Así han creado los ingenieros de Nissan en Barcelona un Nissan Leaf de 48 kWh con casi tanta autonomía como un Tesla

 |  @davidvillarreal  | 

Este verano conocíamos una noticia con la que Nissan consiguió captar toda nuestra atención. Unos ingenieros españoles habían creado en el Centro Técnico Nissan de Barcelona (NTCE-S), y en sus ratos libres, un Nissan Leaf con unas baterías de 48 kWh y una autonomía en el entorno de los 400 kilómetros. Son cifras que no están muy alejadas de las que presumen Tesla y algunos de los eléctricos que veremos en los concesionarios en los próximos años. Hace unos días Nissan anunciaba que ya han vendido 75.000 vehículos eléctricos, en su mayoría Nissan Leaf, en Europa, y un total de 260.000 unidades en todo el mundo. Pero el panorama al que se enfrenta este eléctrico es bien diferente del que encontró cuando llegó a los concesionarios japoneses en 2010. ¿Qué futuro le espera al Nissan Leaf? ¿Por qué trabajaron estos ingenieros en un Nissan Leaf con baterías de 48 kWh?

El consumo energético de sistemas, como la calefacción, siguen siendo un problema para los coches eléctricos, en los que la capacidad energética de las baterías sigue siendo muy limitada.

Viajamos hasta Milán para conocer este proyecto y sobre todo entender mucho mejor las peculiaridades del coche eléctrico, en general, y del Nissan Leaf concretamente. Al aterrizar en Milán me espera una Nissan E-NV200 Evalia, una furgoneta eléctrica fabricada en Barcelona. A estas alturas del año las temperaturas mínimas en Milán se sitúan cerca de los 0ºC. Os podéis imaginar que estas condiciones son complejas para un coche eléctrico. Nuestro chófer nos recoge con una furgoneta eléctrica en la que resta una autonomía estimada en torno a 89 kilómetros. Nuestro destino está a poco más de 35 kilómetros, pero aún así la prudencia nos invita a nuestro chófer y a mí a no excedernos con el uso de la calefacción, uno de los componentes de un coche eléctrico que realiza un mayor consumo energético y que por lo tanto más podría afectar a la autonomía del coche que nos ha de llevar hasta el hotel.

Nuestra decisión, a posteriori, resultaría acertada si tenemos en cuenta que a nuestra llegada al hotel apenas restaban 30 kilómetros de autonomía, de nuevo estimada según el ordenador de a bordo de esta furgoneta Nissan.

nissan-leaf-48kwh-07

La nueva generación del Nissan Leaf está cada vez más cerca y plantará cara a una nueva generación de coches eléctricos en los que los estándares de autonomía ya se sitúan en el entorno de los 400 y los 500 kilómetros.

La autonomía sigue siendo uno de los puntos más importantes de un coche eléctrico. Esa es la razón por la cual Nissan siguió trabajando en el Nissan Leaf después de que las primeras unidades aterrizasen en los concesionarios de todo el mundo. Esa es también la razón por la que el Nissan Leaf fue perfeccionando su rendimiento energético con posteriores actualizaciones e incluso estrenaba este año unas baterías con una capacidad de 30 kWh que permitían que su autonomía aumentase hasta unos más que respetables 250 kilómetros.

Aún así, esas cifras están muy lejos de las que podríamos encontrar en un Tesla y de las que ya prometen rivales como el Opel Ampera-e, que llegará a los concesionarios en unos meses. También son cifras muy alejadas a las que han conseguido los ingenieros españoles en Barcelona, con el proyecto que nos llevó hasta Milán estos días y del que os hablaremos a continuación.

