Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz Y la tecnología se convirtió en arteJaguar C-X75

Estamos ante una nueva era para los superdeportivos… estamos ante la era del McLaren P1, del Ferrari LaFerrari, del Porsche 918 Spyder. Una era en la que Jaguar no quería perder la oportunidad de estar presente… una era para la que nació el Jaguar C-X75. El superdeportivo que la marca británica se merecía… el superdeportivo que todos los aficionados al motor queríamos ver entre las filas de la marca, entre las berlinas deportivas, entre el Jaguar XJR, el Jaguar XKR-S, El Jaguar XFR-S… el superdeportivo que estaba dispuesto a revivir el espíritu del Jaguar XJ220.

Cargado de tecnología, acorde a la nueva etapa del automovilismo deportivo que se avecinaba, pasional, dando buena cuenta de ello su corazón firmado por nada menos que Williams… y por supuesto elegante. Elegante como sólo un Jaguar, como sólo un deportivo británico, puede ser. Ahora el Jaguar C-X75 es un laboratorio rodante para la marca del felino… posiblemente, el laboratorio más bonito y más rápido del mundo.

Nacido a finales de 2010 como un modelo extremadamente conceptual, el Jaguar C-X75 ha ido evolucionando, ha ido creciendo hasta llegar a nuestros días con un modelo que perfectamente podríamos ver rodar por las calles, que perfectamente podríamos ver en la puerta del casino de Montercarlo, rondando por la campiña inglesa. Ha ido evolucionando como un ser vivo… hasta el reciente anuncio de Jaguar indicando el fin de su desarrollo. Un desarrollo destinado a satisfacer futuras demandas tecnológicas de la marca.

Un alarde de diseño y tecnología

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

La silueta del Jaguar C-X75 es simplemente espectacular. Curvas y más curvas. Líneas alargadas, músculos difuminados que nos dejan con sensuales curvas, unas finas ópticas traseras, una toma lateral que irremediablemente nos recuerda sus orígenes, que nos recuerda a aquel superdeportivo tan especial que Jaguar decidió lanzar a comienzos de los 90. 20 años han pasado entre uno y otro, entre el Jaguar XJ220 y el Jaguar C-X75. No se me hubiera ocurrido un descendiente mejor para aquel superdeportivo del que sólo se produjeron 350 unidades a un precio de 400.000 libras. No se me hubiera ocurrido una forma mejor de homenajear al Jaguar XJ220.

Como el vino, de aquella primera cosecha conceptual, de aquellas primeras imágenes que se nos mostraba en 2010, de aquel primer Jaguar C-X75, el tiempo se ha encargado de mejorarlo. Los pasos que ha dado desde entonces, desde aquel mes de septiembre de 2010, han perfilado las curvas del superdeportivo para pasar de la conceptualidad de algunos de sus rasgos a líneas más propias de un modelo de producción. A una línea aún más perfecta. Algo más agresiva. Sobre todo, cuando nuestra atención se centra en su zaga, donde a las bonitas ópticas rasgadas se le une un llamativo difusor trasero junto a un alerón retráctil que se encarga de poner el punto y final a este Jaguar.

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

Un diseño cargado de curvas tan característico, tan elegante, tan liviano… al que Jaguar dotó de un avanzado esquema mecánico. Tan avanzado, que según ha fluido su camino desde los primeros pasos conceptuales hasta la actual fase final de desarrollo tuvo que amoldarse a un concepto más palpable… aunque no por ello mundano.

Bajo esas curvas, con una longitud de 4.65 metros, con una anchura de 2.02 metros y una mínima altura de sólo 1.20 metros, el Jaguar C-X75 se presentó en 2010 con un innovador conjunto en el que 4 propulsores eléctricos que acompañados por una batería de iones de litio gozaban de la presencia de dos turbinas que se encargaban de la recarga de energía, algo que también se podía hacer enchufándolo a la corriente. Entonces era capaz de recorrer hasta 110 km sin recurrir a las turbinas, que movidas por gas, ubicadas en posición central-trasera y con unas emisiones de CO2 de sólo 28 g/km, aumentan el rango en 900 km con un depósito de 60 litros.

Ficha técnica
  • Motor 4 cilindros, 1.6 cc Williams y 2 eléctricos
    CO2 <89 g/km
  • Potencia total 850 CV
  • Par máximo 1.000 Nm
  • Peso 1.350 kg
  • 0 a 160 km/h 6 segundos
    Velocidad máxima 350 km/h

[ap_michelin centrado=no]

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

Tras esta mecánica, llegó una segunda etapa para el superdeportivo conceptual de Jaguar de la mano de un nombre que hace que cierto escalofrío recorra a todo aficionado al motor… Williams se encargó de que olvidáramos de un plumazo la idea de las turbinas, por muy exótico que sonara, por muy al futuro que nos acercara. Estábamos hablando de un motor Williams en las tripas de este felino… Jaguar y Williams unidos en un superdeportivo con una línea brutal. La combinación acariciaba la perfección.

