Se vende terreno de 20.000 metros cuadrados en Canadá (y la colección de 340 clásicos que contiene)

 |  @davidvillarreal  | 

Estos días aparecía un anuncio en una web inmobiliaria canadiense (Century21.ca). Según reza el anuncio, esta puede ser la oportunidad de tu vida, lo cual a priori podría parecer una exageración muy común en cualquier anuncio que se precie de serlo. Imagina adquirir un terreno de 20.000 metros cuadrados, con un taller, un centro de chapa y pintura y, lo que es aún más interesante, 340 clásicos aparcados en una explanada. ¿Estamos ante un auténtico chollo, o mera chatarra?

Como negocio, quizás hubiera que tasar el contenido de la finca para valorar si de verdad es una buena inversión

Desde el punto de vista de un negocio, sería difícil dar una respuesta a esta pregunta. La suma del terreno, y los vehículos, tal vez justifique los 1,45 millones de dólares que piden por ambos. En la explanada y los talleres se aprecian piezas en muy buen estado, las menos; piezas que necesitan una restauración; y piezas que probablemente no tengan más salida que su achatarramiento, o en casos muy puntuales, una restauración tan profunda como costosa, que a priori parecen la mayoría.

Lo que está claro es que habría mucho trabajo por delante para poner en circulación muchos de los automóviles que aquí se ven aparcados.

Sin ir más lejos, y aunque este parezca el típico desguace de una pequeña localidad canadiense, para su propietario jamás fue un negocio. Y por ello no apela a que aquel que quiera adquirir su propiedad piense en ella como un negocio. Tal y como contaba en Driving.ca, Mike Hall se dedicó profesionalmente al mantenimiento de los riscos que rodean las carreteras, a evitar que una inmensa roca pudiera desprenderse en una autopista y provocar un accidente. Por su trabajo, ganaba bastante dinero, aunque pasaba 10 meses al año fuera de casa. De ahí que los dos meses restantes los dedicase a una de sus pasiones, acumular clásicos y trabajar en su restauración.

Una pasión que ahora espera sea la que anime a que un posible comprador le tome el relevo. Y sin duda es una gran oportunidad para ello. O para saciar el síndrome de acumular automóviles.

En Diariomotor: