El autobús-túnel ataca de nuevo y muy pronto se estrenará en China

 |  @davidvillarreal  | 

No es la primera vez que lo vemos. Y creedme, tampoco será la última. El autobús-túnel de China, lejos de convertirse en una de esas ideas de ciencia ficción que dentro de unos años contemplaremos con cara de sorpresa, y una sonrisa de oreja a oreja, va camino de convertirse en uno de los medios de transporte más exóticos que hayamos visto. Por descabellado que parezca, la idea es brillante. El sistema se basaría en un medio de transporte, entre un autobús, un tranvía y un metro ligero, que circularía por las avenidas formando un túnel para pasar por encima de los coches. E insistimos que, aunque parezca una locura, todo apunta que muy pronto lo veremos a tamaño real.

La última exhibición del Transit Elevated Bus, TEB para los amigos, ha tenido lugar en Pekín estos días, en una feria tecnológica. Desarrollado en China, para China, esta maqueta a escala representa el sistema de transporte que según sus creadores comenzará a operar en proceso de pruebas en la ciudad de Qinhuangdao en unos meses, para poder empezar a prestar de servicio en menos de un año. Como lo oyes.

Y es que si algo destacan sus responsables es precisamente este último punto. El sistema de transporte elevado que han diseñado en China podría instalarse en menos de un año y su coste, según sus estimaciones, es cinco veces inferior al del metro. Además podría transportar, en cada viaje, hasta 1.200 pasajeros. Dicho lo cual, ¿por qué no comenzamos a llenar nuestras ciudades de autobuses-túnel?

De ser ciertas sus expectativas, aún habría que considerar un problema no menos importante. El aspecto de las calles por las que circularía este autobús, y la infraestructura que requiere, es sencillamente incompatible con la mayoría de las ciudades occidentales. El TEB requeriría de sistemas de calles y raíles diseñados a propósito para acoger a estos autobuses, y sus paradas. A diferencia del metro subterráneo, que aún siendo más costoso permite crear una red de transporte rápido sin apenas modificar el entorno exterior.

Como mínimo, este sistema de transporte requeriría de inmensas avenidas, o diseñar una ciudad y sus barrios desde cero para acoger al autobús-túnel. Pero precisamente ese es el mayor potencial de China. Mientras en Europa no podemos permitirnos más lujos que ampliar las ciudades hacia el extrarradio, China sigue levantando inmensas ciudades, de esas que de cuando en cuando surgen en los medios bajo el interesado e incorrecto nombre de ciudades fantasmas (ver artículo en BBC).

Fuente: CCTV
En Diariomotor:

Lee a continuación: El último deseo de Enzo Ferrari, y la escatológica declaración de intenciones del Ferrari F40

  • emjpshyco

    Esa cosa en España sería completamente inviable. En las retenciones y circulaciones lentas, la gente no para de cambiar alternativamente de carril, en muchas ocasiones sin mirar. Y si los conductores se hacen la picha un lío intentando dar una maldita rotonda o raqueta, no quiero pensar en intersecciones como las que se ven en el vídeo. Todo esto sumado a las infraestructuras existentes… difícil.