¿Un superdeportivo con un motor de 4 cilindros? ¿con sólo 1.6 litros de cubicaje? contando con el sello de Williams la idea se hacía mucho más llevadera y transmitía esa proximidad con la Fórmula 1 que también lucen el McLaren P1 o el Ferrari LaFerrari con detalles como el KERS, la aerodinámica activa, el asiento hecho a medida… pero, ¿de qué era capaz Williams con este 4 cilindros?

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

La firma británica consiguió presentarnos tras la primera mecánica de turbinas un conjunto que con sólo 1.6 litros, doblemente sobrealimentado, era capaz de entregar 502 caballos a 10.000 rpm, la espectacular cifra de 313 caballos por litro de cubicaje, lo que además, unido a la presencia de dos propulsores eléctricos, alza a este Jaguar C-X75 hasta los 850 caballos, hasta los 1.000 Nm de par… a la altura de las cifras y combinaciones híbridas de Ferrari, de McLaren y de Porsche.

Un conjunto mecánico que ahora permitía al Jaguar moverse hasta las 100 mph, 160 km/h, en menos de 6 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 220 mph, 354 km/h… y todo ello con unas emisiones de CO2 menos de 89 g/km. Un motor de sólo 1.6 litros, a imagen y semejanza de los próximos Fórmula, un pequeño corazón, en apariencia, como punto de partida para una obra de ingeniería capaz de alzarse hasta los 850 caballos. Un alarde de ingeniería. un alarde de diseño. Un alarde de pasión a la inglesa.

Con un peso original de 1.350 Kg su constitución queda a cargo del aluminio y la fibra de carbono, mientras que para mantener sujeto al suelo a este felino, además de recurrir a la aerodinámica activa, se emplean unos neumáticos con unas medidas de 265/30 para el eje delantero y 365/25 para el eje trasero, con llantas de 21 y 22 pulgadas respectivamente.

Rememorando el espíritu del Jaguar XJ220

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

Hasta llegar al actual Jaguar C-X75 con motor Williams, del que ya se da por finalizado su desarrollo, han pasado 3 años de evolución desde el primer Jaguar C-X75 movido por turbinas. Pero antes, un par de décadas atrás, nacía un superdeportivo en Jaguar al que mucho nos recuerda este Jaguar C-X75: el Jaguar XJ220.

Un modelo del que se dice que Jaguar no estaba preparada para comercializar… pero que finalmente así tuvo que ser tras la acogida de medios y personas tras su presentación conceptual. Se produjeron 1.500 reservas de aquel Jaguar XJ220 del que en un primer momento se dijo que costaría 290.000 libras. Tras esas 1.500 reservas se pasó a hablar de una producción limitada a 350 unidades… que más tarde se quedaron en sólo 281 unidades comercializadas entre 1992 y 1994 con un precio que también cambio, llegando a ser de 400.000 libras.

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte

Con una velocidad máxima de 350 km/h fue el coche de producción más rápido… hasta la llegada del McLaren F1. Para tal gesta se valía de un V6 de 3.6 litros doblemente sobrealimentado que alcanzaba los 542 caballos. También de una trabajada aerodinámica, buscando un efecto suelo que mantuviera a este superdeportivo estable. Hoy, el Jaguar C-X75 se vale de un sistema de aerodinámica activa que genera hasta 200 kg de carga aerodinámica.

¿Un futuro lejos de las calles?

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Si el Jaguar XJ220 es el pasado, es el antecesor en el que mirarse, ¿Qué pasa con el futuro del Jaguar C-X75?

Jaguar define al C-X75 como un modelo conceptual en “estado de arte”; como un laboratorio rodante donde experimentar con fórmulas que en un futuro podrían aplicarse al resto de la gama de la marca. queda definido como la cima actual de diseño y tecnología de la marca… una tecnología que según apuntan desde la propia firma algún día veremos en otros modelos de producción… lo que unido a anteriores advertencias sobre la no llegada a las calles de este superdeportivo nos hace olvidarnos, con resignación, de ver a Jaguar codeándose de tú a tú con el LaFerrari, con el P1, con el 918 Spyder.

Jaguar ha conseguido patentar más de 100 tecnologías con el Jaguar C-X75… pero sobre todo, nos ha hecho soñar… nos ha hecho soñar con una deportividad llevada al extremo… pero no al extremo del Jaguar XKR-S GT… llevada al extremo más sofisticado, más delicado, más elegante… al extremo donde sólo los mejores superdeportivos pueden llegar. Jaguar ha llegado ahí. Ha llegado a ese olimpo de los superdeportivos donde sólo se puede llegar a base de pasión por el automovilismo.

Jaguar C-X75 y la tecnología se hizo arte