Coches de competición para recordar: Matra

( @alexgarciagv27 ) el

Matra es una de esas marcas con un momento muy específico que las hace pasara a la historia del mundo del automovilismo. Con varios coches deportivos fabricados, su historia se centra en las carreras. Concretamente en la Fórmula 1 y en el mundial de resistencia. Sus coches, con el color azul típico de Francia, eran tan bellos como eran rápidos y entre sus pilotos, encontramos a grandes figuras del automovilismo deportivo que inspiraron a toda una generación. Las estructuras de Matra Sport y Matra International hicieron las delicias de los seguidores franceses y británicos. Puede que la edad de oro de Matra durara apenas diez años, pero fueron diez años para recordar toda una vida.

Matra MS7 – Varios

Matra MS7

El Matra MS7 fue uno de los coches de Fórmula 2 por excelencia. En una época donde las pilotos de Fórmula 1 participaban en carreras de Fórmula 2 junto a los jóvenes del futuro -¿os imagináis algo así hoy en día?-, Matra apostaba por el talento del futuro y entregaba sus coches a pilotos jóvenes y hambrientos. Parte del motivo es que los pilotos de Fórmula 1 solían competir en la Fórmula 2 con sus mismos equipos; Lotus, Ferrari, Brabham, … y al final los Matra o Lola quedaban para los menos experimentados. El Matra MS7 ganó los tres primeros títulos del campeonato europeo de Fórmula 2, considerado como la antesala de la categoría reina, con tres nombres con brillo propio.

Se trata de Jacky Ickx en 1967 -con Tyrrell Racing-, Jean-Pierre Beltoise en 1968 -con Matra Sports- y Johnny Servoz-Gavin en 1969 -con Matra International-. Esto demostraba que, además de ser bonito con su color azul y con lo compacto de sus formas, era también veloz. Pero, ¿podría competir un Fórmula 2 con éxito contra los Fórmula 1? Esto, que parece una locura, fue lo que intentó Matra en 1967, como preparación a su entrada con un Fórmula 1 en 1968. Bajo la bandera de Matra Sports, Johnny Servoz-Gavin y Jean-Pierre Beltoise se inscribieron para el Gran Premio de Mónaco. El segundo no se clasificó pero el primero salió desde la undécima posición, aunque acabaría abandonando.

Beltoise tendría dos intentos más en las últimas dos carreras del año. En Estados Unidos partió desde la última posición y en México desde la decimocuarta pero en ambos casos terminó séptimo el domingo. A pesar de todo, el caso más llamativo es el de Jacky Ickx, que en el Gran Premio de Alemania marcó el ¡tercer! mejor tiempo con el MS7 de Fórmula 2 contra los Fórmula 1. Partió desde la 18ª posición ya que los Fórmula 2 en Alemania eran solo de “relleno” y no contaban para la Fórmula 1 a menos que estuvieran inscritos directamente en esta categoría. En cualquier caso, Ickx no pudo terminar la carrera aunque para cuando abandonó, rodaba ya en quinta posición en pista tras remontar desde atrás. En su última carrera, en Kyalami en 1968, Beltoise terminó en sexta posición y marcó un punto. Matra prometía grandes cosas.

Matra MS80 – Fórmula 1

Matra MS80

En 1968, Matra preparó un programa dual con Matra Sports como equipo oficial y Matra International, dirigido por Ken Tyrrell. El equipo de Ken Tyrrell, trabajando con motores Cosworth en lugar de hacerlo con los Matra V12 -que por otra parte sonaban como los ángeles- obtuvo mejores resultados, así que Matra delegó el programa de Fórmula 1 en Ken Tyrrell, que siguió con el nombre de Matra International. En 1968, Matra estrenó una innovación traída de la aviación, en la que los tanques de gasolina eran parte de la estructura del coche. Esto les daba ventaja en cuanto a peso, además de una mayor fortaleza. Esto quedó prohibido para 1970, pero ahí es donde entra el Matra MS80.

