+
Todas las ofertas del
Ver
x

BMW Z4

Desde 39.100 euros

BMW Z4
Galería BMW Z4, a prueba: la esencia de un Zeta en un roadster que también es coupé

  • bmw-z4-prueba-01
  • bmw-z4-prueba-02
  • bmw-z4-prueba-03
  • bmw-z4-prueba-04
  • bmw-z4-prueba-05
  • bmw-z4-prueba-06
  • bmw-z4-prueba-07
  • bmw-z4-prueba-08

La prueba que os traemos esta semana es un tanto inesperada, también para nosotros. Según estábamos preparándonos para recoger el coche del que os quería hablar, me avisan de que ha surgido un contratiempo, tendremos que posponer dicha prueba y entre tanto podremos recoger un BMW Z4 para ofreceros un reportaje que os debemos desde hace demasiado tiempo. Lo cosa promete, os lo aseguro.

Aceptamos la propuesta incluso asumiendo un riesgo enorme, el de reabrir viejas heridas aún no cicatrizadas en Diariomotor. Os cuento. De un tiempo a esta parte, en el equipo de Diariomotor surgió una fiebre por los roadsters y un antojo que alguno, por cierto, llegó a saciar. No un servidor, que aún sigue consultando – sin bajar la guardia – anuncios de ocasión de Boxsters, Zetas, Miatas y otras “baratijas”.

Hacer una prueba digna para nuestros lectores, preparar este reportaje y convivir durante una semana con un flamante y nuevo BMW Z4 puede superar mi entereza mental. Desde que empezamos a retroalimentar nuestro antojo por un roadster, no había tenido que enfrentarme a una prueba tan dura, especialmente cuando uno de los pocos coches que algún día saciará esa espinita que tengo clavada es un Zeta.

Antes de recoger el coche me preparo para el ritual que seguimos antes de probar un coche y me percato de que en pocas horas tendré que recibir las llaves de un descapotable de tracción trasera y aún no he mirado la previsión meteorológica para los próximos días. La situación pinta fea, el hombre del tiempo dice que apenas encontraré respiro entre la lluvia y las bajas temperaturas, pero tras mi ventana brilla un sol radiante y los chavales corretean en bermudas por el jardín, mientras que en las cumbres que surcan mis carreteras favoritas para conducir un deportivo aún relucen bajo los rayos del sol montones de nieve acumulada en los arcenes.


Continuar leyendo