Volkswagen CC1 (1994): el desconocido, frugal y vanguardista antecesor del Audi A2

 |  @sergioalvarez88  | 

A principios de la década pasada Audi lanzó el peculiar e incomprendido A2. Mucho más que un utilitario de aspecto controvertido, era un experimento rodante que usaba materiales de vanguardia, con una eficiencia en su consumo de combustible nunca antes vista en el sector. Creemos que la historia ha puesto en su sitio al Audi A2, al que hemos dedicado un especial que te conminamos a repasar en este enlace. El Volkswagen CC1 fue el prototipo que encendió su llama, y no fue hasta hace apenas unos meses que Volkswagen lo enseñó al mundo. Además de desconocido, era todo un adelantado a su tiempo – en multitud de aspectos.

El precursor del Audi A2 es todo un desconocido

En muchas ocasiones las marcas presentan prototipos en salones del automóvil. Estos prototipos reciben su baño de masas, anticipando futuros lanzamientos o códigos de estilo de la marca en cuestión. El Volkswagen CC1 no tuvo esa suerte. Fue desarrollado en 1994, y cuando fue completado, se fue directo al almacén. Audi tomaría el testigo en apenas dos años, y continuaría un desarrollo, que culminó en el Audi A2 en el año 1999. Hasta ahora ha sido un desconocido, pero Volkswagen ha decidido incluirlo en la colección permanente de su museo en Wolfsburgo, otorgándole el protagonismo que merece.

Sin estas innovaciones y materiales de la era espacial, el Audi A2 jamás habría llegado a producirse.

Este prototipo estaba hasta hace unos meses almacenado en una sucia nave, junto a otros vehículos descartados. Era considerado una chatarra. Por fortuna, tras su redescubrimiento, un equipo de especialistas de EDAG Engineering lo rescató y restauró para otorgarle la importancia que merece. Desde la perspectiva actual, el Volkswagen CC1 parece uno de esos coches construidos por equipos de estudiantes, muy eficientes y vanguardistas, pero lentos y poco atractivos. En realidad, el CC1 era un laboratorio rodante de primer nivel. ¿Y si os digo que su carrocería estaba íntegramente construida en fibra de carbono?

A esta carrocería ultraligera se sumaba un chasis y subchasis construidos en aluminio, que permitió reducir el peso del vehículo a sólamente 440 kilogramos. Años después, estos desarrollos en aluminio permitirían al Audi A2 marcar menos de 900 kilos en la báscula – en algunas versiones. ¿Qué movía al Volkswagen CC1? Un novedoso motor diésel de tres cilindros, un atmosférico de sólo 898 cc desarrollado específicamente para el prototipo, que apenas entregaba 35 CV de potencia. Una potencia escasa, sí, pero suficiente para un coche tan ligero, que rodaba sobre finos neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

En 1995 Volkswagen construyó un Polo con carrocería de aluminio, pero destruyó el prototipo al poco tiempo.

Volkswagen eligió este motor para cumplir el objetivo de desarrollo de este prototipo: un consumo de menos de 2 l/100 km. Volkswagen lo logró en laboratorio, sobre rodillos y a una velocidad constante de 100 km/h. El Audi A2 sería también lanzado con motores diésel de tres cilindros, con potencias de entre 61 CV y 90 CV. Con los pequeños 1.2 TDI de tres cilindros – conocidos comercialmente como 3L – homologaba un consumo medio de sólo 3,0 l/100 km. A pesar de su bajo consumo, aquellos motores de bomba-inyector eran delicados y no se caracterizaban por una gran fiabilidad o un funcionamiento refinado.

Uno de los factores claves en este bajísimo consumo fue la cuidada aerodinámica del CC1: su coeficiente aerodinámico era de sólamente 0,20, gracias a sus pasos de rueda carenados y al cuidadoso estudio de cada panel de carrocería en el túnel de viento. Tampoco podemos olvidar otro importante detalle, de clara importancia en sus bajos consumos: una caja de cambios de doble embrague. Como ya sabéis – y si no, pasaos por este artículo – Porsche y Audi usaban cajas de doble embrague en competición ya en los años 80, pero Volkswagen no empezó a prestar atención a esta tecnología hasta este prototipo.

Esta antigua DSG funcionaba de forma impecable, pero su implementación y producción masiva aún estaba lejos, era de momento una tecnología prácticamente experimental. No sería hasta 2002 cuando Volkswagen ofreciese en los Golf IV R32 una caja de cambios DSG opcional – pero esa es una historia para contaros en otro momento. Terminamos este artículo reconfortados, sabiendo que el Volkswagen CC1 tiene un huequecito en el Automuseum Volkswagen de Wolfsburgo, y que se ha hecho justicia a esta imprescindible pieza del pasado cercano de Audi, sin la que el A2 habría sido una entelequia.

Lee a continuación: Las carreteras de España en 1929: el viaje de Charles L. Freeston

  • Juan

    Por cosas como esta no hay que desconfiar de la capacidad tecnologica del grupo Volkswagen el dia menos pensado despues de tanto humo, presentan un competidor digno o superior para los tesla.

    • .Motorhome.

      Todos los grandes grupos automovilísticos tienen ya la tecnología necesaria para presentar sus coches con la capacidad de los Tesla, pero están midiendo los tiempos.

      Solo hay que conocer la historia, que siempre la marca grande se ha comido o ha absorbido directamente a la pequeña.

  • Wa Ve Wa

    el audi a2 era un arosa diseñado por seat, audi extropolo el diseño