Nissan ya cuenta los días que restan hasta la llegada de la nueva generación del Nissan Leaf. Aún no nos han ofrecido muchos detalles de este producto y ni tan siquiera una fecha de lanzamiento, pero es muy probable que se acontecimiento se produzca pronto para no quedarse atrás en una carrera, la del coche eléctrico, en la que Nissan se posicionó con ventaja gracias a un producto que no nació como una versión eléctrica de un turismo cualquiera, sino como un coche eléctrico creado desde cero.

nissan-leaf-48kwh-04

El Nissan Leaf de 48 kWh es una preparación creada, en sus ratos libres, por los ingenieros españoles del centro técnico de Nissan en Barcelona.

Como muchas otras marcas, Nissan propone a sus empleados diferentes actividades, que a juzgar por la pasión con la que nos habla de su proyecto Marcos García, son realmente importantes a la hora de motivar a los trabajadores. Marcos García, uno de los desarrolladores del Nissan Leaf con baterías de 48 kWh, Darío Fernández, capitaneando el proyecto, y sus compañeros, se propusieron la idea, un tanto descabellada, de aumentar la autonomía del Nissan Leaf para afrontar nuevos retos en rallys y pruebas en circuito de eficiencia y regularidad, EcoRallys y EcoSeries que cada vez atraen a más participantes y marcas involucradas, por los retos que plantean.

Tras numerosas participaciones en estas pruebas en la categoría de eléctricos, estos empleados de Nissan tuvieron una idea brillante, la de tratar de competir con vehículos dotados de motor térmico, que afrontan pruebas en recorridos que no hubieran estado al alcance de la autonomía limitada de un Nissan Leaf de serie.

¿Y cómo podrían competir estas pruebas contra vehículos híbridos? Solucionando los problemas de autonomía del Nissan Leaf empleando un sistema de almacenamiento energético que les otorgase suficiente autonomía para estas pruebas.

nissan-leaf-48kwh-02

Este Nissan Leaf cuenta con módulos dobles, conectados en paralelo, con un incremento de la masa de 147 kilogramos y una distribución de pesos entre ejes cercana al 50%, así como un centro de gravedad más bajo.

El gran problema y el reto que han de afrontar los ingenieros a la hora de trabajar con un coche eléctrico es precisamente el de la capacidad energética de sus baterías. Al final nos encontramos ante decisiones sumamente importantes que condicionarán el rendimiento de un coche eléctrico y ante la búsqueda de un equilibrio. Lo ideal sería emplear baterías de mayor densidad energética, capaz de almacenar más energía en baterías de tamaño más compacto. El problema está en que el coste de esas baterías también se dispara, y el objetivo de un fabricante pasa por ofrecer un coche eléctrico con un coste contenido, de manera que el proyecto sea viable.

La solución de Marcos García y los suyos para este Nissan Leaf que, efectivamente es un prototipo que no veremos en los concesionarios, pasó por duplicar las baterías que empleaba el Leaf de serie hasta la llegada de una versión con 30 kWh. Duplicar las baterías supondría, por lo tanto, necesitar el doble de espacio. El espacio es un bien muy preciado en un automóvil, de ahí que este Nissan Leaf preparado para pruebas de eficiencia y regularidad tuviera que prescindir de sus asientos posteriores.

Aún hay un problema mayor. Al duplicar las baterías también aumenta significativamente la masa del vehículo. Recordemos que las baterías de un coche eléctrico, además de ser voluminosas, son pesadas. Marcos nos confesaba que este Nissan Leaf marcaba sobre la báscula, sumando las nuevas baterías y restando elementos de los que se había prescindido, como los asientos traseros, unos 147 kilogramos más que un Nissan Leaf de serie.

