¿Herejía? ¿Qué sucede si juntamos a un Porsche 911 Targa de 1973 y las baterías de un Tesla Model S?

 |  @davidvillarreal  | 

Imaginemos el peor panorama posible para cualquier amante de los clásicos. Una situación en la que conducir un vehículo que emita gases nocivos a la atmósfera, y gases y partículas capaces de contribuir al calentamiento global, no solo esté mal visto, sino que además no sea legal. En ese panorama es posible que solo quede una alternativa, la de trasplantar un motor eléctrico y unas baterías a nuestros queridos clásicos. Y es ahí donde este Porsche 911 Targa de 1973, con motor eléctrico y baterías de un Tesla Model S, una mezcla entre Porsche clásico y Tesla, pueda entenderse como una visión de futuro. Mientras tanto, ¿es una idea interesante juntar a un Porsche 911 clásico y un Tesla Model S? ¿o se trata de una herejía?

El objetivo de esta compañía es transformar clásicos emblemáticos en coches eléctricos empleando, entre otras cosas, baterías que en su día pertenecieron a coches eléctricos modernos, como el Tesla Model S

Zelectric Motors es una compañía de San Diego, California, que se ha anticipado a ese futuro. Para ello se han especializado en Volkswagen Beetle clásicos, en los cuales han trabajado para ofrecer cuidadas restauraciones que tratan de preservar todas las piezas originales, salvo lo que respecta a su mecánica, la cual sustituyen por baterías, transformadores, y motores eléctricos.

Entre Escarabajo y Escarabajo de vez en cuando se cuelan otros clásicos. Zelectric Motors se enorgullece de haber convertido en coches eléctricos a otras piezas clásicas como algún Fiat 500, furgonetas Volkswagen, algún Karmann Ghia, e incluso diferentes Porsche clásicos, desde los Porsche 911, 912 y 914, hasta el Porsche 356 y sus réplicas. Y la mejor prueba de ello es este Porsche 911 Targa de 1973.

porsche-911-targa-1973-electrico-tesla-02

Tal y como leíamos en Engine Swap Depot, vía Road & Track, este precioso Porsche 911 Targa de 1973 ha perdido uno de los detalles que mayor encanto le aportaba, su motor bóxer de seis cilindros refrigerado por aire y por ende ese sonido metálico que a muchos aún nos sigue enamorando. En su lugar, nos encontramos con un motor eléctrico que entrega en torno a 150 CV de potencia. Par instantáneo. Y, según dicen, más que suficiente para superar los 240 km/h de velocidad punta.

Pero lo interesante, sin duda, está en el hecho de que hayan conseguido hacer sitio para un pack de baterías de 54 kWh. Baterías que fueron prestadas por un Tesla Model S siniestrado. Con esas baterías, este Porsche 911 Targa de 1973 sería capaz de recorrer más de 400 kilómetros. O al menos eso dicen sus creadores.

Sea como fuere, ¿tiene sentido dar una segunda vida a un clásico, como un Porsche 911 Targa, si ello conlleva renunciar a algunas de las características que le confieren todo su encanto?

En Diariomotor:

Lee a continuación: Aligerado y con 381 caballos: este Porsche 911 Turbo S Leichtbau superará el medio millón de euros

Solicita tu oferta desde 109.091 €
  • Yo lo haría con los Wide&Low de los 90 (Jaguar XJ, bmw 7…) y otros GT (Serie 8, Xk8…) para que los dueños de estos trastos puedan conducir por las ciudades sin problema y con estilo.

    • comparto tu opinion pero los GT serie 8 son los mejores