Malas noticias: los fallecidos en carretera crecen en 2016 (ya han fallecido 448 personas)

 |  @davidvillarreal  | 

A día de hoy ya han fallecido 448 personas en las carreteras españolas. Eso significa un incremento del 6% con respecto a 2015, cuando para estas fechas habían fallecido 421 personas. Estas son las cifras que ha confirmado la Dirección General de Tráfico, y que como viene siendo habitual solo reflejan los datos referidos a accidentes mortales en vías interurbanas, y con un cómputo de las víctimas mortales que fallecieron en las 24 horas posteriores al accidente. Los datos definitivos, que incluyen los fallecidos posteriores, y en el resto de vías, se proporcionan más adelante por cuestiones obvias, como el hecho de que esos datos están repartidos entre diferentes administraciones con competencias transferidas en materia de seguridad vial.

El accidente más grave de este año se produjo en Tarragona, cuando fallecieron 13 estudiantes Erasmus en un autobús.

En cualquier caso, mayo ha cerrado con 13 fallecidos menos que en el mismo mes de 2015, con un total de 85 fallecidos en las carreteras españolas, en 84 accidentes mortales, tal y como publicaba EFE esta mañana.

También hay que tener en cuenta un dato importante. En 2016 se ha producido un accidente de especial gravedad que ha contribuido a que estas cifras aumenten. En marzo fallecían 13 estudiantes Erasmus en un accidente de autobús en Tarragona, cuando regresaban de un viaje a las Fallas de Valencia.

No es momento para relajarse, y sí para tomar medidas y regresar a la senda descendente de la siniestralidad en carretera que había llevado España en los últimos años.

Con estas cifras la pregunta del millón es la siguiente, ¿cómo podemos regresar a la senda favorable, de disminución de fallecidos en accidentes de tráfico, que seguía España en los últimos años?

La mejora de la seguridad de los automóviles, y la renovación del parque automovilístico que debería producirse con la recuperación tras la crisis, deberían mejorar ese aspecto. El gran problema está en que esa misma recuperación, y tal y como apuntan las cifras de desplazamientos de la DGT de los últimos meses, está consiguiendo que aumenten los desplazamientos por carretera. A eso deberíamos sumarle otros factores, como el hecho de que el mantenimiento de las infraestructuras no haya sido el adecuado (y estoy siendo muy cauto para no emplear expresiones más hirientes) durante estos años en los que la situación económica no acompañaba.

También, como conductores, deberíamos hacer autocrítica. Pensar en que muchos de los fallecidos en carretera se deben a distracciones, pensarlo cada vez que tomemos el móvil para hablar mientras conducimos, o cometemos otras irresponsabilidades, como conducir cansados, o con unas copas de más. Y también deberíamos exigirle esa misma autocrítica a nuestros gobernantes, exigir más vigilancia, más control, pero también un control efectivo y sin afán recaudatorio.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El auge de Uber consigue que la NHTSA se preocupe más por los pasajeros de atrás

  • Jose

    Curiosamente y en contra de lo que oficialmente se vende, a ver si no va a ser la velocidad el mayor causante de la siniestralidad ( después de invertir miles de millones en radares y de agredir constantemente al “populacho” con campañas impresentables ) y son otras las “causas”……….

  • Sky

    La respuesta al por qué de los accidentes, se obtiene saliendo un rato con el coche por carretera secundaria o autovía:

    Infraestructuras descuidadas y mal conservadas.
    Ingente cantidad de vehículos circulando.
    Vehículos mal mantenidos por falta de dinero.
    Conductores cada vez más agresivos y crispados, que se pasan por el forro las preferencias, señales, distancias de seguridad, intermitentes, sentido común, educación, etc…
    Exceso de velocidad por culpa de horarios sumamente exigentes, o por hábitos imprudentes.
    Conductores que se distraen al volante (con el móvil, naturalmente).
    Conductores que sobrepasan el nivel de alcoholemia, sumado a la lacra de la marihuana.
    Ciclistas imprudentes que piensan que el código de circulación no es para ellos.
    Profesionales del volante explotados, que no conducen en buenas condiciones.
    Conductores no aptos para conducir, porque los reconocimientos médicos no son más que un trámite económico.

    Seguro que me dejo en el tintero más motivos, no obstante… teniendo en cuenta la cantidad de vehículos que circulan a diario, y teniendo en cuenta “las perlitas” que se sientan al volante, podemos darnos con un canto en los dientes y pensar que la cifra de muertos, no es NADA comparada con lo que debería ser. Los ángeles de la guarda se lo están currando mucho.

    De todas formas… es bien sabido que nuestra vida y nuestra seguridad, le importa una mierda al estado; lo único que les importa, es lo que cuesta cada muerto y cada paralítico. Dicho esto… creo que todos tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestra vida, y aunque aveces no parezca tan evidente… también tenemos la responsabilidad de cuidar la vida de los demás, independientemente de que se sienten a nuestro lado o estén en otro vehículo.

    • ANTONIO

      Unas verdades como un pino.

    • rauccete

      Firmo una por una tus afirmaciones.

  • ANTONIO

    Lo primero es distracción cero al volante y olvidarte del móvil, aunque sea manos libres, porque pierdes concentración al volante, y la otra muchos piensan que llevando la ultima tecnología al día, abusan del vehículo, esp, abs, etc. yo tengo un vehiculo con 20 años a sus espaldas y gracias a Dios nada que lamentar, tengo mis revisiones al dia, junto con su itv., con el vehículo a los mandos hay que dejar el estrés, en casa o el trabajo, y respetar los limites de velocidades que por algo están. Tanto atacar al parque movil de más edad, lo cierto que los vehiculos nuevos tambien necesitan mantenimiento… que ves vehiculos con cuatro años y dan ganas de llorar.