Se abre la veda: comienzan las preparaciones y el Ford Focus RS ya llega a los 375 CV

 |  @sergioalvarez88  | 

El Ford Focus RS es el compacto deportivo del momento, y uno de los más divertidos jamás producidos. Un producto redondo que ya he tenido el placer de catar en las carreteras de la Comunidad Valenciana. Con 350 CV de potencia disponibles bajo el pie derecho, nadie en su sano juicio diría que le falta potencia. Pero el ser humano se caracteriza por nunca conformarse con lo que tiene, siempre querer más. Era cuestión de tiempo que algún preparador elevara la potencia del Ford más deportivo, y Shiftech Engineering es el primero.

Esta casa belga se ha centrado únicamente en la electrónica del Ford Focus RS. Mediante una reprogramación de la unidad de control electrónico del motor 2.3 EcoBoost han llevado su potencia hasta los 375 CV. Sólo son 25 CV más que la potencia de serie, pero gracias a ello se queda a sólo 6 CV del Mercedes A 45 AMG, el compacto más potente del momento con sus 381 CV. El par motor del Ford Focus RS aumenta también considerablemente, con un pico de 520 Nm, 50 Nm adicionales sobre las cifras de serie.

El preparado también ha buscado una mejor entrega de potencia en todo régimen, no sólo un pico de 50 Nm adicionales. El efecto secundario positivo que han logrado es que ahora el Ford Focus RS petardea aún más en los modos Sport, Track y Drift. No se explicitan ganancias prestacionales, pero quizá caiga una décima de ese 0 a 100 km/h en 4,7 segundos. Mountune pronto desarrollará otro kit de potenciación para este Focus, y prometen llegar a los 400 CV. Lo dicho, la veda se ha abierto…

Fuente: autoevolution
En Diariomotor:

Lee a continuación: El BMW M2 se enfrenta al Ford Focus RS en circuito, ¿el resultado? ¡Hora de darle al play!

Solicita tu oferta desde 13.354 €
  • Paco Tce

    Pues como lo que haga Mountune le entre por el ojo a Ford lo meten como “paquete tuning” en los concesionarios sin perder la garantía, como pasó con el Fiesta St

  • El Dandi

    Van a reventar ese motor con el afán de tener mejores prestaciones.