¡Larga vida al sedán! Te contamos todo sobre el Opel Insignia Grand Sport en 7 claves y 11 imágenes

 |  @davidvillarreal  | 

Mucho ha llovido, y han pasado más de 8 años, desde que Opel nos presentase un sedán que a la postre acabaría convirtiéndose en uno de los grandes referentes de su segmento. El Opel Insignia ha logrado, por méritos propios, medirse de tú a tú con los grandes de su categoría – piensa en Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C – y con su competencia más directa, su compatriota el Volkswagen Passat. El Opel Insignia también ha conseguido sobrevivir, a pesar de las dificultades que han acechado a General Motors, y al sector en general, a lo largo de la última década. Sobrevivir incluso, y a pesar del imparable crecimiento de los crossover, viendo como todo turismo era susceptible de convertirse en un todocamino – moda que ni mucho menos le es ajena a Opel – y como el sedán de tres cuerpos de toda la vida acababa siendo irremediablemente remplazado por los SUV. Su nombre no volverá a ser exactamente el mismo, y ahora lo conoceremos como Opel Insignia Grand Sport. Será más ligero – por suerte – tecnológico y confortable. Pero hay cosas que nunca cambian, ni deberían cambiar, y es por eso que el Opel Insignia Grand Sport está de regreso. Y te contamos todo lo que sabemos en 7 claves y 11 imágenes.

1. El Opel Insignia Grand Sport no solo tenía que ser un modelo nuevo, sino también parecerlo

Las claves estéticas del Opel Insignia se han respetado en el nuevo Insignia Grand Sport intentando maximizar el espacio a bordo. La longitud es prácticamente la misma pero su batalla crece 92 milímetros.

Definir a la nueva generación del Opel Insignia Grand Sport como una revolución sería demasiado atrevido. Y tal vez irresponsable. El nuevo Opel Insignia Grand Sport no ha roto, ni mucho menos, con la filosofía de su predecesor. Tampoco se ha apostado por fórmulas demasiado arriesgadas. Si en el primer Insignia ya veíamos cómo Opel intentaba marcar su territorio con un sedán con un voladizo posterior corto, y un techo con suave caída hacia la zaga, para conseguir una línea armoniosa, el nuevo Insignia Grand Sport ha mantenido esa filosofía intentándola encajar en las necesidades prácticas de sus clientes.

O en otras palabras, conjugar la estética con el objetivo de ofrecer un maletero amplio y accesible y, sobre todo, unas plazas traseras cómodas y espaciosas para los pasajeros. Opel nos asegura que este nuevo Insignia Grand Sport ha mejorado en ese sentido, recortando, por ejemplo, los voladizos delantero y trasero, y aumentando la distancia entre ejes (en 92 milímetros), manteniendo la longitud de su predecesor. Hasta que no lo probemos no podremos confirmártelo, pero basta un vistazo a su silueta para comprobar que efectivamente sus líneas se han suavizado para lograr mayor amplitud y una mejor distribución en su habitáculo.

2. Del Opel Monza – Concept – al Opel Insignia Grand Sport

Opel ha revisado profundamente el diseño de su frontal y la zaga, con un Opel Insignia más bajo y con mayor anchura de vías

Opel no quería perder la oportunidad de recordarnos aquel prototipo presentado hace más de tres años bajo el nombre evocador – sobre todo para los nostálgicos – de Monza Concept. Aquel prototipo ha servido, sirve, y servirá de inspiración a la nueva generación de productos Opel. Piensa en la imagen del nuevo Opel Astra, y sobre todo en su nuevo frontal, y ahora contempla con atención la vista frontal del nuevo Opel Insignia Grand Sport.

Para acentuar más sus rasgos, Opel nos contaba que la estatura del nuevo Insignia Grand Sport se ha rebajado en 29 milímetros, sus vías se han ensanchado en 11 milímetros y se han revisado detalles tan característicos como los pliegues laterales. Otra de las señas de identidad del Insignia.

También asegura Opel que la aerodinámica del nuevo Insignia Grand Sport será referencia de su categoría, tal vez anticipándose a los movimientos que se producirán en sus rivales en los próximos años, con un coeficiente aerodinámico de 0,26.

