KIA Rio a prueba: así pretende KIA asaltar el reinado de Ford Fiesta, Renault Clio y compañía

    ( @omiguel ) el

    Hace muchos años, cuando Kia empezó a aterrizar en nuestro país, el Kia Rio no era más que un pequeño coche familiar de gustos coreanos que chocaba frontalmente con lo que se comercializaba en nuestro país. Sumando a esto el desconocimiento de la marca en su momento se comprende su bajo número de ventas.

    Los tiempos han cambiado y Kia ya no es esa marca desconocido sino más bien todo lo contrario. Con el Sportage y el Cee’d se han aupado en 2016 al ranking de las cinco marcas que más coches venden en España. El nuevo Kia Rio es ahora un coche pequeño de cinco puertas que se renueva para pelear en un segmento donde reinan autoridades como el Ford Fiesta, el Renault Clio o el Seat Ibiza. Tienen muchos más años de vida y están en el imaginario de la gente cuando piensa en qué coche comprarse.

    Toda la información del Kia Rio 2017

    En abril comenzará a comercializarse la nueva generación del Kia Rio. Las comparaciones con la generación previa nos llevan a un conclusión rápida muy razonable: la evolución es profunda. Para analizarla como dios manda tenemos que hablar de coche y de cómo se comporta, así que si queréis me podéis acompañar para ver todas sus claves, sus puntos fuertes y sus puntos débiles en esta prueba.

    Diseño más atractivo pero sin perder las formas. Las actuales de Kia, claro. ¿Y por dentro? Un puntito más no hubiera sobrado

    Han trabajado mucho el frontal, con las luces diurnas y la parrilla siguiendo la línea actual de la marca

    No creo que haya que despreciar en absoluto la generación saliente del Kia Rio porque en su momento supuso un salto enorme, precisamente porque empezó a ganar mucho en diseño europeo y perder su más pura esencia oriental. Para esta nueva generación el Rio ofrece un punto más de cercanía a nuestro mercado.

    Se nota en múltiples aspectos, especialmente por la forma de su estructura más achatada y por esforzarse en recortar la zaga cuanto antes. Esta tendencia entre los actuales utilitarios se complementa con una calandra similar, a pequeña escala, a la del Sportage, luces diurnas perfectamente integradas y unos faros traseros en forma de flecha. Sumando un pequeño alerón con objetivo aerodinámico y unas llantas de nuevo diseño y 17″ tenemos la imagen completa del Rio.

    La evolución interior es enorme, especialmente si lo eliges en una combinación de dos tonos contrastados. La calidad de los materiales es buena y se nota especialmente en el volante, en el pomo de la palanca de cambios y en los asientos. Pero también hay que existe un apartado mejorable: los plásticos duros, en las puertas son de baja calidad.

    En lo que respecta al use y disfrute del conductor, cuenta con un volante multifunción en cuero. Es cómodo pero con un excesivo número de botones. Por detrás la instrumentación tiene lo bueno de ser muy clásica y lo malo de ser muy sencilla. Si esperabas una pantalla digital personalizable, olvídate.

    La tónica general en el Kia Rio es la de reducir el número de botones y pasar a hacer más cosas con la pantalla táctil central de 7″, desde la que puedas manejar la radio, la conectividad con los teléfonos o la navegación GPS. Si no eliges esta pantalla te toca un sistema de sonido sencillo con una pantalla de 5″.

    ¿Puedo ir con 4 personas más y cargar el maletero a tope? Claro

    Este Kia Rio es muy espacioso, sin duda alguna. Conductor y acompañante disfrutan de la parte del habitáculo con más espacio y además descansan sobre unos asientos bastante cómodos desde el tapizado más sencillo de tela.

    Su maletero tiene un volumen de 325 litros, no está nada mal.

    No os voy a negar que no haya probado muy a fondo los asientos traseros, solamente me he sentado en ellos. Cómodos, discretos y no me dicen nada más. Aunque con las dimensiones del coche en la mano (4.065 mm de largo, 1.725 mm de anchura y 1.450 mm de altura) no podemos pedir más, el Kia Rio ofrece un volumen de maletero muy interesante: 325 litros. Sus rivales más directos se quedan en los 300 así que este detalle está pero que muy bien.


    El Kia Rio en la carretera, el salto es enorme

    Me temo que no he conducido demasiado el Kia Rio que se comercializaba hasta ahora, solamente una vez y durante un trayecto muy corto. He conducido mucho más en esta prueba y tengo en la cabeza el comportamiento de coches similares así que puedo comparar perfectamente. Y la conclusión rápida es que el coche tiene un muy buen comportamiento que no tiene que envidiar al Fiesta o al Clio.

