¡Brutal! Así suena un Lamborghini Diablo GT1 “Stradale”, un deportivo de carreras con licencia de calle (vídeo)

( @davidvillarreal ) el

Olvídate del Bugatti Chiron, del Ferrari LaFerrari, e incluso del modelo más bestia de Koenigsegg. Si quieres un deportivo realmente radical, especial, y único, no busques más, pocas opciones encontrarás más exclusivas que un Lamborghini Diablo GT1 “Stradale”, un auténtico deportivo de carreras con licencia de calle con el sello de Lamborghini. Una rareza de la cual se construyeron únicamente dos unidades con homologación para surcar carreteras públicas, y una de las versiones menos conocidas y más radicales del Lamborghini Diablo, que ahora puedes contemplar en todo su esplendor como un animal enjaulado.

El Lamborghini Diablo GT1 “Stradale” es un remanente, una anécdota, de un proceso de competición inconcluso. Este Lamborghini fue concebido con la misma intención que llevó a Porsche y Mercedes-Benz a la máxima categoría FIA de grandes turismos en los años noventa, y a crear dos bestias como el Mercedes CLK GTR y el Porsche 911 GT1, que por supuesto contarían con su correspondiente versión de calle.

De la mano de un preparador francés, Lamborghini encargó el desarrollo de un GT1 que montaría un motor V12 de 6.0 litros y 655 CV de potencia.

Por desgracia, el proyecto no llegaría a buen puerto, y algún Lamborghini Diablo GT1 acabaría compitiendo, durante años, en campeonatos como el nacional japonés. Por suerte, aún podemos escucharlo y disfrutar en estas imágenes de una de las máquinas más bestias que hayan lucido el emblema de Lamborghini.

El que ves en estas imágenes, es un Lamborghini Diablo GT1 creado a mediados de los noenta, antes de que Lamborghini, ya bajo el amparo de Audi, apostase por el Diablo SV-R y el Diablo GTR para su incursión en la competición.

Fuente: NM2255 Car HD Videos
En Diariomotor:

Aquellos maravillosos sport prototipo de calle: Porsche 911 GT1 y Mercedes CLK GTR

Ayer y hoy: del Mercedes CLK GTR al nuevo “hiperdeportivo” de Mercedes-AMG

Locura del día: por qué conducir un Ferrari de carreras, en la calle, no es tan divertido como parece