La historia de Carrozzeria Alfredo Vignale y su perpetuidad gracias a la línea Vignale de Ford

Esteban Viso

Si en una sola frase juntamos las palabras carrocero e italiano, estaremos hablando sueños hechos realidad en un coche. La historia de las grandes firmas carroceras italianas es una mezcla de pasión por el automóvil, ideas únicas y un exquisito arte a la hora de diseñar algunos de los modelos más míticos del mundo. El caso de Alfredo Vignale no es una excepción.

En el año 1913, Vignale nace en Grugliasco, en la región de Piamonte, provincia de Turín. Solo por esas coordenadas del “espacio tiempo”, el pequeño Alfredo tendría al alcance de la mano a los grandes maestros carroceros y a los constructores italianos de la época. Desde muy joven, trabajaría en los talleres Stabilimenti Farina, regentados por Guiseppe Farina. Giuseppe era el hermano mayor de un tal Pinin Farina, archiconocido carrocero autor de las más mejorables piezas italianas de (seguramente) todos los tiempos.

En un ambiente de ese estilo, en contacto con los mejores preparadores, a Alfredo le irían bien las cosas y en 1948 fundaría su propio taller en su pueblo natal, Carrozzeria Alfredo Vignale. Iba a centrarse en la fabricación de carrocerías, y como se vería más adelante, la gran mayoría de sus trabajos serían sobre modelos de pequeñas dimensiones. Así, su primer trabajo fue sobre un Fiat 500 Topolino de la época, y el segundo lo emprendería en un Fiat 1100, un modelo muy popular conocido como Millecento.

1951 Ferrari 212 Export Vignale

En esos inicios, lógicamente, su trabajo se centraba en los fabricantes italianos, y por sus manos pasaron las grandes marcas de entonces: Alfa Romeo, Ferrari, Cisitalia, Fiat, Maserati y Lancia. En plena expansión y con cada vez más reconocimiento, Vignale pasó a ser fabricante en la década de 1960, y entre sus creaciones destacarían los Vignale 125/Samantha, Vignale 1500 y Vignale 850. Otro ejemplo destacado que podemos mencionar fue la serie Sebring para Maserati, fabricada entre 1963 y 1969. La denominación Sebring fue en honor a las victorias de la marca en las prestigiosas 12 Horas de Sebring.

Para finales de la década de 1960, Alfredo Vignale estaba negociando la venta de su compañía a De Tomaso, que ya poseía Carrozzeria Ghia, y en diciembre de 1969 se formalizó dicha venta. Tan solo tres días después de esto, Vignale fallecería en un accidente de tráfico mientras conducía un Maserati. La producción Vignale cesó, y en 1973 De Tomaso fue absorbida por Ford; en 1974 la marca Vignale desapareció durante casi 20 años.

Ford Focus Vignale.

Ya en 1993, en el Salón de Ginebra, Aston Martin enseñaría al mundo el concept car Lagonda Vignale, ya que en aquél entonces la marca era propiedad de Ford. En 2013, en el centenario de su nacimiento, conocimos el Ford Focus Vignale Concept, que puedes ver sobre estas líneas en su versión Cabriolet. Precisamente en ese año 2013 se anunció al mundo la creación de una línea premium de Ford que tomaría el nombre Vignale. Esta línea, cuya representación asumió el Ford Mondeo Vignale como su modelo inaugural a principios de 2015, combina el acabado premium con una nueva visión de la relación con el cliente y el tratamiento exclusivo. El siguiente paso estaría en el Ford S-Max Vignale y el nuevo Ford Edge.

Ford Vignale

La exclusividad de la línea Vignale de Ford se nota en los acabados físicos del coche, pero también en el trato exclusivo y las ventajas que obtiene el cliente: desde servicios VIP en los vuelos que realice, incluyendo chófer y acceso especial para controles de seguridad y salas VIP de los aeropuertos; cuentas bancarias y tarjetas de crédito con condiciones especiales; puntos de fidelización; acuerdos con cadenas hoteleras, restaurantes y servicios de entretenimiento…

Como curiosidad final, este inusual y único Ferrari 330GT Vignale Shooting Brake en color verde perteneció al gran Jamiroquai. Jay Kay es conocido no solo por su música, sino por su extensa y portentosa colección de coches clásicos, superdeportivos e icónicos.

Ferrari 330GT Vignale Shooting Brake