La reiterada negativa de Lewis Hamilton a utilizar el número 1 que tradicionalmente ha identificado a los campeones en el automovilismo obedece a una razón supersticiosa ya que el piloto inglés le atribuye una naturaleza mística al número 44. No es para menos, Hamilton exhibió el número 1 en la temporada 2009 y apenas ganó en par de ocasiones ese año y fue hasta portar el número 44 cuando volvió a recuperar el título y se ha mantenido como centro de atracción. Por supuesto que estos asuntos subjetivos no soportan un análisis lógico, pero al revisar la historia de la Fórmula 1 se pueden hallar casos puntuales de pilotos que tras proclamarse campeones inmediatamente vivieron sus peores temporadas.

Continuar leyendo »

El Gran Premio de España de 1954 fue la última vez que la Fórmula 1 estuvo en nuestro país con una prueba puntuable en catorce años. La categoría reina no volvió a España hasta 1968 en el nuevo circuito del Jarama, mientras que Barcelona debería esperar un año mas para recuperar una carrera del mundial. Era la segunda vez que el circuito de Pedralbes albergaba una cita de esta competición y al igual que en 1951, fue la última carrera de la temporada. En esta última visita a la Ciudad Condal en quince años, la Fórmula 1 tuvo como vencedor a Mike Hawthorn en su Ferrari, logrando el británico el segundo triunfo de su carrera deportiva, camino al tercer puesto de la general de una temporada en la que Juan Manuel Fangio fue campeón.

Continuar leyendo »

Por lo regular, cuando un niño se inicia en la práctica del automovilismo, imaginariamente se transforma en su ídolo, tanto en competencia como fuera de ella. Es común escuchar “Yo soy…” o “algún día quiero ser como…” y aunque ese niño nunca haya experimentado el sabor de la victoria, tendrá la convicción de ser tan grande como ese admirado piloto al que idolatra. Pero en realidad son muy pocos los niños que al crecer alcanzan sus objetivos y es porque solo aquellos que anhelan con auténtica convicción se convierten en lo que más desean. Los modelos a imitar permanecen allí, hasta que la concentración, el trabajo, el desarrollo y la constancia los alcanzan e incluso los superan. Así como Ayrton Senna idolatró a Emerson Fittipaldi y a Juan Manuel Fangio, Michael Schumacher utilizó la imagen de Senna para motivarse, situación que se repite con los mejores pilotos de la última década, con la salvedad de que Lewis Hamilton adoptó a Senna como su modelo a seguir y Sebastian Vettel lo hizo con Schumacher.

Continuar leyendo »

El sistema de puntos de la Fórmula 1 ha vivido desde 1950 varios cambios con un total de hasta seis variaciones a lo largo de los casi setenta años de historia de la categoría. Aunque hoy en día sólo se usa fuera del Campeonato del Mundo, en su día la vuelta rápida entregaba un punto a quien la lograra, repartiéndose si había más de un piloto que firmara el mismo tiempo. La mayoría pensará que coincidir en el mejor registro es difícil para dos pilotos pero no sólo llegó a suceder sino que en una ocasión puntuaron más pilotos con la vuelta rápida que sin ella.

Continuar leyendo »

El debut de Max Verstappen en la Fórmula 1 en 2015 con diecisiete años y su primera victoria en la categoría reina el año pasado con dieciocho son registros espectaculares para un campeonato que cada vez parece tener competidores más jóvenes. No en vano en 2017 estará en pista Lance Stroll, que con dieciocho años le quitará el puesto de piloto más joven al neerlandés. Pero en la década de los 50 los pilotos tenían una edad mucho mayor y algunos de los récords más espectaculares de avanzada edad se dieron en esa época. Una época en la que auténticos "abuelos" podían estar en la mayor competición automovilística.

Continuar leyendo »

La selección particular de Sir Jackie Stewart, tres veces campeón mundial de Fórmula 1, en cuanto a los tres mejores pilotos en la historia de la disciplina, posee un argumento tan sólido que vale la pena destacar. Según su criterio, el más grande de cualquier época es Juan Manuel Fangio, más allá de sus cinco títulos, y por la edad en que los alcanzó, la grandeza del argentino se sustenta en lograr sus campeonatos en años consecutivos y con equipos distintos, una proeza de lo más difícil de superar.

Continuar leyendo »

Hace casi un mes en Diariomotor Competición nos propusimos un desafío para terminar el año: realizar un estudio sobre la Fórmula 1. El objetivo, escuchar vuestras opiniones sobre quienes son los mejores pilotos de la historia de la categoría reina así como los mejores equipos y circuitos desde que el campeonato del mundo comenzó en 1950. La realidad es que con toda esta información no íbamos a pretender dar una respuesta a unas preguntas que existen desde hace más de medio siglo sin una respuesta consensuada. Por lo tanto, lo que realmente nos atraía era poder analizar las corrientes de pensamiento y opinión, más que la objetividad de quienes son los mejores.

Continuar leyendo »

Contemplando a mis hijos sentados frente al televisor, atentos y emocionados mientras observan el dibujo animado Blaze y las Máquinas Monstruos, comencé a cuestionar la naturaleza de mi afición por los deportes a motor y por los coches deportivos ya que en mi niñez resultaba harto complicado "tropezarse" con una carrera de Fórmula 1, prácticamente eran sucesos esporádicos debido a un calendario muy disgregado. Caí en cuenta entonces de que ciertamente fue a través de la ficción cuando, hace más de treinta años atrás, descubrí mi pasión por el mundo de la velocidad. Investigando sobre el tema, me encuentro con que el gran Alain Prost admitió que su obsesión por las carreras inició con la lectura de la historieta Michel Vaillant.

Continuar leyendo »

El 12 de mayo de 1956, en la ronda de clasificación para disputar el Gran Premio de Mónaco, la escudería oficial Maserati dispuso sobre la pista a sus cuatro 250F, pero solo tres de sus pilotos estaban en el circuito: Stirling Moss, Jean Berha y Césare Perdisa. Nello Ugolini, director del equipo, y Guarino Bertocchi, jefe de mecánicos, esperaron durante horas al otro piloto, el argentino Carlos Alberto Menditéguy. La preocupación por la ausencia luego se transformó en incredulidad, cuando una semana después se supo que no corrió en Mónaco porque tenía algo más importante que hacer...

Continuar leyendo »

El primer Gran Premio de Mónaco puntuable para el mundial de Fórmula 1 fue lógicamente el de 1950. La cita monegasca era la segunda del campeonato del mundo tras la cita inaugural -nunca mejor dicho- en Silverstone. Esa segunda carrera de la historia de la categoría es recordada por varias cosas aunque la más mencionada es seguramente el hecho de que el 21 de mayo de 1950 se produjo la primera de las 24 victorias de Juan Manuel Fangio.

Continuar leyendo »