Cuando pensamos en una pick-up pensamos en una desvencijada Ford F-150, cargada de balas de paja, caminando lentamente entre campos del medio oeste de Estados Unidos. Sin embargo, máquinas de altas prestaciones como las F-150 Lightning o la apoteósica Dodge Ram SRT10 vienen a romper dicha concepción quemando rueda y gasolina más rápido que muchos pura sangre. Este curioso nicho de mercado no habría existido de no ser por la GMC Syclone. Esta es la historia de la curiosa y elusiva primera pick-up deportiva.

Continuar leyendo »