Furgoneta parece, pero es un inmenso smartphone con ruedas y conexión 5G (vídeo)

 |  @davidvillarreal  | 

Apenas nos habíamos acostumbrado a utilizar nuestros teléfonos móviles empleando conexiones 4G, y proveedores como Verizon ya trabajan en las nuevas conexiones 5G, capaces de lidiar con velocidades de transferencia de hasta 3,77 gigabytes por segundo (sí, suficiente para descargar de Netflix un episodio de House of Cards en alta definición en menos de un segundo, o bajarte absolutamente todos los capítulos de Los Simpson en alta definición en menos de media hora). Esta furgoneta, en efecto, está dotada con un sistema de recepción desde el cual Verizon ya está probando la tecnología que en unos años podría comenzar a ponerse en práctica. Y como probablemente te lo estés preguntando, ¿por qué es tan importante este desarrollo para la industria del automóvil? ¿para qué necesitaremos conexiones tan rápidas en nuestro teléfono móvil, o en nuestro coche?

CNET ha sido testigo de las pruebas que está llevando a cabo Verizon en New Jersey con esta furgoneta equipada por Samsung para probar el funcionamiento de esta conexión experimental en marcha, si bien es cierto que a velocidades aún muy bajas, no superiores a 16 km/h. Recordemos que uno de los pasos más importantes será el de lograr una estabilidad en la conexión independientemente de la velocidad a la que se circule. Hace más de seis años en Japón y se comenzó a experimentar con las redes 4G en pruebas en las que el receptor viajaba a más de 200 km/h.

De momento se trata una tecnología experimental. Varias empresas de telecomunicación están trabajando en su desarrollo, pero aún es necesario crear un estándar. Las previsiones dicen que esta tecnología podría estar funcionando a pleno rendimiento allá por 2020, y que incluso antes, con la mirada puesta en grandes eventos como el Mundial de Fútbol de 2018 en Rusia, ya estuviera funcionando.

¿Y por qué es tan importante gozar de conexiones móviles mucho más potentes que las utilizadas en nuestro hogar? ¿Por qué es tan relevante para la industria del automóvil?

Vivimos en una sociedad que demanda continuamente contenidos de alta calidad desde sus teléfonos móviles, con pantallas capaces de reproducir vídeo con resoluciones cada vez mayores. Pero lo verdaderamente importante está en la cantidad de datos que será necesario transferir con el desarrollo de nuevas tecnologías, como la realidad virtual, las smart cities o, incluso, el coche autónomo.

Imaginaos a decenas de miles de coches autónomos circulando a la vez por nuestras ciudades, transfiriendo datos a velocidades del orden de varios gigabytes por minuto, datos tan importantes como imágenes en tiempo real procesadas y sin procesar, informes detallados del estado del tráfico (para informar a otros coches autónomos de la congestión de una calle para buscar una ruta alternativa más rápida), intercambiando información con señales, semáforos y otros coches (las bondades del coche conectado), o incluso actualizando su cartografía en tiempo real. El coche conectado, la infraestructura conectada de una smart city, y el coche autónomo, no solo requerirán millones de conexiones simultáneas nuevas en una ciudad, sino también la transferencia permanente de infinidad de datos. Y para conseguirlo será necesario gozar de conexiones móviles de baja latencia, y un gran ancho de banda.

En cualquier caso, y con la perspectiva de que en cuatro años podríamos estar conectándonos desde conexiones móviles de quinta generación, no parece que la capacidad de las conexiones móviles vaya a ser el gran cuello de botella que frene el desarrollo de tecnologías como el coche autónomo, que todo apunta que aún tardará mucho más, incluso décadas, en convertirse en algo habitual en nuestras carreteras.

Más información en este artículo de CNET: “Inside Verizon’s vision of smokin’ 5G speeds

En Diariomotor:

Lee a continuación: Este “pincho” de Samsung transforma tu viejo coche en un coche conectado