¿Comprarías este Ferrari Enzo (por 2 millones de euros) sabiendo la terrible historia que esconde detrás?

 |  @davidvillarreal  | 

Esta preciosidad es un Ferrari Enzo. Motor V12, 660 CV de potencia, uno de los diseños más impresionantes que hayamos visto en un Ferrari y más de 350 km/h de velocidad punta. No es de extrañar que esta belleza recibiera el nombre del propio Enzo Ferrari, fundador de la escudería, y de uno de los fabricantes que han apasionado a más generaciones de amantes de los deportivos. Este Ferrari Enzo será subastado en unos días, y se espera alcance una cifra entre 1,5 y 2 millones de euros. Hasta ahí nada raro. Lo realmente sorprendente es que este superdeportivo acabó completamente destrozado, listo para su desguace, tal y como ilustra la imagen superior izquierda. Y ahora se vende como nuevo.

Como ya habrás podido comprobar, este Ferrari Enzo en color negro Nero Daytona, inicialmente gozaba de un acabado rojo, en Rosso Corsa. Este Enzo salió de la fábrica en enero de 2004, teniendo como destino Reino Unido. Más tarde llegaría a Estados Unidos, donde quedaría completamente destrozado en 2006, en un terrible accidente a más de 260 km/h, mientras su conductor iba jugándosela, en una competición ilegal, contra un Mercedes-Benz SLR McLaren. Un accidente que en cualquier caso hubiera supuesto un siniestro total, y el achatarramiento del vehículo.

Pero como un Ferrari Enzo no es un deportivo cualquiera, solo se construyeron 400 unidades, y como especie en extinción hemos de preocuparnos por su preservación, alguien decidió que habría que dar una segunda vida a este precioso deportivo. Ferrari Technical Asisstance Service se encargó de una restauración, y prácticamente reconstrucción desde cero, que llevaría a este Enzo a recuperar todo su esplendor, ahora en negro, y con un nuevo propietario en Europa que se encargará de subastarlo en unos días.

ferrari-enzo-siniestrado-03

Imagino que, con este historial, difícilmente estarías dispuesto a comprar un coche. Lo que tenemos ante nosotros no es ninguna chapuza. Hablamos de una reconstrucción desde cero, llevada a cabo por el equipo técnico de Ferrari, y con la certificación y la bendición del departamento de clásicos Ferrari Classiche.

Solo esperamos que su nuevo propietario lo cuide mucho mejor que aquel que acabó partiéndolo por la mitad a 260 km/h.

Fuente: RM Sotheby’s | Vía: Motor Authority | Fotografía: Tim Scott

Lee a continuación: Vídeo: un increíble y misterioso camión para la colección de Ferrari definitiva

  • ADN

    De tener el dinero tal vez lo compraría.
    Estos coches no son como el resto, un siniestro que en un turismo convencional reduciria a cero su valor en estos casos y con dinero suficiente puede ser reparado.
    La misma Ferrari ha realizado la labor, de seguro en gran parte a mano y con el sumo cuidado y atención que se debe. La factura debe ser rayana al millón de euros.
    Un chasis de metal al deformarse es casi imposible de enderezarse como estaba al 100%, uno de fibra de carbono no es igual, panel roto se despega y se sustituye por uno nuevo y a medida. Se oye fácil pero en la práctica no lo es.
    Y por Dios!!! Es un Enzo, merece una segunda oportunidad.

    • Fco. Xabier Pereira

      yo de tener el dinero para comprarlo y mantenerlo por lo menos unos 20 años, puede que me lo pensase.

  • X 2.0

    Está solucionado en un centro especializado de Ferrari, por ese precio no, pero el coche si merece su millón de euros.

  • Germán

    Por supuesto que lo compraría. Los coches que han revivido de sus cenizas tienen más valor (aunque sólo sea sentimental) que los que sólo han estado decorando una plaza de garaje. Este Enzo es un superviviente

    • Mudernu

      De acuerdo con vosotros 3, vehículo en su mayor porcentaje nuevo y hecho a mano, tiene todas la garantías.

      Pero este comentario de “este Enzo es un superviviente” es genial: supone la humanización del vehículo!
      Larga vida al mismo, pues!
      :D

  • Manolo

    Yo no dudo en lo más mínimo que la reconstrucción haya sido perfecta, pero no deja de ser un coche accidentado. ¿Vale la pena?, por supuesto, pero yo no pagaría lo mismo que por uno jamás chocado.