Desde la marca francesa decidieron construir un nuevo coche, manteniendo la susodicha innovación, para 1969. El MS10 de 1968 era competitivo pero no podría contra el Lotus 49B, así que un coche nuevo era la mejor opción para ganar. Con los recursos que tenían tanto Matra como Ken Tyrrell, podían triunfar en 1969 con el MS80 y tener un coche nuevo con el que esperar ganar en 1970. Teniendo en cuenta que Matra estaba buscando un acuerdo con Simca para apoyarles en la Fórmula 1 -estos últimos estarían en contra de los motores Ford que usaba Tyrrell-, la decisión era aún más sorprendente. Matra estaba dispuesta a lanzarse a por todas para ganar en 1969, aún si eso les perjudicaba en 1970.

Stewart ganó seis carreras y obtuvo un podio adicional, lo que le llevó al título con una facilidad pasmosa. Beltoise marcó tres podios que ayudaron a que Matra ganara el campeonato del mundo de constructores, convirtiéndose en el primer y hasta ahora único constructor en ganarlo con un equipo no oficial. Como anécdota, Matra construyó el MS84 con tracción a las cuatro ruedas basándose en el MS80 -añadiendo el 4 al nombre por lo de la tracción integral-, el cual participó en varias carreras en 1969 con Beltoise y Servoz-Gavin al volante. Fue este último, quien obtuvo los únicos puntos de un coche con tracción a las cuatro ruedas en la história de la Fórmula 1, con un sexto puesto en el Gran Premio de Canadá.

Matra MS120 – Fórmula 1

Matra MS120

Para 1970, Matra insistió a Ken Tyrrell para que el equipo usara los motores Matra V12. Stewart llegó a probarlos, pero puesto que Ford era el origen de gran parte del presupuesto de Tyrrell y otro patrocinador, Elf, tenía un acuerdo con Renault que habría “prohibido” cualquier asociación con Simca, la asociación entre Ken Tyrrell y Matra terminó. Tras ganar el título de 1969 Matra International, volvía a la competición el equipo oficial francés, Matra Sport, con Jean-Pierre Beltoise como primer piloto y Henri Pescarolo como su compañero de equipo.

La temporada no resultó un desastre pero una sexta posición final gracias a tres podios no es lo que Matra esperaba tras coronarse el año anterior. Por su parte, Ken Tyrrell llevó a Jackie Stewart a una solitaria victoria, cambiando los chasis Matra por March. De haberse mantenido la asociación Matra-Tyrrell, se podría haber vuelto a ganar, aunque hubiera sido sin Simca a bordo. El Matra MS120 seguiría evolucionando durante varias temporadas, siendo utilizado por el equipo también en 1971 y en 1972.

Con Chris Amon a bordo, llegaron los dos últimos podios, uno por temporada y las dos últimas pole position, tamién una cada año. En cuanto a las posiciones en el campeonato de constructores, fueron empeorando año tras año. Del sexto de 1970 se pasó al séptimo de 1971 y finalmente al octavo de 1972 antes de que Matra decidiera echar el cerrojo a un programa de carreras que ya no tenía ninguna razón de ser. Ganaron todo lo que había por ganar y más tarde, cayeron. Una historia de lo que es un equipo de Fórmula 1 en una versión extremadamente comprimida; tan solo cinco años.

Matra MS630 – Sport-prototipo

Matra MS630

A mediados de los años 60, Matra equipaba a su MS620 con motores BRM. Charles de Gaulle, presidente de la República Francesa, declaró públicamente que era una lástima que un equipo francés utilizara motores extranjeros y finalmente, el primer ministro Georges Pompidou destinó seis millones de francos para que Matra diseñara y construyera su propio motor para promover la industria francesa. Esto llevó a la fabricación del Matra MS630, aunque inicialmente siguió con el motor BRM -con el que participó sin demasiado éxito en las 24 horas de Le Mans de 1967-, antes de que su propio propulsor estuviera listo.

Durante este tiempo, se usaron también los motores Ford provenientes del GT40. Con estos motores, además de con los BRM, ganaron carreras del campeonato francés. Para 1968, el motor Matra V12 estaba preparado y con él, se estrenó la versión MS630M. Después de algunas actuaciones esperanzadoras pero sin resultados en general, para las 24 horas de Le Mans de ese año -que se disputaron en septiembre por la huelga de los trabajadores franceses en mayo- pudieron tener un papel destacado a pesar de participar con un solo coche. La pareja Henri Pescarolo / Johnny Servoz-Gavin era competitiva pero tras problemas técnicos al principio de carrera, se vieron obligados a remontar.