    Varios compañeros de medios hemos coincidido en lo mismo: el comportamiento en carretera del Kia Rio es muy bueno

    ¿Cómo he sacado esas conclusiones? Rodando bastante con el coche en situaciones muy diversas. Por ejemplo, para hablar de buen comportamiento en ciudad simplemente hay que transcurrir por zonas con curvas, rotondas, resaltos y ahí es donde puedes ver qué puede ofrecerte el coche. Este Kia Rio se mueve bien en las curvas y se mantiene muy nivelado con respecto al suelo cuando realizas un giro profundo: el balanceo es bueno, lo que redunda en mayor comodidad. La amortiguación hace el trabajo que se espera.

    Esta misma característica se aprecia circulando por carretera con curvas pronunciadas, bajadas y subidas. Ni yendo con agilidad el coche da muestras de pedir un cariño especial y en todo momento se nota que va con aplomo. Indudablemente no tiene los frenos Brembo que podría equipar una versión deportiva pero no se echa en falta mucho más, el Rio no es un coche para correr pero si vas rápido no te va a exigir demasido (lo que no quita que no sea buena idea pasarse de velocidad, siempre hay que adecuarse a las circunstancias).

    Los motores del Kia. Cuidado con los más pequeños, son sólo urbanitas

    El Kia Rio trae una gama de motores con una oferta muy limitada pero que va al grano del perfil de comprador que pueda estar interesado en él. En primer lugar, tenemos una oferta en motores gasolina que parte del 1.2 CVVT de 84 cv como motor de partida, un motor conocido y que nos servirá para movernos cómodamente por ciudad. En carretera y autopista se antoja como un motor escaso así que elegirlo o no depende del uso que vayas a hacer del coche.

    Si quieres una recomendación por mi parte te diría que el motor gasolina de 100 CV es una elección muy sensata.

    Los otros dos motores de gasolina son otro cantar, se trata de los nuevos tri-cilíndricos turboalimentados 1.0 T-GDI que se comercializan en el Rio con dos sabores: 100 y 120 cv. Solamente pude probar el de 100 cv y la sensación que arrojan es que es la elección adecuada para este coche si quieres decidirte por gasolina: ofrece la potencia necesaria para moverte con soltura y se estira muy bien, solamente es algo perezoso en bajas vueltas pero es lo normal.

    ¿Que prefieres diésel? No te preocupes que hay una oferta pequeña pero suficiente, mantenida por un bloque 1.4 CRDI que puedes escoger con dos niveles de potencia, 71 o 90 CV. Uno de los coches a los que tuve acceso incorporaba este motor y con él me olvidé de pensar en reducir de marcha para ganar velocidad. Con esos 90 CV te mueves ágilmente en todos los campos de juego de asfalto y lógicamente es el motor que arrojará un menor consumo.

    Tecnología: el Kia Rio te conecta con el móvil y se detiene el solito delante de los peatones

    Para conectarte con tu móvil al Kia Rio puedes elegir: Android Auto o Apple Carplay.

    En estos tiempos si pretendes dar un salto de diseño y calidad tienes que acompañarlo de tecnología, porque es lo que los usuarios demandan en el segmento B. Para eso el Kia Rio no viene corto de cosas y trata de ser puntero o casi puntero en alguna de los equipamientos con los que puedes escogerlo.

    La pata de seguridad incluye los 6 airbags de rigor – o, mejor dicho, que consideramos mínimos – además de un control de estabilidad extendido con una tecnología llamada VSM (Vehicle Stability Management) que cuida de tu Rio durante las frenadas fuertes en curva. Un elemento importante que estrena, y que no se ve muy habitualmente en este sector, es la frenada automática con detección de peatones.

    Una de las características más interesantes con la que puedas equipar el Kia Rio es con la “clonar”, parcialmente, la interfaz de tu móvil utilizando Android Auto o Apple Carplay. Enchufando el teléfono a una de las tomas USB situadas bajo la consola central o en las plazas traseras (también es pionero en eso) puedes acceder a diversas aplicaciones de tu smartphone (la música, la navegación gps, las llamadas, etc) usando la pantalla táctil central.

    ¿Más cosas en pocas palabras? Tienes una gama de 7 colores exteriores, dos tapizados distintos inicialmente y llantas de aleación en 15 o 17″ a elegir.



    ¿Para quién es el Kia Rio? Su precio, desde 14.600 euros

    Para el que le guste la marca Kia y quiera un coche como este, al final va a encontrarse con un Kia Cee’d en pequeñito. No es el mejor acabado por dentro ni el mejor de todos en cuanto a comportamiento en carretera pero merece tener cierta consideración.

    La estimación de Kia es que las ventas del Rio subirán un 30 %, es pronto para aventurarse a opinar pero desde luego le han aplicado unas mejoras al coche que podrían tener ese efecto. Si es así y siguen fluyendo las ventas del Cee’d y del Sportage el año 2017 será uno de los mejores años de Kia en España. Igual que lo ha sido el 2016, año en el que han marcado récord histórico de ventas en nuestro país.

    De inicio, el precio del Kia Rio partirá de los 14.600 € de la versión 1.2 CVVT Concept (ver todos los precios del Kia Rio 2017).

    En Diariomotor: Kia Rio 2017 | Prueba de Kia Rio 1.4 CRDI 2012