El espacio es una de las principales virtudes del Ford Galaxy

El Ford Galaxy es un monovolúmen de 5 puertas y 7 plazas, en configuración 5 + 2 en la que las plazas de la última fila ocupan la práctica totalidad del maletero dejando muy poco espacio para equipajes. Si mantenemos las plazas traseras ocultas, estaremos ante un gigantesco familiar con 5 cómodas butacas individuales y un amplísimo espacio para carga.

El principal rival del Galaxy es, probablemente, el Ford S-MAX que dispone de un interior de idéntico diseño, la misma plataforma, motores y equipamiento, pero con una línea mucho más dinámica y atractiva y un precio algo menor. Esto relega al Galaxy como opción más adecuada para quienes vayan a aprovechar ese espacio más cuadrado hasta el techo para cargar objetos voluminosos, pero que apenas aporta un plus de sensación de espacio para pasajeros.

El monovolumen más grande de la extensa familia de monovolúmenes de Ford

El Ford Galaxy es el buque insignia de la marca Ford en cuanto a familiares, siendo el más grande y capaz para transporte de viajeros. Hermano mellizo del S-MAX, el Galaxy es ligeramente más alto y cuenta con una forma más cuadrada, lo que se traduce en un mayor espacio vertical, que además es más aprovechable, a cambio de una estética menos dinámica.

El Ford Galaxy y el Ford S-MAX comparten la plataforma del Ford Mondeo.

El Ford Galaxy cuenta en su interior con hasta 7 plazas

Interiormente, el Galaxy es un 5 + 2 plazas en el que las dos butacas traseras engullen el maletero en el momento de desplegarse, pero en el que pueden viajar cómodamente las familias numerosas. Como microbús de 7 plazas, se queda algo por lejos del Ssangyong Rodius en volumen interior, pero a cambio es un coche mucho más manejable y agradable de conducir.

El Galaxy y el S-MAX comparten plataforma e interiores con el nuevo Mondeo, por lo que el tacto de conducción es sobresaliente en los tres casos, una cualidad poco habitual en familiares de este tamaño.

Motores del Ford Galaxy

La gama de motores del Galaxy, al igual que la del S-MAX cuenta con motores diésel entre 120 y 210 CV y gasolina de entre 160 y 240 CV.


En la gama diésel tenemos el bloque 2.0 TDCi con potencias de 120, 150, 180 y hasta 210 CV. Podemos escoger entre cambio manual y automático PowerShift y también podemos incorporar la tracción integral combinada según motorizaciones.

En la gama de gasolina, tenemos potencias de 160 y 240 CV, el primero asociado a un bloque de 1.5 litros y el segundo a un 2.0, ambos con tecnología EcoBoost, siendo el primero de los dos la opción que parece más sensata por consumos.

Dentro de una gama tan amplia, la verdad es que cualquiera podrá encontrar un propulsor a su medida. Cabe recomendar de entre todos el 2.0 TDCi de 150 CV como versión más equilibrada para combinar prestaciones razonables con un consumo ajustado. La versión de 120 CV se queda algo justa para el tamaño del coche si vamos a viajar cargados como sería previsible dada la naturaleza del modelo.

El Galaxy destaca por su enorme espacio interior y por un tacto de conducción sobresaliente. Comparte plataforma con Mondeo y S-MAX y nos ofrece una amplia gama de motores gasolina y diésel y con grandes posibilidades de equipamiento de seguridad y conectividad.

Tecnología en el Ford Galaxy

Como es habitual dentro de la gama Ford, el Galaxy cuenta con lo último en ayudas a la conducción y sistemas de seguridad de última generación, incluyendo el control de crucero adaptativo, todo tipo de avisos por cambio involuntario de carril, vehículo en ángulo muerto, asistente en el volante ante cambios de carril no señalizados, detección de peatones, luces de carretera activas o aparcamiento asistido, entre otras opciones.


Todo ese equipamiento tecnológico implica escoger el acabado más alto y marcar unas cuantas casillas opcionales en el configurador, por lo que el precio del coche va subiendo al mismo ritmo que aumenta nuestra sensación de control y seguridad.

Lo más destacado del Ford Galaxy

El Ford Galaxy destaca por su enorme espacio interior, sus amplias posibilidades de equipamiento y su agradable tacto de conducción y comportamiento en curva. Es un coche familiar de 7 plazas francamente completo y capaz.

En su contra cabe decir que los materiales y acabados son más bien discretos, mientras que los botones de la pantalla táctil y de la consola central, al igual que sucede en el Mondeo y S-MAX, no acaban de ser todo lo premium que podrían en un coche de este tamaño.

Ford Galaxy