3. Ya era hora: Opel resuelve uno de sus males endémicos, el sobrepeso

Opel llevaba años arrastrando un grave problema, el excesivo peso de sus productos. El nuevo Opel Insignia Grand Sport será 175 kilogramos más ligero que su predecesor

Cuando un cliente adquiere un turismo no es común que se sepa de memoria su peso – perdón, su masa – en vacío. Tampoco que presuma de ello antes los amigos mientras da una patadita con la punta del zapato al neumático. En cualquier caso, unos kilos de más pueden hacer que un coche brillante en todos los aspectos sea torpón cuando nos enfrentamos a algo tan habitual como una carretera con muchas curvas. Unos kilos de más pueden hacer que esos caballos de más que pagaste por 1.000, 2.000, o 3.000 euros adicionales, con respecto a un motor más básico, parezcan haberse escondido en el establo. Unos kilos de más pueden hacer que pagues más en combustible y tengas que visitar con mayor asiduidad a tu gasolinera. Y Opel tenía – no lo dudes – un serio problema con el sobrepeso.

El nuevo Opel Insignia Grand Sport no presumirá, ni mucho menos, de ser el más ligero de su categoría. Pero por fin podrá situarse en unas cifras más que correctas para un sedán en torno a los 4,85 metros de longitud. Según Opel, el nuevo Insignia Grand Sport será 175 kilogramos más ligero que su predecesor.

Da gracias a que Opel ha trabajado en una arquitectura más ligera con la que ya solo su carrocería consigue ser 60 kilogramos más ligera que la de su predecesor. A falta de detalles más concretos, sabemos que su capó será de aluminio y contará, por cierto, con un sistema activo que lo elevará en caso de atropello para atenuar los daños de los peatones.

4. Nuevos motores, transmisiones y soluciones para el chasis del Insignia Grand Sport

El Opel Insignia Grand Sport estrenará un cambio automático de ocho relaciones y un nuevo sistema de tracción integral en el que se ha perfeccionado el reparto de par entre ejes y ruedas

Entre las novedades más importantes del Opel Insignia Grand Sport, los alemanes mencionan el estreno de una nueva gama de motores turbo y transmisiones como un cambio automático de ocho marchas, que estará disponible – al menos inicialmente – en combinación con un sistema de tracción integral perfeccionado. Este último constará de dos embragues multidisco, supervisados por una centralita electrónica, para ofrecer un mejor reparto del par entre ejes, y entre ruedas.

Como su predecesor, el Opel Insignia Grand Sport también será el escogido para el lanzamiento de nuevas tecnologías enfocadas en el confort. No son muchos los detalles que dan al respecto, pero Opel asegura que también han revisado su chasis adaptativo FlexRide, que gozará de tres modos – normal, sport y tour – para ajustarse a las necesidades, y la conducción, de su propietario.

Opel aún no ha dado más detalles de los motores que compondrán la gama Opel Insignia Grand Sport. Pero es evidente que no faltarán los nuevos motores diésel y gasolina de 1.6 litros y turbo, con potencias comprendidas entre 136 y 200 CV.

5. Más tecnología para el Opel Insignia Grand Sport

El salpicadero del Opel Insignia Grand Sport se ha revisado por completo para integrar los nuevos sistemas de entretenimiento de la casa

Como no podía ser menos, el nuevo Opel Insignia Grand Sport también dará un paso adelante importante en lo que respecta al aspecto tecnológico. A bordo, y como ya puedes apreciar en la imagen superior, nos encontraremos con un sistema de entretenimiento de última generación, mejor integrado en el salpicadero, con una pantalla táctil en la línea de lo que ya vimos en el nuevo Opel Astra. Este nuevo modelo contará con la última generación del sistema IntelliLink y los servicios conectados de Opel OnStar. Estos sistemas serán compatibles con Apple CarPlay y Android Auto (Opel ya ofrecerá sincronización con dispositivos iOS y Android sin necesidad de conectar el cable USB), y dispondrán de punto de acceso WiFi.

El Opel Insignia Grand Sport también estrenará una nueva instrumentación que combina los indicadores analógicos, con una pantalla de mayor tamaño para el ordenador de a bordo. También estará disponible una pantalla HUD que mostrará información, como el velocímetro, las señales de tráfico, o las indicaciones del navegador, sobre el parabrisas.

Como ya viéramos en el nuevo Opel Astra, es de suponer que este Opel Insignia Grand Sport también habrá resuelto otro de los problemas que ya acusaba su predecesor, el de ofrecer unos ajustes de las piezas en su salpicadero y materiales de calidad mejorable.

6. Más ayudas a la conducción

En lo que respecta a su dotación tecnológica, también hemos de recordar que el Opel Insignia Grand Sport empleará un mejorado control de crucero adaptativo con frenada de emergencia autónoma y las tradicionales alertas de cambio involuntario de carril y alerta de tráfico transversal trasero, que junto con la cámara de visión 360º será de gran ayuda, por ejemplo, para salir marcha atrás de un aparcamiento.

