Se hizo realidad: 50 años después Ford vence de nuevo a Ferrari en Le Mans

Esteban Viso

Lo hicieron. Ford regresaba a las 24 Horas de Le Mans con una misión, o mejor dicho, con una visión: reeditar la épica victoria de 1966, la primera del dominio de la marca en la resistencia por media década, con los excelentes Ford GT40. La victoria que significó arrebatar a Ferrari el trono de la resistencia, y un hito que parecía difícil de igualar. Pero se consiguió, el equipo Ford Chip Ganassi  Team USA firmó una victoria memorable sobre el circuito de La Sarthe, con los cuatro coches inscritos finalmente clasificados.

Los Ford GT destacaron desde las pruebas de la semana previa a la carrera, con unos tiempos sorprendentes, pero también con una planta demoledora en la pista. El Balance of Performance (BoP), una medida del ACO para igualar las prestaciones de los coches de la categoría LM GTE Pro, daba inicialmente una ventaja a los Ford GT al permitir menos peso y algo más de diámetro en la brida del turbo, y al reducir las bridas del turbo de los competidores (entre otras medidas) para intentar igualar al máximo las prestaciones.

Ford GT Le Mans 2016

Un segundo ajuste en el BoP daba algo de aire a sus competidores y añadía algunos kilos al Ford GT (no tantos como le habían quitado), y el resultado no pudo ser mejor, al menos desde nuestro punto de vista: no solo volvía Ford tras 50 años para reeditar aquélla hazaña, sino que lucharía las 24 Horas contra Ferrari. ¿Acaso podría haber sido mejor? Ni el mejor guión lo habría logrado. El éxito se redondea con estos datos: tres Ford GT en los cuatro primeros puestos, y el cuarto coche fue noveno a 34 vueltas.

Este último coche pasó la meta y consigue así el pleno de la marca en Le Mans, si bien es cierto que es la unidad que más incidentes protagonizó. Pero en Le Mans, lo extraordinario es no tener ningún problema. Que se lo pregunten a Toyota en LMP1, perdedores de la prueba por tan solo 6 minutos, tras 23 horas y 54 minutos exentos de problemas.

La salida de la prueba fue tras el Safety Car debido a la cantidad de agua sobre la pista, un período neutralizado que llegó a los 50 minutos, un exceso tal y como constataron la mayoría de los pilotos, que se encontraron con tres vueltas extra tras el coche de seguridad y la pista ya seca. Este período a baja velocidad incidió en la fiabilidad de muchos coches, además de forzar el cambio de los neumáticos de lluvia a los intermedios (y casi slicks). Tras marcharse el safety car, la carrera más esperada se lanzó, y fue cuando empezamos a disfrutar de lo lindo. La categoría GT Pro enseguida nos mostró una lucha muy igualada entre los Ford GT y los Ferrari 488 de los equipos AF Corse y Risi Competizione.

Ford GT Le Mans 2016

La carrera era preciosa; la lucha, endiablada. Las diferencias en la categoría GT Pro (lo decimos de manera abreviada, porque en realidad es LM GTE Pro) hacen que esta carrera de 24 horas se transforme en un sprint constante, con segundos de diferencia que al final, tras 340 vueltas, se convirtieron en un minuto de ventaja por culpa de un trompo de Vilander a falta de pocos minutos para el fin de la prueba, que fijaba así las posiciones finales:

Clasificación final 24 horas de Le Mans 2016, LM GTE Pro
1.- Ford Chip Ganassi Team USA, S.Bourdais-J.Hand-D.Müller (Ford GT), 340 vueltas
2.- Risi Competizione, G.Fisichella-T.Vilander-M.Malucelli (Ferrari 488 GTE), +1’00”200
3.- Ford Chip Ganassi Team USA, R.Briscoe-S.Dixon-R.Westbrook (Ford GT), +1’24”794
4.- Ford Chip Ganassi Team UK, S.Mücke-O.Pla-B.Johnson (Ford GT), +1 vuelta
5.- Aston Martin Racing, N.Thiim-M.Sorensen-D.Turner (Aston Martin Vantage), +2 vueltas
9.- Ford Chip Ganassi Team UK, M.Franchitti-A.Priaulx-H.Ticknell (Ford GT), +34 vueltas

La lucha entre los dos equipos que se disputarían la victoria final de GT Pro (Ford y Risi) continuó por todo lo alto durante toda la noche, sin grandes cambios en cuanto a las distancias, pero ya perfilándose que esto era cosa de tres coches: los Ford GT #68 y #69, y el Ferrari #82. Se rememoraba así, de forma simbólica, la histórica rivalidad que hizo que Henry Ford II crease de la nada el GT40; hoy podemos decir que 50 años después de aquélla primera victoria, Ford creó un coche especial para Le Mans para recuperar aquélla gloria, y el destino quiso que su principal rival fuese… un Ferrari.

Ford GT Le Mans 2016

Con la noche ya superada, quedaban aun muchas horas de lucha enconada, pero la cosa se quedaba en una lucha de tú a tú entre el Ford #68 y el Ferrari #82. Ya era un mano a mano y con los primeros rayos del sol la carrera entraba en esa fase en la que puede parecer que está todo prácticamente hecho, pero en realidad queda muchísima carrera. Seis horas por delante, nada menos, unas ocho si contábamos con la hora del amanecer.

El momento dramático llegaba con el anteriormente mencionado trompo de Vilander tras las curvas Porsche. A Ferrari solo le quedaba una carta en la manga: la de poner presión al coche #68 de Ford para forzar un error, o que el piloto forzase la máquina por encima de sus límites. No fue así, y la fiabilidad demostrada por los Ford GT queda fuera de toda duda viendo la clasificación, con los cuatro coches pasando la meta, y solo uno de ellos teniendo que visitar varias veces el taller. Desde el punto de vista de Le Mans es lo mismo que decir que son indestructibles. Basta con echar un vistazo a la lista de bajas por avería mecánica para comprenderlo así.

Así pues, cumpliendo lo prometido, Ford regresa a la gloria de Le Mans ganando su categoría con los Ford GT. Que los éxitos sigan acompañando a los Ford GT en la próxima cita del WEC, el 24 de Julio en Nürburgring.

Ford family Le Mans 2016 podium