Vídeo: ¿Cómo funcionan las turbo rotondas? Un diseño loco de rotondas que tiene mucho sentido

 |  @davidvillarreal  | 

Las turbo rotondas ya han llegado a España, y con ellas, el desconcierto de muchos conductores. La inauguración de una turbo rotonda en Santander ya ha generado controversia entre los conductores, especialmente entre aquellos que aún no saben qué carril han de tomar para llegar a su destino, e incluso entre aquellos que, ante la duda, llegan a pararse en plena rotonda o a rebasar líneas continuas para tomar su salida. En realidad las turbo rotondas responden a una organización del tráfico bastante lógica, que no debería plantear más problemas. ¿Pero por qué nos cuesta tanto adaptarnos a este nuevo diseño de rotondas? ¿Cómo ha de circularse en una turbo rotonda?

Las turbo rotondas vienen a responder a la necesidad de un consenso sobre cómo han de tomarse correctamente las rotondas, es decir, sobre qué carril hemos de escoger en función de la salida que queramos tomar (ver guía sobre cómo conducir en rotondas). Las turbo rotondas están diseñadas de manera que exista una lógica concreta a la hora de afrontar una rotonda, es decir, que el conductor tenga muy claro cuál es su carril, y que la señalización mediante líneas sobre el asfalto impida una elección incorrecta e insegura.

De esta forma, aunque nos generen dudas y no gocen de la comprensión de todos los conductores, las turbo rotondas deberían conseguir una mejor distribución del tráfico y, lo que es más importante, disminuir el riesgo de colisiones.

En el fondo, una turbo rotonda es una rotonda convencional, en la que los carriles se han delimitado de forma que no haya margen para la duda sobre si hemos de tomar el carril interior o el exterior. Este detalle lo podemos muy bien en el vídeo que os mostramos más arriba, creado por El Huffington Post, en el que se muestra perfectamente cómo se distribuye el tráfico en una turbo rotonda generada sobreimpresionando las líneas continuas en una rotonda convencional.

¿Por qué los conductores siguen teniendo tantas dudas? Podemos culpar a la falta de costumbre de encontrarnos rotondas de este tipo en nuestro país, unida a la mala costumbre de saber que – independientemente del carril que escojamos – las rotondas convencionales nos permiten salir de ellas, aunque para ello sea necesario realizar una maniobra inadecuada.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Este Volkswagen Golf MK1 era una bestia de 1.150 CV, hasta que la transmisión dijo basta