Bentley Technical Driving Journey 2016: Continental GT y Bentayga al límite

 |  @ClaveroD  | 

Nos hemos ido hasta el circuito de Ascari para poner a prueba la gama Bentley, haciendo uso tanto de pista offroad para llevar al límite al Bentley Bentayga, como del circuito de velocidad para probar toda la gama

Por David Clavero

Desde que acudimos a la presentación del Bentley Bentayga, os prometí una prueba en profundidad del primer SUV de Bentley para comprobar de primera mano si cumple con todo lo que promete. Recordemos que el Bentley Bentayga es a día de hoy el SUV más rápido y lujoso del momento, titulares más que contundentes, pero además promete unas cualidades todoterreno sin rival que hoy en Ascari deberá demostrar.

Pero durante esta jornada de conducción no sólo hemos probado el Bentley Bentayga, sino que hemos probado los modelos Bentley Continental GT y GT Convertible en pista para poder exprimir los 528 CV de sus potentes motores V8 sin ningún tipo de reparo. Potencia y mucho lujo puestos a prueba en un circuito muy exigente donde salen a relucir todas las características de un automóvil.

Esta edición 2016 del Bentley Technical Driving Journey realizado por C. de Salamanca se trata de un marco incomparable donde se consigue conocer al vehículo del primer al último tornillo en las condiciones más extremas. Rodar en circuito con un Bentley no está al alcance de todos, menos aún enfrentar a todo un Bentley Bentayga a un circuito offroad tan exigente, pero en Diariomotor hemos podido disfrutar de ambas posibilidades y a continuación os voy a contar cuál fue nuestra experiencia.

La jornada comienza en torno a las 9 de la mañana de un muy caluroso día de Agosto, con un breve briefing sobre seguridad y referencias y un plan que a todos los presentes nos dibujó una sonrisa: pista de velocidad, pruebas específicas sobre agua y pista offroad para el Bentley Bentayga.

Aunque C. de Salamanca se ha traído hasta el circuito de Ascari toda la gama Bentley, el protagonista del día no es otro que el nuevo Bentley Bentayga que con sus 608 CV de potencia promete sensaciones muy fuertes dentro y fuera de pista.

La primera toma de contacto la realizamos a los mandos de un Bentley Continental GT Convertivle con motor V8 Twin-Turbo. Es la primera vez que voy en un descapotable en circuito, y resulta extraordinario sentir de este modo la velocidad que sólo puedes alcanzar en este tipo de pistas. Por un momento me trasladé a los días en los que disfruté como un enano del Bentley Continental GT Speed Convertible.

En pista, el Bentley Bentayga sorprende por dos grandes aspectos. Por un lado el rugido de su motor 6.0 W12 Twin-Turbo de 608 CV – la más reciente evolución de este propulsor -, y por otro la increíble imagen de ver como trabajan sus suspensiones para conseguir que semejante tamaño y peso giren planos en todas las curvas. De esto os hablaré en detalle a continuación.

Hora de entrar en faena. Es el momento de poner a prueba la tecnología y la tracción de la gama Bentley. En la zona de atrás del circuito se encuentra una pequeña pista provista de aspersores, zonas de pavimento deslizante y muchos conos. Hablamos de una prueba muy dura, pues aquí es donde de verdad salen a relucir las características de cualquier coche.

La primera parte del recorrido se trata de un slalom sobre agua a unos 30 Km/h. Aquí todos nos quedamos con la boca abierta viendo girar absolutamente plano al Bentley Bentayga con sus más de 2 toneladas de peso. La clave de su excelente funcionamiento reside en un sistema de suspensión de última generación desarrollado junto a Porsche para el nuevo Porsche Panamera. Además emplea las estabilizadoras activas estrenadas en el Audi SQ7 con instalación de 48 voltios.

El final de esta slalom culmina con una curva muy cerrada a izquierdas y una aceleración a fondo que nos catapulta hasta los 100-120 Km/h. El empuje del Bentayga es brutal con nada menos que 900 Nm de par desde apenas 1.250 rpm. El 0-100 Km/h lo firma en 4 segundos, e incluso en mojado resulta muy impactante. No te puedes dejar engañar, el Bentayga es adictivamente rápido.

Mi compañero David G. Artés también disfrutó de esta jornada. El Bentayga nos demostró una gran efectividad en todos los virajes, aunque no por ello puede ocultar sus inercias, en este punto nos han gustado más coches como el Maserati Levante S 430 CV y el Range Rover Sport SVR. A diferencia de estos y pese a las mejores prestaciones del Bentley, la gran cualidad del Bentayga es que su habitáculo consigue que cualquier cosa que suceda en el exterior – por muy perturbadora que sea – pase completamente desapercibida para los pasajeros. Y en ese aspecto sí que no tiene rival.

La prueba de frenado sobre pavimento deslizante con el añadido del agua no era nada fácil. Hablamos de una distancia de apenas 40 metros para detener el coche desde los 100 Km/h. El trabajo de los frenos, neumáticos, suspensiones y el ESP es vital en este punto, ofreciendo en todos los casos una facilidad pasmosa para clavar el coche en las distancias delimitadas.

Y he aquí el resultado de unas pruebas donde además de aprender, nos lo pasamos realmente bien.

Llega por fin uno de los momentos más esperado de la jornada, asaltar la pista offroad que también ofrece Ascari Race Resort y descubrir si el Bentley Bentayga es capaz de salir airoso de semejante recorrido.

El primer punto obligado es el de formación con los instructores para descubrir que el Bentley Bentayga es un escaparate tecnológico sin parangón. Con hasta 8 programas de funcionamiento específico y un sinfín de ayudas y asistentes parece que va a resultar complicado conducir, pero nada más lejos de la realidad, ponemos el modo arena/grava y a partir de ese momento todo lo demás lo hace el coche.

El circuito que tenemos por delante no es apto para todos los SUV o todoterreno. Hablamos de una pista que acumula pendientes verticales de hasta 37º grados, descensos sobre arena, giros a dos ruedas, inclinaciones laterales de 35º y, en definitiva, mucha exigencia para todo el sistema de tracción total.

La mayor prueba de todas fue superar una pendiente vertical, en ascenso, con entrada en curva y donde nos detuvimos por completo cuando la inclinación alcanzó los 37º. Pisamos el freno, el coche se clava literalmente, y unos segundos después reanudamos la marcha con la mayor facilidad y serenidad que he visto jamás en una prueba de este tipo. Tal y como apuntó el instructor, el avance del Bentley Bentayga sobre terrenos abruptos es como el de un eléctrico, ya que gracias a su elevado par de 900 Nm desde muy abajo consigue gestionar sus cuatro ruedas motrices sin perder agarre en ningún momento.

Pero ahí no acaba la espectacularidad del bentley Bentayga, y es que el grado de confort alcanzado en este tipo de superficies es también apabullante, y hablo tras probar en esta misma pista modelos como Range Rover, Audi Q7, BMW X5 o Mercedes Clase G. El aplomo y confort del Bentayga son su mayor cualidad, muy por encima de sus apabullantes 608 CV o el infinito catálogo de personalización disponible en Mulliner.

Y lamentablemente llega la hora de despedirnos de la gama Bentley y de esta jornada de pruebas en Ascari Race Resort. Pero no os vayáis muy lejos porque todavía nos quedan por contaros algunas de las vivencias que pudimos disfrutar durante este evento, y prometo sensaciones fuertes.

Lee a continuación: Bentley Bentayga Fly Fishing: amantes de la pesca, este es vuestro SUV

Solicita tu oferta