29 de mayo de 2016 (*) actualizado a las 19:20

Toyota Corolla Sedán

Toyota Corolla Sedán

El sedán derivado del Auris es el Toyota Corolla Sedán, una berlina de dimensiones compactas y cinco plazas que todavía se vende en nuestro país. Hasta este momento se propulsaba mediante tres motores, un gasolina y dos diésel, pero Toyota ha decidido introducir novedades en ese aspecto.

Los bloques 1.6 de 124 CV y D4-D de 124 CV desaparecen mientras que el también diésel D4-D de 90 CV permanece. Este motor de 1.4 litros de cilindrada ofrece 90 CV y un par máximo que ha sido aumentado hasta los 205 Nm (15 Nm más), ofrecidos entre 1.800 y 2.800 rpm. Un aumento de fuerza no va asociado a un crecimiento de consumo que permanece en los 4.6 litros/100 km de media. El Corolla Sedán con 90 CV no es especialmente rápido, hace el 0-100 km/h en 11.9 segundos y alcanza los 175 km/h.

La otra incorporación a la gama es el motor 1.33 VVTi Dual, el mismo que ha incorporado recientemente el VVTi incorpora el sistema de arranque y parada de motor (microhíbrido) que es la que verdaderamente aporta la reducción de consumo. Los dos emiten CO2 por debajo de los 140 gr/km por lo que entran dentro del tramo del 4.75 % en el Impuesto de Matriculación. Al margen del consumo el D4-D tiene más fuerza pero por contra tiene un precio 1.500 euros superior a igualdad de equipamiento.

Con la restructuración solamente quedan dos niveles de equipamiento disponibles, el Live y el Active. El más básico incorpora 4 airbags, dirección asistida electrónica, ordenador de viaje, aire acondicionadio, retrovisores eléctricos abatibles, radio CD-MP3 con pantalla multifunción o cierre centralizado con mando a distancia mientras que en el caso del Active se suman los faros antiniebla, el climatizador, el reposabrazos central delantero, el volante y el pomo del cambio en cuero o las llantas de aleación de 16 pulgadas entre otros.

El Corolla Sedán parte de los 18.250 euros con el acabado Active y el motor gasolina y ese es el mismo precio que tiene el diésel con el acabado Live. La versión más cara es la D4-D Active por 19.750 euros. Las opciones para aumentar el equipamiento son bastante cortas y la más importante es la del control de estabilidad VSC que cuesta 400 euros en cualquier caso.


Continuar leyendo