De hecho, lo consiguieron a pesar de unas condiciones terribles por la lluvia que llevaron a Servoz-Gavin a negarse a pilotar durante buena parte de carrera, mientras Pescarolo empezaba a forjar su leyenda con un pilotaje sensacional hasta la segunda posición… a cuatro horas del final, cuando un incendio durante una parada en boxes dejó al equipo fuera de la prueba. Para 1969, las cosas mejoraron y tres de los cuatro coches llegaron a ver la línea de meta, clasificados todos entre los siete primeros. El MS630 terminó en quinta posición, tercera de categoría y justo detrás del nuevo MS650.

Matra MS670 – Sport-prototipo

Matra MS670

La culminación de Matra en la resistencia se da con el Matra MS670, la evolución final de la marca para competir en Le Mans si nos olvidamos del MS680 que nunca compitió. Con el motor Matra V12 que se venía utilizando desde 1968 aunque evolucionado para que diera más potencia y tuviera mejor respuesta, la marca trabajó para resolver todos los problemas que habían dado los coches en el pasado. Mejor aerodinámica y soluciones creativas trajeron resultados sin necesidad de esperar. Matra ganó las 24 horas de Le Mans en 1972 con Graham Hill y Henri Pescarolo al volante, mientras que François Cevert y Howden Ganley completaron el doblete. Pero esto no fue suficiente; los franceses querían también ganar el campeonato del mundo de sport-prototipos.

Para ello, se adoptaron varias mejoras para el llamado MS670B. Nuevas cajas de cambios de origen Porsche en lugar de Hewland, además de un cambio en la posición de los discos de frenos que permitió montar unas ruedas algo más pequeñas y por ende, más aerodinámicas, ayudaron a que en Le Mans se consiguiera el segundo triunfo consecutivo, con Henri Pescarolo y Gerard Larrousse esta vez. Otro MS670B terminó en el podio y la marca consiguió hacerse con el título del campeonato del mundo de sport-prototipos, tal y como se habían propuesto para la temporada de 1973. Todo iba viento en popa y nada indicaba que fueran a dejar de vencer. Los pilotos estaban en forma, la motivación era alta y el trabajo, bien hecho.

Las victorias no se habían terminado y el Matra MS670 siguió su curso de evolución para vencer en 1974 de nuevo, esta vez con el MS670C repitiendo los pilotos de 1973 y con otro compañero de equipo en el podio. Esto significaba que Matra había obtenido, entre 1972 y 1974, seis podios de los nueve posibles en las 24 horas de Le Mans. Estaban en la cima del mundo y más teniendo en cuenta las nueve victorias totales del campeonato del mundo de sport-prototipos. Parecía que nada podía pararles pero tras destrozar el nuevo Matra MS680 que habría mantenido al equipo en la cresta de la ola -o eso esperaban-, se retiraron de la competición sin previo aviso, dejando huérfana a una Le Mans que perdía a un equipo local que se había convertido ya en leyenda.

Tras el periodo de competición en Le Mans, Matra dejó de disputar carreras como fabricante. A pesar de ello, el motor Matra V12 de sonido espectacular siguió presente en la Fórmula 1 entre 1976 y 1978 en una primera etapa con Ligier y entre 1981 y 1982 en una segunda etapa con el equipo francés. Matra seguía apoyando el producto nacional y seguían en la competición. Pero luego, la que fue una de las marcas más representativas de los años 60 y 70 en el mundo del automovilismo desapareció de escena. Una lástima pero como se suele decir, siempre nos quedará París. O en este caso, Le Mans.

En Diariomotor Competición | Coches de competición para recordar: Ferrari, McLarenLotusPorscheLancia, FordToyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, RenaultAlpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, SEAT, CitroënHonda, Volkswagen, Opel, Peugeot, Extra III, BRM, Fiat, Abarth, Brabham, Maserati