Viaje a los bajos fondos de Indianápolis: en el reino de los ciegos nunca gana un Andretti

 |  @eloy_eg  | 

Una carrera centenaria como las 500 Millas de Indianápolis está plagada de leyendas y supersticiones. Y una de las más conocidas es la maldición de los Andretti, también recordada como la maldición del beso de Andy Granatelli por el beso que le plantó en la mejilla a Mario el propietario del coche con el que ganó la edición de 1969. Fue su única victoria en 29 participaciones y la única de toda la familia en 73 apariciones como pilotos de él, sus hijos Michael (ganador en cuatro ocasiones como propietario) y Jeff, su nieto Marco y su sobrino John. Sin embargo, hoy no vengo a hablar de toda la maldición, bien detallada en Wikipedia, sino de una edición concreta.

2006 fue la primera edición de las 500 Millas de Indianápolis que vi íntegra en directo gracias a Canal+ y aunque por ello siempre será especial para mí, si por algo se recuerda es por su apretado final. En recta de meta Sam Hornish Jr. apartó de la gloria al novato Marco Andretti, que encaró la última vuelta con cierta ventaja tras unas intensísimas últimas vueltas en las que le tocó también bregar con su propio padre y jefe de equipo, líder en la última resalida.

Sin embargo, más allá de lo interesante del final la razón de destacar esta carrera dentro de la larga serie de desdichas protagonizadas por la familia Andretti es que el propio Sam Hornish Jr. tenía su propia espina clavado con Indianápolis: jamás había rascado ni siquiera un puesto entre los diez primeros pese a ser campeón de la IRL en 2001 y 2002 e incluso en 2006 parecía cerca de tirar por la borda una gran oportunidad tras marcar la pole por un problema en una parada. Pero su racha acabó a costa de los Andretti.

Terminó conquistando también el campeonato ese año y tras una temporada más en monoplazas se pasó a la lucrativa NASCAR, donde sus resultados fueron tremendamente discretos más allá de un puñado de victorias en Nationwide Series (segunda categoría). Se retiró en 2016.

Puedes disfrutar de la larga serie de derrotas de los Andretti en Indianápolis aquí.

Serie ‘Viaje a los bajos fondos de Indianápolis’
Pilotos de bandera negra
El gran fracaso de Penske
Unas 500 Millas de cuatro meses
La familia Lazier, ese gran comodín

Foto | IndyCar Series

Lee a continuación: Fernando Alonso se quedará con el monoplaza después de la Indy 500

  • OneCarlos

    y pensar que el año anterior Marco terminó 5to en la Star Mazda y lo ascendieron a la serie grande sin pasar por la IndyLights (Infiniti Pro en esa epoca):

  • Inohcna

    “Puedes disfrutar de la larga serie de derrotas de los Andretti en Indianápolis aquí.”
    Puedes disfrutar jajajaja

    • Brian Clariana

      Jajajajaja vamos a disfrutar de sus desgracias

  • Brian Clariana

    Hornish tenía algo que encantaba en su manejo y puesta a punto en la Indycar en esos años, le encantaba superar por la linea externa y hasta lo hacia ver facil.