Aún así, ese peso añadido no sería contraproducente en todos los aspectos y aún podría beneficiar al rendimiento de este Nissan Leaf preparado consiguiendo otra cualidad muy deseable, la de alcanzar un balance de pesos entre sendos ejes muy próximo al 50% y reducir aún más el centro de gravedad del coche. Esto ayudaría a mejorar una cualidad muy deseable en pruebas de regularidad en las que trazar con finura y ser constantes es vital para alcanzar la victoria.

nissan-leaf-48kwh-mdm04

Así las cosas, el equipo de ingenieros de Nissan involucrado en este proyecto se propuso seguir adelante con la idea de conseguir mayor autonomía en un Nissan Leaf trabajando con el apoyo de su marca, y en sus ratos libres. Para duplicar las baterías, optaron por una solución muy socorrida, la de duplicar el número de módulos conectando, a cada módulo de una batería de serie, un módulo en paralelo. Recordemos que una batería de un coche eléctrico es un enorme circuito eléctrico en el que nos encontramos con diferentes módulos, compuestos a su vez por celdas de almacenamiento eléctrico y un sistema informático que se encarga de toda la gestión del rendimiento de la batería y de tareas básicas como la de asegurar que la carga de cada celda y su voltaje sea similar.

Con esta solución, los ingenieros de Nissan conseguirían que este Nissan Leaf con baterías de 48 kWh aumentase su autonomía, en condiciones reales, un 75% por encima de los registros del Nissan Leaf de 24kWh del que se derivaba. Lo suficiente para alcanzar autonomías reales próximas a los 400 kilómetros y, por lo tanto, conseguir que el Nissan Leaf afrontase nuevos retos en pruebas de eficiencia y regularidad en España que hasta entonces, y por su longitud, estaban vetadas para un eléctrico.

Su disposición de parejas de módulos, en paralelo, además podría conllevar otras virtudes muy deseables en un coche eléctrico, como la de permitir cargas en conectores más potentes, para acortar los tiempos de carga rápida.

nissan-leaf-48kwh-03

Regresando a otro tema que nos interesa, y mucho, el de la nueva generación del Nissan Leaf, mientras conocíamos el proyecto de un Leaf con 48 kWh desarrollado en Barcelona también éramos conscientes de cómo ha de ser el próximo Leaf. Dado que Nissan no puede permitirse el lujo de comercializar un coche eléctrico compacto con solo dos plazas, entendemos que el trabajo para conseguir mayor autonomía pasará por emplear baterías con una mayor densidad energética. Esa probablemente sea la clave de la nueva generación de coches eléctricos que está por llegar que, gracias a la economía de gran escala (clave, por ejemplo, para que los eléctricos de Tesla fueran viables), y gracias a las mejoras tecnológicas que se están produciendo en el almacenamiento eléctrico, permitirá emplear baterías de mayor capacidad, menos pesadas y menos voluminosas, con un precio más contenido.

Incluso sin mejorar las baterías, Nissan aún puede mejorar la autonomía y el rendimiento de sus coches eléctricos gracias a la experiencia adquirida en todos estos años, perfeccionando el uso que los componentes eléctricos hagan de esa energía. Ya en 2013, Nissan presentó una actualización del Leaf que manteniendo sus baterías de 24 kWh permitió pasar de los 175 kilómetros de autonomía originales (ciclo NEDC) a 200 kilómetros de autonomía. Y lo que es aún más importante, y la razón por la cual quise hablaros de nuestra anécdota con la calefacción en Milán, conseguir que los componentes eléctricos a bordo consumieran menos energía. Otro de los cambios que Nissan presentaría en su Leaf de 2013, sobre todo atendiendo a las necesidades de los países del norte de Europa, que desde hace años lideran la introducción del coche eléctrico.

Mientras tanto, Marcos García y los suyos seguirán paseando a su Nissan Leaf de 48 kWh por los circuitos y los tramos españoles en pruebas de eficiencia y regularidad. Un Nissan Leaf que, por cierto, fue bautizado como Cocoon, según nos confesaban en homenaje a aquella película de ciencia ficción de los años ochenta en la que unos entrañables ancianos descubrían la fuente de la eterna juventud.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Ingenieros españoles de Nissan crean un Leaf con una batería de 48 kWh… ¡en su tiempo libre!

Solicita tu oferta desde 25.300 €