera y de 500 Nm en el Porsche 911 Carrera S.

Estas cifras de par se entregan en una franja de entre 1.700 y 5.000 rpm, encontrándonos con un régimen máximo de 7.500 rpm en ambos modelos. La diferencia de potencia entre el Carrera y el Carrera S llega de la mano de cambios en los turbos empleados, en el sistema de escape y en la gestión electrónica de este motor.

Más potencia, mejores prestaciones y menos consumos:

La llegada de estos nuevos propulsores no sólo implica la aparición de nuevas cifras de par y potencia que, como es de imaginar, habrán mejorado las cifras de prestaciones. También se han mejorado los registros en lo que a consumos se refiere.

Con esta nueva configuración mecánica nos encontramos con una reducción de consumo que en el caso del 911 Carrera con el cambio PDK es de 0.8 l/100 km, dejándonos con un total de 7.4 l/100 km mientras que en el Carrera S con cambio PDK la reducción llega hasta 1 l/100 km brindándonos como cifra final 7.7 l/100 km.

Porsche_911_2016_DM_5

Prestacionalmente, tomando de nuevo la variante con el cambio PDK y equipándola con el paquete Sport Chrono nos encontramos con un 0 a 100 km/h de 4.2 segundos para el 911 Carrera, 0.2 décimas más rápido que la versión saliente y 3.9 segundos para el Carrera S, otras 0.2 décimas menos.

La velocidad máxima también es mayor. El Carrera alcanza los 295 km/h, 6 km/h más mientras que el Carrera S registra 308 km/h, 4 km/h más.

Ahora con modos de conducción:

Si equipamos nuestro Porsche 911 con el paquete Sport Chrono, opcional, nos topamos con un nuevo selector de modo de conducción derivado, mencionan desde Porsche, del empleado en el 918 Spyder.

Este selector de modo de conducción nos permite elegir entre “Normal”, “Sport”, “Sport Plus” e “Individual”. Cada uno de estos modos nos ofrece cambios en la suspensión activa PASM, en los soportes dinámicos del motor, el cambio PDK, la respuesta del propulsor y el sistema de escape deportivo

Cambios en su parte ciclo: ahora con suspensión activa de serie

911 Carrera S Cabriolet

Este renovado Porsche 911 cuenta ahora con la suspensión activa PASM de serie, lo que implica, además de abrirnos el abanico de diferentes configuraciones, una menor altura, 10 mm menos. Para aquellos que teman que con esta reducción de altura no va a poder entrar cómodamente en su garaje la solución llega con el conocido sistema de elevación del tren delantero, capaz de alzar el morro del 911 en 40 mm.

Del 911 Turbo y del GT3 hereda el Carrera S la posibilidad de contar de manera opcional con un nuevo eje posterior direccional, mejorando la estabilidad a velocidades altas y mejorando la maniobrabilidad a velocidades bajas.

Las llantas también son nuevas, en el eje posterior del Carrera S nos topamos con una mayor anchura pasando de 295 mm a 305 mm.

Más allá del nuevo entramado mecánico, ¿qué cambios exteriores hay?

Los principales cambios de este renovado 911 están en su mecánica, siendo bastante discretos los detalles de nueva factura de su exterior. Nos topamos ahora con unas nueva sópticas delanteras con luces diurnas LED de 4 puntos, unos nuevos tiradores para las puertas, un nuevo capó trasero y unas nuevas ópticas posteriores.

Y… ¿qué ocurre en su interior?

Porsche_911_2016_DM_1

Hay un nuevo volante, derivado del empleado en el 918 Spyder y con un diámetro de 375 mm. De manera opcional hay un volante deportivo GT de 360 mm.

En su habitáculo los cambios son más notables y llegan con un nuevo volante, con un diseño basado en el del Porsche 918 Spyder y un nuevo sistema multimedia, con un nuevo modulo de navegación online y control por voz. Este sistema multimedia cuenta con una pantalla táctil de siete pulgadas y presenta una interfaz similar a la de los smartphone. En el reposabrazos central hay también un hueco ahora para dejar el móvil y de la mano del sistema Apple CarPlay podemos conectar el iPhone a este nuevo sistema multimedia.

También hay nuevos sistemas de seguridad y asistencia a la conducción:

Junto a todos estos cambios nos encontramos con el control de velocidad automático opcional, el control de crucero adaptativo con función de navegación a vela (asociado al cambio PDK), asistente de cambio de carril y el sistema de frenado multi-colisión.

Galería de imágenes del nuevo Porsche 911:

911 Carrera S