7. IntelliLux LED: la última tecnología en faros adaptativos

Opel sigue estando a la vanguardia de sistemas de iluminación en el ámbito generalista, ofreciendo sistemas de faros con tecnología que hasta ahora solo habíamos visto en marcas premium y de gama alta

Cuando conducía por primera vez el Opel Insignia, allá por 2008, me sorprendió gratamente la precisión de su sistema de faros adaptativos. Opel se anotó un tanto importante, el de estrenar en un producto generalista un sistema de faros adaptativos que eran capaz de iluminar con efectividad la carretera, dirigiendo el haz de luz a detalles concretos, como las señales de tráfico, o los coches que se aproximaban en las intersecciones. A día de hoy me sorprende aún más que en un periodo tan corto de tiempo se hayan producido tantos avances en la iluminación de los coches. De los halógenos y el xenon pasamos a los faros LED, y con ellos nos encontramos con sistemas de iluminación más precisos, eficientes – en términos energéticos – y seguros a la hora de iluminar mejor la carretera durante la conducción nocturna.

La última generación del Opel Astra ya estrenaba, e introducía una vez más en un compacto generalista, un sistema de faros basados en matriz de LED. El Opel Insignia Grand Sport ha perfeccionado este sistema – denominado IntelliLux LED – para mejorar aún más la precisión de la iluminación con 32 segmentos LED (el doble de los equipados por el Astra).

Según Opel, el Insignia Grand Sport no solo será capaz de iluminar toda la carretera, y las señales de tráfico, con suma precisión y sin deslumbrar a otros vehículos, sino también de ofrecer un alcance de hasta 400 metros.

Esto es todo, por hoy. En los próximos días seguiremos hablando del nuevo Opel Insignia. Sin fecha de lanzamiento exacta confirmada ya sabemos que su presentación oficial tendrá lugar a comienzos de marzo, en el Salón de Ginebra. Con lo cual es lógico estimar que su lanzamiento, y nuestra primera prueba, transcurra en torno a la primavera del año próximo, de 2017.

Fuente: Opel
En Diariomotor:

Lee a continuación: Nürburgring es el mejor gimnasio para coches y el próximo Opel Insignia se ha apuntado a sus clases de spinning

  • .Motorhome.

    No me convence su trasera ni parte de su lateral. En la generación pasada tenía una trasera más elegante, y que no daba la impresión de coche barato como en esta.

    La generación saliente tenía un diseño dificil de mejorar, y a priori, parece que no han logrado mejorarlo esteticamente.

  • Germán Medina Pérez

    Me parece un producto inteligente y completamente equilibrado en todos los aspectos. Una excelente evolución de un muy buen predecesor. Estéticamente se ve a otro nivel y hasta me llama mas la atención que modelos premiun de su tamaño. Luce muy actual y atlético, me gustan muchos sus líneas laterales y de cintura. El interior les quedó, como siempre, excesivamente sobrio pero aún así me parece bonito y bien logrado. Será un éxito, si los SUV lo dejan. Muy bien por GM y Opel. Veremos que le harán a la versión Buick norteamericana.

    • joel david riobueno herrera

      Comparto totalmente tu opinion…podria agregar que en la silueta superior y caida del techo me recuerda mucho al Malibu (algo que no es malo). Me gusta, quiero uno ya.

  • Kanzler

    Nada malo. Preferible a cualquier KIA o Hyundai.
    De todos modos jamás compraría este coche antes de un BMW Serie 5, aun con ventaja de precios para el Opel.

    Opel es una marca como Ford. No tiene status, sus interiores carecen de personalidad, innovación y se ven siempre algo barrocos.

    • Polskich

      Si tú lo dices ingeniero, lo que hay que leer!!!! hasta me duelen los ojos .

  • emjpshyco

    Las ventanillas traseras dan ganas de emprender a martillazos con ellas. Qué horror, ¿de verdad era necesario ese segundo marco? Por otro lado, hay que sacar la lupa para encontrar diferencias con el Astra en el interior, ¿de verdad buscan ser pseudopremium así? Y la parte trasera no me gusta como está resuelta tampoco, pero ya me parece algo más subjetivo, al igual que el frontal, que por el contrario, me encanta y me parece precioso.

  • X 2.0

    No está mal pero el Insignia actual es mucho mas aparente y bonito, tiene un diseño que prácticamente se podía calificar de Premium, mientras que este modelo parece que ha bajado el listón. Además parece que los pilotos delanteros los han sacado de Audi.

  • Maximiliano Argenio

    MUY BELLO

  • tomas

    hermoso!!