Actualizado 05:00

El Porsche 911 Targa de Singer podría ser el Porsche perfecto

( @sergioalvarez88 ) el

El trabajo que Singer Vehicle Design hace sobre los Porsche 911 es sencillamente espectacular. Hemos hablado largo y tendido de estos artesanos estadounidenses del 911, y jamás nos cansaremos de ello. Su trabajo más reciente se basa en el Porsche 911 Targa, y es de hecho su primer trabajo sobre una carrocería que no sea coupé. Su primera aparición pública tiene lugar estos días en el Goodwood Festival of Speed, pero ya tenemos todas sus imágenes e información oficial. Os sugiero que os pongáis ya el babero.

Una obra de arte con ruedas

El arco plateado de seguridad tiene ahora dos aberturas, únicas para este 911 Targa de Singer.

Este Singer Porsche 911 Targa comenzó su existencia como un Porsche 911 Targa, con carrocería 964. Aunque es una base relativamente moderna, aún guarda proporciones muy fidedignas con los 911 clásicos. Singer entonces ha reemplazado una gran parte del coche por componentes artesanales de altísima calidad. Además de mejorar su imagen, motor y prestaciones, dan al coche un aspecto mucho más retro, que le hace envejecer unos 15 años en el tiempo, hasta principios de los 70. Pero como el buen vino, envejece muy bien.

Lo primero es ensanchar la carrocería, una de las marcas de la casa. Para ello recurren a Aria Group, un grupo empresas automovilísticas del sur de California, que construyen paneles de carrocería en fibra de carbono perfectamente acordes a lo que Singer necesita. De esta manera, tras montar unas llantas Fuchs, se consigue un aspecto clásico intachable rematado con calidad obsesiva. Las ópticas y paragolpes también se adecuan a periodos anteriores del 911. Nadie pensaría que su chasis sigue siendo el de un 964.

Los espejos son manuales y el tirador de las puertas es una cinta de cuero, más propia de un coche old-school.

El motor es una de las piezas claves de esta fantástica restomod. El propulsor original de 250 CV y 3,6 litros se envía a Ed Pink Racing, que lo reconstruye y modifica sus especificaciones. Ahora es un motor de cuatro litros de cilindrada, con una potencia máxima de 390 CV, que se acopla a la caja de cambios manual de seis relaciones de un Porsche 993. El motor sigue siendo un atmosférico refrigerado por aire, pero tiene mucho más carácter y vive a un régimen de giro mucho más alto. Sus escapes centrales dejan emanar una gloriosa melodía.

Una suspensión Öhlins de primer orden y un nuevo equipo de frenado rematan una parte ciclo que dejaría atrás a muchos superdeportivos actuales. No se ha especificado el ahorro de peso, pero es decididamente más ligero que el coche del que parte, y podría pesar menos de 1.400 kilos. Pero como con todos los Singer, los detalles son la parte más importante del coche. La bahía del motor está forrada en cuero anaranjado cosido a mano, al igual que el maletero delantero, donde se encuentra un juego personalizado de equipaje.

Los trabajos de Singer sobre un Porsche 911 arrancan en 395.000 dólares, coche aparte. Es una obra de máximo nivel.

El interior es otro nivel. Allá donde se mire, las superficies han sido retapizadas con los mejores materiales del mercado. La instrumentación se adapta a las nuevas prestaciones del coche y todas las superficies están recubiertas de una combinación de cuero y Alcantara de tonos anaranjados. Fijaos en la preciosidad que es el volante o la caja de cambios, al igual que el detallado recubrimiento del salpicadero. Si no costase cerca de medio millón de euros, ya tendría juguete donde gastar mis ahorros.

Os aconsejo igualmente leer la entrevista de Autoblog USA a Singer Vehicle Design.

Fuente: autoblog.nl
En Diariomotor: Singer Porsche 911, un deportivo clásico pero muy actual que recibe motores Cosworth