Este LaFerrari recibió un buen toque en Budapest: este es el resultado de estrellar un deportivo de 963 CV y 1,2 millones de euros

 |  @davidvillarreal  | 

¿Se trata de un nuevo caso de accidente incomprensible a los mandos de un superdeportivo? Eso parece. De otra forma cuesta explicar que un Ferrari LaFerrari pierda el control en una calle de Budapest, en Hungría, y acabe chocando con tres coches aparcados junto a la acera. Los detalles concretos del accidente no han trascendido, más allá de estas imágenes publicadas por la web Origu.hu y la comunidad de Facebook de Wörthersee GTI-Treffren. En cualquier caso se aprecia que los daños son importantes, en frontal, aleta delantera, radiadores, etcétera, que implica necesariamente una sustitución de paneles de fibra de carbono.

¿Están en peligro de extinción los Ferrari LaFerrari? No es el primer siniestro en el que vemos involucrado a un Ferrari LaFerrari. Hablamos de un deportivo muy exclusivo, del que solo se han producido 499 unidades, con 963 CV de potencia que necesariamente ni están al alcance de todos los bolsillos, ni al alcance de un conductor que no sea suficientemente hábil para lidiar con ellos, y suficientemente inteligente para desbocarlos única y exclusivamente en un terreno controlado.

De su potencia, y sus prestaciones, se entiende que cualquier error, o cualquier acción inconsciente, pueda terminar en un desastre realmente costoso de reparar. En cualquier caso me sigo haciendo la misma pregunta de siempre: ¿los conductores de superdeportivos son más propensos que el resto a sufrir accidentes aparatosos, y a veces absurdos? ¿o resulta que simplemente es sencillo que veamos estos accidentes en las redes sociales por la cantidad de móviles con cámara que hay en la calle? Ya sabes, si te estrellas con un Ferrari ten muy claro que alguien va a estar cerca para retratar tu incidente. Si te estrellas con un Seat Marbella, mucho me temo que no habrá nadie para retratar la escena.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El cuarto de milla definitivo: un LaFerrari, un Porsche 918 Spyder y un McLaren P1 contra el reloj