Truckstarossa: érase una vez una humilde pick-up que quiso ser Ferrari Testarossa

 |  @sergioalvarez88  | 

Las Toyota Pick-Up muy poco tienen que ver con los Ferrari, más allá del hecho de que poseen cuatro ruedas, un motor de gasolina y una carrocería de acero. El propietario de este humilde Toyota Pick-Up de finales de los años 80 quería tener un Ferrari, pero no se podía permitir la fortuna que cuesta la exótica maquinaria italiana. Así que hizo lo más cercano a sus posibilidades: transformar su pequeña herramienta de trabajo en una especie de Ferrari más práctico, con carrocería pick-up. El resultado es sorprendentemente bueno. ¿Debería preocuparme que me guste el Torrari Truckstarossa?

¿Te gastarías un dineral en modificar una antigua pick-up para lograr este aspecto?

La transformación del pick-up ha sido concienzuda y bien llevada a cabo. Sólo la calandra delantera nos da pistas sobre su origen original. La pick-up ha recibido un kit de carrocería artesanal, de grandes dimensiones, que imita las líneas icónicas del Testarossa de los años 80. La clásica toma lateral de aire está recreada con todo detalle, y sus bordes incluso llegan a extenderse hasta las puertas. Es un trabajo que parece profesional, y posiblemente no de bajo coste. Las llantas tienen el logotipo de Ferrari y aunque no pertenecen a un deportivo, tienen un buen aspecto.

Pero sin duda la zaga es la parte más espectacular de esta curiosa creación. En la parte trasera de la pick-up encontramos cuatro salidas de escape, posiblemente conectadas al anémico motor de cuatro cilindros de la pick-up, al que quizá confieran un sonido algo más potente. Sea como fuere, la rejilla de plástico negro de los Testarossa está presente en la zaga, así como el emblema “Testarossa”, posiblemente original. Una creación de lo más curiosa, con un aire a aquél pick-up que Marty McFly conducía en “Regreso al Futuro”, de nuevo un Toyota Pick-Up ligeramente modificado.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

  • X 2.0

    Si os gusta esto entonces os gusta el cutretuning. Tiene narices decir que las tomas laterales están perfectamente recreadas cuando ni tienen las líneas y ni si quiera están abiertas.

    La parte trasera para estar bien hecha debería de llevar una rejilla hecha de líneas como el Testarossa. No solamente es una cutrez, si no un pésimo homenaje al Testarossa. Y luego decís que las réplicas son malas….pues esto es peor.

  • Eduardo Piernas

    Curioso el detalle de ponerle solo un retrovisor como a los primeros Testarossa “flying mirror”.