Vignale, Active, ST-Line y Titanium: las cuatro personalidades del nuevo Ford Fiesta

Diego Gutiérrez @Dieguti_

El Ford Fiesta se renueva: el único modelo de la actual gama de Ford que conserva su nombre original dará paso próximamente a su séptima generación. El Ford Fiesta 2017 viene acompañado de un profundo lavado de cara así como un renovado interior, pero también habrá mucha más tecnología y una variada oferta de motorizaciones tanto diésel (85 y 120 CV) como gasolina (70-140 CV) a la que en 2018 se unirá un 1.0 EcoBoost capaz de trabajar con sólo 2 cilindros gracias a la tecnología de desactivación de cilindros.

El nuevo Ford Fiesta crece en tamaño (7 centímetros hasta los 4,04 metros de longitud), ofrece una mejor dinámica de conducción, tiene más potencia de frenado, un tacto de dirección más preciso y mejora su calidad de rodadura. Estéticamente, el nuevo Fiesta luce unos rasgos más suaves, menos agresivos que el modelo al que sustituye. La disposición de sus pilotos traseras cambia y sustituye la orientación vertical del modelo saliente por un diseño horizontal. En definitiva, unas líneas que conjugan un diseño fresco y renovado a la vez que más elegante y maduro y que podrán verse en formato de 3 y 5 puertas.

En el interior los cambios destacan sobremanera: el diseño de la consola central cambia drásticamente, integrándose en el salpicadero y uniéndose a la zona del conductor, y ahora incorpora una pantalla táctil de hasta 8 pulgadas. Esta se engloba en la adopción de un nuevo sistema multimedia que incluye el sistema SYNC3 y es compatible tanto con Android Auto como con CarPlay. Un interior que además ahora es más silencioso: se ha mejorado el aislamiento, tanto en lo que a ruidos como a vibraciones se refiere. Circulando a 100 Km/h, en el nuevo Fiesta hay un 7% menos ruido que antes.

A todo lo anterior hay que sumarle un equipamiento más amplio, tanto en infoentretenimiento como en seguridad: control de crucero activo, asistente de frenada de emergencia con detección de peatones, avisador y asistente de cambio involuntario de carril, cambio a luces largas automático, aparcamiento asistido Además de volante calefactado, sistema de sonido B&O PLAY de diez altavoces y 675 W de potencia o techo panorámico. Pero quizá lo más llamativo de todo es la incorporación de cuatro líneas de equipamiento diferentes que dotan al nuevo Ford Fiesta de cuatro personalidades distintas: son las Active, ST-Line, Titanium y la lujosa terminación Vignale, disponible por primera vez en el Fiesta. Pero, ¿cómo se caracteriza cada una? ¡Vamos a descubrirlo!

Ford Fiesta Vignale

Vignale es sinónimo de lujo. Y es que no sólo es una línea de equipamiento sino que es mucho más. Estará por primera vez disponible en el Fiesta con la nueva generación. El Fiesta Vignale adquiere una dimensión mucho más lujosa que cualquier otro modelo del segmento con materiales de más calidad, mejores acabados y rasgos exclusivos inconfundibles: el Fiesta Vignale contará con elementos como un generoso techo panorámico y unas llantas de 18 pulgadas de diseño específico y acabado cromado.

Las diferencias no acaban ahí: la tapicería tiene un diseño hexagonal exclusivo y también son diferentes el paragolpes delantero y la parrilla, que tiene un acabado metálico cromado que le confiere un aspecto más distinguido. Además contará con una paleta de colores exclusivos para su carrocería.

Ford Fiesta Active

Personalidad crossover. Así es el Ford Fiesta Active, que presenta cambios sustanciales tanto en el diseño exterior como en el interior. El Fiesta Active tiene un diseño distinto de los paragolpes delantero y trasero así como en las ópticas y se puede equipar con llantas y colores exclusivos para esta versión.

Pero no es un simple cambio estético: el Fiesta Active tiene una carrocería elevada que le confiere una altura libre al suelo 18 mm superior respecto al resto de versiones del Fiesta, equipa protectores de pasos de rueda, barras de transporte en el techo y estriberas, lo que le confiere una personalidad todocamino muy atractiva dirigida a los más aventureros.

Ford Fiesta ST-Line

Deportividad. La palabra que define al Fiesta ST-Line, que cuenta con un aspecto más dinámico y deportivo gracias al diseño diferenciado de su parrilla y paragolpes en la parte frontal, los faldones, o el alerón, el difusor trasero y salida de escape cromada de la zaga, además de unas llantas de mayor diámetro (18 pulgadas) y diseño exclusivo más deportivo.

En el interior encontramos un aspecto más deportivo gracias a unos asientos de diseño exclusivo con tapicería de tela y piel, más envolventes, un volante achatado por la parte inferior y un pomo de la palanca de cambios exclusivos y pedales en aluminio. En la cabina también encontraremos detalles como las costuras en color diferenciado respecto a la tapicería, así como molduras exclusivas para el salpicadero.

La deportividad en lo estético viene acompañada en lo mecánico: el ST-Line equipa una suspensión deportiva que reduce la altura de la carrocería en 10 milímetros y acerca al Fiesta ST Line al asfalto para mejorar su dinámica de conducción. Además incorpora una suspensión con muelles y amortiguadores más firmes y los frenos traseros son de disco con todas las motorizaciónes.

Ford Fiesta Titanium

Elegancia y sofisticación. Ford define al Fiesta con acabado Titanium como “la elegancia hecha vehículo”, lo cual revela la personalidad de este Fiesta. Ofrece una gran calidad y un equipamiento generoso para seguir siendo el rey de su segmento entre los clientes de toda Europa. En su exterior incorpora una parrilla cromada de barras horizontales que aporta un estilo sencillo pero sofisticado. Además, las llantas son exclusivas y cambia el diseño del paragolpes delantero para acoger a los antinieblas que, a diferencia de los Vignale y ST-Line, son verticales en vez de horizontales.