carrocería SUV Mediano
puertas -
plazas -
maletero 521 l
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

El Skoda Karoq es un interesante y racional SUV compacto construido sobre la plataforma MQB. Es el hermano mellizo del SEAT Ateca, con quien comparte plataforma y motorizaciones. Con una longitud de 4,38 metros y cinco puertas, se posiciona un escalón por encima del veterano - pero incomprendido - Skoda Yeti, al que reemplaza de forma efectiva. Complementa la gama de todocaminos de Skoda, recientemente renovada con el Skoda Kodiaq, también construido sobre la misma plataforma, pero disfrutando de 7 plazas. Todos se construyen en la factoría de Skoda en Kvasiny, en la República Checa.

El Skoda Karoq es un todocamino de diseño atractivo, que si bien guarda un cierto aire de familia con el SEAT Ateca, se diferencia con códigos de diseño propios de la marca checa. Sólo sus proporciones generales y quizá la forma de las puertas y los pilares es similar entre ambos coches. En el frontal el Skoda Karoq nos alumbra con unos faros angulosos, en esa configuración partida que la marca ha adoptado en lanzamientos como el Skoda Octavia. Ahora bien, la configuración de doble faro y su diseño frontal están mucho más cerca del Skoda Kodiaq que del Octavia. Lo mismo podemos decir de su gran calandra con barras verticales.

Las ópticas frontales pueden equipar tecnología LED para una buena iluminación frontal, aunque de serie en las versiones básicas se equipan bombillas halógenas convencionales. En la zaga el Skoda Karoq estrena pilotos con tecnología LED y un aspecto muy moderno. Las molduras inferiores de sus paragolpes le dan un aspecto más refinado que el SEAT Ateca, más desenfadado. Diseños de llantas variados y una amplia selección de colores permiten personalizar este todocamino, darle un toque más personal. Al igual que ocurrió en el Kodiaq, es muy posible que en el futuro se ofrezcan acabados más deportivos, e incluso camperos en su versión Scout.

El Skoda Karoq es la alternativa de Skoda a los Volkswagen Tiguan y SEAT Ateca.

Un maletero aún mayor y asiento trasero corredero VarioFlex

El habitáculo del Skoda Karoq tiene cinco plazas y ha sido diseñado con mimo, poniendo énfasis en la calidad de materiales y en la ergonomía. Es similar en diseño al de un Skoda Kodiaq, especialmente en la parte superior del salpicadero y el diseño de la consola central, con claros aires de familia. Es muy profuso en conectividad, como más tarde veremos. La gran novedad es la flexibilidad en el aprovechamiento del espacio. Donde un SEAT Ateca posee una simple banqueta trasera partida (configuración 40/60), el Skoda puede equipar el sistema VarioFlex, con tres asientos traseros independientes, con ajuste longitudinal.

Este sistema permite una enorme flexibilidad, más propia de un monovolumen. Lo que también permite es variar el volumen máximo de carga del maletero. Mientras que en un SEAT Ateca el volumen máximo es de 510 litros y la fila trasera es fija, en el Skoda Karoq puede oscilar entre un mínimo de 479 litros y un máximo de 588 litros. Abatiendo todos los asientos se logra un volumen máximo de 1.810 litros. Skoda también apunta en su nota de prensa que de requerirse, los asientos pueden sacarse del coche, convirtiéndose de forma efectiva en una furgoneta. El sistema VarioFlex es opcional.

Instrumentación completamente digital

Una de las grandes novedades del Skoda Karoq es una instrumentación completamente digital. La versión Skoda del Virtual Cockpit del Grupo Volkswagen, instrumentada en una enorme pantalla de alta resolución de 12,3 pulgadas. Es una pantalla totalmente personalizable, que puede mostrar desde información del viaje, a información de navegación o infoentretenimiento. Aunque no es una novedad en el Grupo Volkswagen, es el primer Skoda en disponer de ella de forma opcional. En estos momentos SEAT es la única marca en carecer de instrumentación digital, pero pronto el SEAT León podría recibirla.

Vídeo del Skoda Karoq

Motores TDI y TSI de entre 115 CV y 190 CV

Conociendo la gama de motores del SEAT Ateca, el Skoda Karoq no es ninguna sorpresa. En gasolina el motor básico es el 1.0 TSI de 115 CV, complementado por el nuevo 1.5 TSI EVO de 150 CV en vez de el 1.4 TSI ACT del SEAT Ateca. Este motor también posee un sistema de desactivación parcial de cilindros. En diésel la gama está compuesta por un 1.6 TDI de acceso con 116 CV de potencia, precediendo a dos unidades 2.0 TDI con potencias respectivas de 150 CV y 190 CV. A excepción del 2.0 TDI de 190 CV - sólo disponible con cambio DSG - todos los motores se ofrecen con cambio manual de 6 relaciones o DSG de doble embrague y 7 relaciones.

El cambio DSG de siete relaciones es de nueva generación, con embragues bañados en aceite y una mayor eficiencia que las cajas DSG de seis relaciones a las que reemplaza. Con el TDI más potente la tracción integral es obligatoria - no permanente de tipo Haldex, manda fuerza al tren trasero al detectar pérdidas de motricidad en el tren delantero - mientras que es opcional en el los 2.0 TDI de 150 CV y 1.5 TSI de igual potencia. El resto de versiones son de tracción delantera. En acabados Ambition y superiores se equipa un selector de modos de conducción, con modos Normal, Sport, Eco, Individual y Snow.

Lo último en asistencias a la conducción y conectividad

Al igual que todos los lanzamientos recientes de la marca, el Skoda Karoq saca un sobresaliente en conectividad. Sus sistemas de infoentretenimiento son compatibles con Apple CarPlay y Android Auto, y se engloban en un ecosistema llamado Skoda Connect. Skoda Connect nos permite acceder a servicios online de meteorología o tráfico en directo, así como conocer la ubicación y datos del viaje del coche desde una app de smartphone. El coche también puede convertirse en un hotspot WiFi - un punto de acceso, hablando en cristiano - si equipamos una tarjeta SIM 4G/LTE, con su correspondiente tarifa de datos.

En cuanto a asistencias a la conducción, el Skoda Karoq dispone de Lane Assist - mantiene el coche centrado en su carril - así como el Traffic-Jam Assist, un modo de conducción semi-autónoma en atascos, que guarda la distancia con el coche que va delante nuestro. También detecta vehículos en el punto muerto, frena automáticamente en caso de emergencia (con detección de peatones) y puede aparcar por sí mismo. También lee señales de tráfico y puede equipar un asistente de remolque.

Solicita tu oferta