Viaje a los bajos fondos de Indianápolis: unas 500 Millas de cuatro meses

 |  @eloy_eg  | 

En alguno de los artículos dedicados durante las últimas semanas a las 500 Millas de Indianápolis llegué a explicar que una de las causas del cisma de los monoplazas en Estados Unidos a mediados de los noventa era la difícil relación entre la USAC (el órgano legislativo, la federación si se quiere entender así) y los equipos. Pero el historial de meteduras de pata de la USAC era ya extenso cuando se rompió todo. Ahí está la controvertida edición de 1981, que no tuvo un ganador oficial hasta el mes de octubre.

Las 500 Millas aquel año fueron un duelo directo entre Bobby Unser y Mario Andretti, los dos únicos que llegaron a completar 200 vueltas. Y Unser fue quien vio primero la bandera a cuadros y se bebió la leche. Sin embargo Mario Andretti y su equipo, Patrick Racing, presentaron una reclamación nada más terminar la prueba por considerar que Unser había realizado adelantamientos bajo bandera amarilla. La maniobra se puede ver perfectamente en la cobertura televisiva del evento, pero por aquel entonces nadie se enteró en directo: ABC emitía la carrera en diferido.

En el vídeo se observa cómo tras una parada bajo bandera amarilla Unser adelantó a casi una docena de monoplazas. ¿Su justificación? El reglamento sólo decía que al salir del carril de boxes había que mezclarse con el grupo de coches que rodaban tras el coche de seguridad. Y para él, mientras no pasara de la línea blanca que delimita la pista, seguía rodando por el carril de boxes… De primeras no convenció mucho, pues a la mañana siguiente se publicó la clasificación oficial con Mario Andretti al frente y Bobby Unser en segunda posición, tras una sanción de un puesto que Penske Racing apeló, señalando que Andretti también había hecho lo mismo (en realidad sólo pasó a dos o tres y alguno de esos pilotos incluso dijo haberle animado a pasar a propósito tras ver la maniobra de Unser).

Lo siguiente fue un lío judicial que se prolongó hasta principios de octubre, cuando la USAC emitió su veredicto final. Sí, Unser había adelantado con bandera amarilla. Sí, merecía sanción. Pero Dirección de Carrera debió penalizarle durante la prueba y sancionarle con un puesto tras la bandera a cuadros era un castigo excesivo. Así que por 40.000 dólares de multa Bobby Unser se convirtió en tres veces ganador de las 500 Millas de Indianápolis y Mario Andretti sumó un episodio más a la maldición de los Andretti. Eso sí, se quedó con el anillo de ganador de aquella edición.

Serie ‘Viaje a los bajos fondos de Indianápolis’
Pilotos de bandera negra
El gran fracaso de Penske

Lee a continuación: Viaje a los bajos fondos de Indianápolis: el gran fracaso de Penske

  • angeluam

    Y nosotros quejándonos de Red Bull y sus interpretaciones al reglamento. Boby si que supo interpretarlo

  • almafuerte

    En eso hay q reconocerle mérito a la FIA, la lía, pero con un autoritarismo sin discusión posible.